Seguidores

lunes, 8 de agosto de 2011

Yakuza Style: Capítulo 12. Tic-tac, tic-tac...


  ¿Moshi, moshi?—Johnny despertó con el timbre del teléfono y contestó aún con sueño, pero pronto se despabiló al escuchar lo que del otro lado, Tackey, con voz agitada y preocupación extrema, estaba comunicándole.—  ¡¡¡¡¡¡¡¿Qué?!!!!!!!!! —  gritó asustado —  ¿cómo? ¿por qué? ¿a los tres? —  su gesto, como los Momos se habían burlado, era el de un padre al borde del infarto después de saber que sus tres hermosas hijas estaban en peligro. —  ¿llamaste a la policía?... Ok, ni se te ocurra, esto no puede salir a la luz ¿me oíste? —  o tal vez no, y era solo ese gesto de un empresario al enterarse que tres de sus más jugosas cuentas bancarias acababan de ser hackeadas por un ladrón — Llama a los Ginos y a T Zero —  empezó con las instrucciones —  y luego vienes aquí para cuanto nos digan cuánto quieren por ellos, y ni una palabra a nadie Takisawa, ni a Tsubasa ¿me oíste? … —  declaró firme, y luego colgó la bocina con tal preocupación que sentía que tenía las tripas en la garganta.

…………………………………………….

Los Momos, llevaron a Jin, a Kame y a Yamapi a un cuarto vacío, bastante pequeño, y los dejaron a cada uno en una esquina diferente, amarrados de pies y manos. Ninguno de los tres se atrevió a decir algo hasta que hubieron pasado unos veinte minutos y dejaron de oírse ruidos en el exterior, lo que les hizo suponer que los Momos estaban lejos.
  ¿Me pueden explicar qué es todo esto? —  Jin fue el primero en hablar mirándolos a uno y al otro. —  ¿es cierto lo que dijeron estos tipos en el auto? ¿Ustedes…? —  ni siquiera se atrevía a decirlo.
  Todo fue culpa de Kamenashi —  rebatió Yamapi al instante —  ya oíste lo que hizo, y yo no me iba a quedar con los brazos cruzados.
  ¿Pero estás loco? —  Jin le gritó —  ¿ya viste dónde estamos? Y además no te creo que Kame…
  Ni lo digas Jin —  Yamapi lo paró enojado —  porque no importa si lo crees o no, lo hizo, Kamenashi envió a unos tipos anoche a mi casa… sólo pregúntale —  lloraba —  ¡Ándale idiota atrévete a negarlo ante mí! —  vociferó hacia Kame consiguiendo que Jin volteara a verlo.
  ¿Kame? —  Jin lo instó a responder.
Pero Kame solo mantenía la mirada baja, y negó en silencio.
  ¡No seas cobarde! —  Yamapi lloró más —  ¡acepta lo que hiciste!
Y Kame volvió a negar sin emitir sonido.
  ¿Seguro? No quiero que me mientas en algo tan delicado Kazuya —  Jin lo presionó más.
  Uhm, —  y entonces, con mucha furia en los ojos, Kame levantó la vista hacia el desesperado Yamapi —  ok, pero tuve una razón para hacerlo ¿no es cierto Pi? —  quedó viéndolo con la quijada que de tan tensa temblaba.
  Te merecías ese estúpido incendio maldita rata.— confesó este sin pensar.
  ¿Nani? —  Jin giró a verlo anonadado.
  Y tú el sustito de la bomba, mi estimado, pero insististe en seguir con la guerra que tú, por que fuiste tú… comenzaste —  Kame desesperó jalando la completa estupefacción de Jin hacia él.
   ¿Yo la empecé? Perdón, pero tú fuiste el que me hizo creer que me matarías usando esas estúpidas pistolas de juguete… —  y Yamapi consiguió que Jin lo viera de nuevo.
  Y tú el que me golpeó en el estacionamiento de la JE haciéndole creer a Jin que yo mentía. —  Kame recuperó esa mirada con nueva información.
 ¡Porque lo haces! ¡Todo el maldito tiempo le mientes! ¡te haces el que lo amas para sacarle provecho y tener toda su atención! —  Yamapi explotó.
  No, Yamashita, lo siento, —  y Kame respondió irritado —  pero el que busca desesperadamente la atención de Jin eres tú, yo, por si no te has dado cuenta, soy su novio, su pareja, a quien él quiere, y quien duerme con él.
  ¡Yo soy su mejor amigo! —  Yamapi estaba furioso.
  ¡Cállense los dos! —  Jin gritó muy fuerte —  ¡son un par de idiotas! —  y se recargó en la pared realmente compungido y llorando, logrando que Kame y Yamapi se callaran, y si, se avergonzaran,  de hacerlo sentir así.

