Seguidores

martes, 15 de febrero de 2011

La muñeca de Johnny - Capítulo 9. La muñeca de Johnny II

—  ¿Descansaste? — preguntó Johnny al tiempo que le indicaba con una seña a Tackey y a Matsumoto, quienes cada uno traía un gancho cubierto de un cubre trajes, que colgaran estos en un perchero.
—  Uhm, Hai, arigatou… — contestó Kame mirando a los senpais  lleno de dudas.
—  Bien…  — con un chasquido y otra seña Johnny les pidió que salieran y cerraran la puerta y cuando se hubieron ido, movió su dedo anular de tal forma que Kame entendiera que quería que se acercara — déjame verte.
Kame se pasó el cabello detrás de la oreja y se acercó al jefe sin muchas ganas.
— ¿Vino Jin antes que yo? — preguntó Johnny tomándolo de la barbilla y volteándole la cara a un lado y otro mientras lo inspeccionaba.
— Uhm — Kame asintió.
— Anoche tuvimos una conversación muy interesante sobre ti… Jin kun, aprendió algunas cosas, creo, y yo comprendí otras… — le soltó la cara — fue muy instructivo para ambos.
— Oh — Kame no sabía cómo comportarse ante esas palabras.
— Jin kun… me hizo preguntarme si tal vez he perdido mi toque y en realidad ya no puedo reconocer los verdaderos deseos de mis johnnys.  Quiero saber ahora, si en tu caso, es de esa manera…
— Etooo…
— Porque, si como dice él, sólo estás aquí por miedo a la represalia y no porque te fascina ser lo que eres, entonces quizá… no te mereces todo lo que tienes.
Kame desvió la vista. Y Johnny caminó a su alrededor mirándolo de reojo hasta quedar a su espalda, desde donde siguió hablando jactándose para sí al percibir el ligero temblor que había cubierto al chico tras esas palabras.
— Pero si en cambio, todas esas dudas que tienes son en realidad porque a pesar de todo lo que hemos hablado al respecto sigues enamorado de él, si todo esto es porque no has querido hacer caso a lo obvio, entonces tal vez pueda darte una oportunidad más. Ya lo hicimos algunas veces, Kame, y la última, me prometiste que si dejaba ese asunto por la paz, no volverías a tener un solo contacto con él. Rompiste esa promesa, me retaste, y luego, no sé si por miedo, arrepentimiento o porque en verdad me necesitas, cumpliste con cada orden que te di para conseguir mi perdón, pero también, porque siempre quieres tenerlo todo, quisiste fingir ante él que podías engañarme y que el dichoso “akame” jamás se rompería. ¿Qué debo pensar de eso?
— Yo…
— Anoche, cuando desfalleciste en la cocina, fue un momento realmente difícil. Debo confesarte que me preocupé enormemente de que ya no tuvieras fuerza para seguir trabajando, me sentí realmente asustado de que hubiera apostado por alguien que en el fondo era tan débil, porque tú sabes Kame chan, la gran inversión que hemos hecho en ti como para que un día descubramos que en realidad no tienes el espíritu… — Johnny caminó un poco más y fue a sentarse sobre la cama.
— Johnny sama… — Kame se giró hacia el jefe, pero en realidad no sabía cómo defenderse.
— Aquí — Johnny le señaló el piso.
Kame, nervioso, se hincó en el sitio que Johnny había señalado sentándose sobre sus talones con las manos recargadas sobre sus piernas y sólo suspiró sin encontrar respuestas.
—  Puedo quitarte todo en un instante Kazuya,  — Johnny siguió — si es demasiado para ti, puedo hacerlo. Dime que no puedes más, y estarás libre. No imagino qué podrías hacer allá afuera ni de qué manera podrías encontrar un sitio para ti en aquella lejana tierra de fantasía que Jin dice que existe cruzando el mar, pero eso, va a ser tu decisión ¿y por qué? Porque yo necesito que si te quedas aquí, sea con plena conciencia y convicción. Te ofrezco lo que has tenido hasta ahora, lo conoces bien, incluyendo las partes de disciplina y mis caprichos… te presto, a cambio de tu sonrisa y tus lágrimas, la JE para que conquistes el mundo por y desde ella. Cuando decidas… sólo espero que tomes en cuenta que tu familia, KAT TUN, muchos de tus senpais, las personas que te admiran entre tus amistades fuera del medio, por supuesto tus fans, los johnnys junior e incluso yo, realmente nos sentiríamos desilusionados si eliges las ideas de Jin sobre nosotros … Jin se la pasa diciéndote que pienses sólo en ti ¿no es cierto? pero yo quisiera llamarte la atención sobre un punto de eso que él dice, ¿quién es Kamenashi Kazuya sin todas esas personas que esperan la gloria de él? ¿mmmm? ¿quién eres sin todos esos ojos mirándote?
Johnny hizo una pausa muy larga, pero Kame no dijo nada, cada frase le había quedado retumbando en la cabeza y traído muchas imágenes a la mente. Era cierto, aunque le molestara aceptarlo, Johnny lo conocía mejor que cualquiera,  él sabía qué tipo de cosas podían llegarle profundo, sabía cómo hacer para que su parte más oscura le ganara a cualquier deber moral.
— Jin kun  — Johnny siguió al tiempo que se levantaba y caminaba un poco más por la habitación — te tiene en gran estima… aún con todo lo que ha pasado, es así. Es, sin duda, un chico que piensa con el corazón en lugar de con la cabeza . Ni tú y yo podemos negar que te quiere como a un verdadero hermano. He pensado que tal vez eso es porque nunca ha podido llevarse del todo bien con su hermano de sangre… y lo mismo te pasa con él, porque tampoco has conseguido una relación ideal con tu familia, aunque tú eres una persona menos emotiva y has preferido pensar con la cabeza … aunque a veces no pienses muy bien y te ganen las pasiones…  Kame chan es una persona así… muy parecida a mí.