……………………………….

  Sumimasen, Johnny sama —  Tackey entró tímidamente a la oficina esperando el grito que ya sabía que Johnny le pegaría, porque sí, aunque el jefe había sido muy, muy, claro en que no quería que nadie se enterara, Tackey no venía solo, y vaya, no es que él le hubiera dicho a alguien, pero había un par de johnnys, ustedes saben quienes, que estaban muy al pendiente de los tres secuestrados y que claro, ya se habían extrañado por su desaparición, ya habían indagado, y hacía un par de minutos, habían hecho a Tackey decirles.
  ¿Qué hacen Tanaka y Nishikido aquí? —  Johnny se quedó perplejo mirando a Tackey.
  Etooo…
— Sumimasen, Johnny sama —  Koki fue el primero en hablar y reverenciarse pronunciadamente ante el jefe —  yo vine porque parte de esto es mi culpa, yo contacté a Kamenashi con un grupo Yakuza…
  Y yo a Yamashita —  Ryo se reverenció también, bastante asustado.
  ¿Qué? —  Johnny los miró a uno y a otro sin saber qué decir.
  Yamashita senpai y Kamenashi san —  Koki siguió, tenían algunos problemas entre sí, y…
  Ellos querían castigarse uno al otro —  continuó Ryo —  pero nunca pensaron llegar a este extremo.
  Sí, no querían lastimarse en verdad, sólo —  Koki trató de explicar.
  Estaban compitiendo, como siempre —  Ryo secundó —  ya ve cómo son de competitivos…
  ¿Saben dónde están ahora? —  Johnny hizo rechinar su quijada de tanto coraje —  ¿tienen idea de a dónde… los llevó… la estúpida competencia?
  Johnny sama, nosotros… —  Koki empezó a decir, pero se interrumpió al sentir el dedo índice de Johnny en su pecho.
 Ustedes… tienen hueco el cerebro    les escupió el jefe.
  Sumimasen —  Ryo y Koki volvieron a inclinarse asustados.
  Son infantiles, y estúpidos. No miden el peligro. —  y Johnny se llevó las manos a la cabeza, y de haber tenido cabello suficiente, se lo hubiera arrancado.
  Johnny sama —  Tackey pidió su atención un tanto temeroso —  están llamando los secuestradores —  le extendió su teléfono con mano temblorosa, y el jefe se lo arrebató al instante.

………………………………..