— Johnny sama, yo… — volvió a intentar decir algo, pero al sentir que el jefe se acercaba mucho a él por su lado derecho y le acariciaba el cabello volvió a quedarse en silencio.
— Tú Kame chan, no deberías tener una sola duda despertada por esas ideas Jin… esas ideas  son todas muy occidentales, del tipo que se confunden y mezclan la libertad con el libertinaje y la felicidad con las satisfacción pasajera, son el tipo de ideas que la modernidad ha traído consigo y que, sí, hay que aceptarlo, nos han hecho conseguir ventas realmente millonarias… pero ¿tú entiendes por qué podemos vender tan bien esas ideas en Japón? Porque las ilusiones siempre han sido un producto vendible, los sueños y los ensueños todo mundo los consume… el secreto está en no creernos nuestras propias mentiras para no caer en nuestras propias redes. Eso, es lo que a Jin todavía le cuesta trabajo entender, pero yo sé que para ti es más fácil — Johnny empezó a juguetear con el cabello de Kame para juntarlo todo en una coleta alta. —porque como te dije, eres mucho más parecido a mi… — suspiró y soltó el cabello para luego regresar a la cama a sentarse. —  No quisiera presionarte más — mintió —  porque de verdad te tengo cariño, pero lo que ha pasado estos días me ha preocupado bastante, así que… tendré que hacerlo. — quedó viéndolo muy fijo primero a los ojos, luego sus labios, el contorno de su rostro, y el cuello… Kame podía sentir esa mirada quemante.
— Hoy, decidirás si quieres seguir siendo Kamenashi Kazuya o si prefieres irte a buscar quién podrías ser. — Johnny se lamió los labios como si se lo saboreara — Sólo te diré como último argumento a mi favor que aunque en un principio pensé que la idea del matrimonio con esa niña era una estupidez más de las que se le ocurren a mi hermana Mary, después pasaron cosas interesantes que deberías saber… — señaló con su índice la mano de Kame y luego hizo una seña para indicarle que quería verlo levantarla hacia su cuello. Kame que muchas veces había tenido ya para aprender el código de señas de Johnny, sólo hizo caso más por costumbre que por conciencia de lo que podría significar responder a ello y Johnny complacido, al verlo con esa mano en el cuello, sonrió — Mientras veníamos de camino a Osaka…  — siguió entonces divertido de ver que Kame caía en cuenta de lo que había sucedido y deslizaba su mano otra vez hacia abajo un tanto sonrojado — me hablaron los padres de Junno kun… y más tarde, los tuyos… por primera vez en años los oí hablarme con sincero respeto y no aquel infundado por el terror que me tienen.  — Johnny volvió a levantarse — Todos ellos  —lo miraba con obvia mirada de antojo — creen que si yo velo por que tengas una futura familia, es porque en el fondo soy una buena persona, que si a costa de tus deseos y los míos te procuro un matrimonio funcional, entonces pueden perdonar todo lo que he hecho que hagas y lo que has hecho por tu propia cuenta. Como tu padrino de vida, según esas costumbres, estoy obligado a buscar para ti ese tipo de virtudes… ¿lo entiendes?
Kame tragó saliva preocupado.
— Si te quedas, bajo la condición, claro está, que ya habíamos establecido, de que me responderás por ti y por Jin como ha ocurrido el último mes, con tal de que a él no le pase nada que no le guste, seguirás siendo senpai entre los johnnys, líder de KAT TUN, conductor de going, de ks by ks, el protagónico absoluto de dream boys, y mi muñeca predilecta. En escena, podrás ser hombre, mujer, vampiro, geisha o samurái, te conocerán en toda Asia y quizá un poco más allá… y cuando cumplas 30 años te casarás con Yoko, tendrás hijos, e iremos amoldando tu imagen como sea necesario para que seas siempre un idol perfecto… Si te vas, aún cuando yo retirara la demanda que te correspondería, e incluso si me compadeciera y consiguiera un trabajo para ti en alguna oficina o universidad… ¡vaya! ni siquiera lo sé… ¿podrías?
Kame estaba muy asustado, que Johnny sama le hablara de esa manera lo había agitado mucho.
— Bien… — Johnny hizo otra seña para pedirle que se levantara y lo hizo voltear hacia el perchero —  bajo el cubre trajes negro, hay un kimono de gala de la Era de Edo que mandé traer porque oí que a Yoko chan le gustaban esas tradiciones viejas, es curioso, como a ti… bajo el cubre trajes plata, hay un cambio de ropa común y corriente, unos jeans, una playera del tipo occidental, creo que hasta una gorra… Piénsalo bien, decide… hoy en la noche, cuando lleguen tus padres, les comunicaremos a todos tu futuro…
Johnny se acercó de nuevo a Kame y con su índice y pulgar le desabotonó la pijama descubriendo su pecho— si quieres hablar con alguien, tu celular está en el primer cajón de ese mueble…  — le hizo una caricia del cuello hasta el ombligo — nadie escuchará tus llamadas — aclaró dando un paso atrás y salió de la habitación preguntándose si realmente Kame actuaría como él esperaba. Creía estar seguro que elegiría quedarse, pero si no hablaba con Jin, si no se quebraba de una vez por todas ante éste ¿serviría de algo tanto rollo?

3 comentarios:

  1. ese viejo salio mas enredado que agatha cristie xD, solo le falto decir que tu quien escribes esto y yo de baka leyendo dependemos de kame tambien, dime que planea tu mentecita, mira q poner a kame de muñeca de jonhy todavia me tiene en shock

    ResponderEliminar
  2. gracias de verdad, me hiciste reír un buen =)(por lo de agatha cristie) y bueno, el viejito si nos menciona, a ti que lees y yo aquí que escribo, porque sí le dice de sus fans y... al menos yo, aunque parezca cruel con Kame, la verdad es que lo quiero mucho jejeje, no sé, creo que parte de lo que me gusta son todas esas suposiciones que me hace tener sobre el mundo johnny cuando lo veo hacer ciertas cosas jejeje, en fin, que si no fuera su super fan no podría escribir tantas y tantas cuartillas sobre él jejeje. De tu pregunta... etoooo... pues tengo un par de ideas para el final, ya está escrita una versión, pero al pasarlo al blog se ha ido modificando un poco, así que aún no estoy segura cómo quedará, espero se entienda bien la idea, y si no, pues ya luego escribo "La muñeca de Johnny: la venganza" así podría saciar tus ganas (y las mías) de que se desquite, jajaja. Y perdón que no devele lo que planea mi mentecita, pero entonces ya nadie leería el final ;) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. oh por dios que decidira kame!!??
    que elija a jin..pero que no se aleje del mundo de los divos.
    que enredador que es la víbora-sama!!!
    chuuueda!! y escribe mas!!!

    ResponderEliminar