Habían pasado unas tres de horas cuando un par de Momos entraron al cuarto donde Yamapi, Jin y Kame estaban encerrados. Venían borrachos, eran grandes como ogros, y se reían jugueteando con armas en las manos.
  Hola, hola —  los miraban altaneros de arriba abajo —  ¿cómo la están pasando las damitas johnny? ¿eh? — uno de ellos hizo levantar la cara a Yamapi usando la punta de la pistola. —  ¿qué pasó jefe? —  le dijo —  ¿estás enojado de que esa perra no reciba su merecido? —  preguntó señalando a Kame con la mirada y rio estruendoso —  fíjate que estoy de acuerdo contigo —  se burló —  no es justo que se salga con la suya, pero ¿sabes? Creo que tú, debes ser el que le de esa lección, y de paso, se me ocurre, reconciliarte con él… —  lo obligó a levantarse jalándolo de la ropa y con una navaja cortó las cuerdas que le ataban las manos aunque sin dejar de apuntarlo —  ¿eh? ¿qué opinas?.
Y entonces le hizo una seña al momo que estaba cerca de Kame quien se encargó de levantarlo y también cortar las cuerdas.
  Todo tuyo —  volvió a hablarle a Yamapi y sin dejar de apuntarlo fue a ponerse de cuclillas a un lado de Jin —  puedes darnos a mí y a tu preciosa amiga la función que gustes —  se rio y tras cortar cartucho puso la pistola en la sien de Jin.
  ¿Qué? —  Yamapi no quería entender lo que el momo decía.
  Yo te lo detengo    dijo el otro momo quien había subido el filo de la navaja con la que había cortado las cuerdas, al cuello de Kame y le jalaba la cabeza hacia atrás.
  ¿Qué quieren que haga? —  Yamapi preguntó temblando.
  Queremos que se hagan amigos —  rió el momo que apuntaba a Jin —  que se den un poco de amor…
  ¿Nani? —  Yamapi abrió los ojos muy grandes.
  Eso o le volamos los sesos a “tu mejor amigo” —  dijo burlón hundiendo la pistola en la cabeza de Jin —  ¿qué opinas?
  Pero…
  ¡Sólo hazlo Yamashita! —  Kame le gritó desesperadorealmente tenía miedo de que la indecisión de Yamapi fuera a resultar en alguna herida o algo peor en Jin, pero al momento sintió que el momo que lo detenía acercaba un poco más la navaja y cerró los ojos aterrado..
  Hazlo Pi —  murmuró Jin muy bajo, suplicante, pues no soportaba ver esa navaja tan cerca de la yugular de Kame.
Y Yamapi asintió consternado y se acercó torpemente.
  Bésalo —  le dijo el momo de la navaja al tiempo que empujaba a Kame sobre él —  como si quisieras anda, ya es hora de que se hagan buenos amigos —  ambos momos rieron.
Y entonces Kame, levantó la mirada hacia Yamapi, y tras un diminuto reojo a Jin y el vértigo que le causaba ver esa pistola en su sien, se acercó a su paralizado compañero y lo besó él dándole suficiente confianza para que este continuara.
  Jajaja, qué chistoso ¿ne?—  dijo entonces el momo que estaba con Jin al verle temblar un ojo —  ¿tú qué opinas nenita? ¿qué se siente ver eso así? ¿eh? —  empezó a molestarlo mientras el otro momo jugaba con su propia pistola alrededor de Yamapi y Kame para que no dejaran de besarse. —  ¿ya ves como si pueden llevarse bien tus noviecitas? Jajaja —  siguió diciéndole. —  ¿no se ven rebonitas tratándose bien? Jajajaja ¡qué cara! ¿tienes miedo de que te dejen para andar entre sí? —  y la risa, y la pistola… Jin sentía que iba a desmayarse, y sin duda habría pasado si el momo no se hubiera levantado de pronto jalándolo con él —  Pero ya… —  oyó que decía —   vamos a dejar que se reconcilien a solas ¿cómo ves? Quizá necesiten algo de privacidad… —  más risas —  y mientras tú, te vienes con nosotros al cuarto VIP —  lo jaló de la ropa y lo arrastró hacia afuera de la habitación, divirtiéndose de las caras de angustia de Kame y Yamapi que por un segundo dejaron lo que estaban haciendo, y al siguiente volvieron a ello, ya con lágrimas, tras encontrar entre sus ojos el arma del segundo momo, que claro, se encargó de que siguieran “queriéndose” y algo más, durante largo rato…
 ¿Cuánto duró aquello? ¿Una vida? ¿la eternidad? Estaba muy oscuro cuando los dejaron en paz, y casi dos horas más pasaron antes de que regresaran a Jin al cuarto.
  Ja ne, mata ashita —  se rió el momo que volvió a amarrarlos a cada uno en una esquina y atrancó la puerta.
El mutismo de Jin, su figura maltratada entre las sombras, hicieron sentir a Kame y a Yamapi una culpa infinita.

…………………………………………

  Quiero que me escuchen muy bien los tres —  dijo Johnny a Tackey, Koki y Ryo —  si mi hermana Mary se entera de que pasó esto, no tendré manera de evitar que Kamenashi y Yamashita sean despedidos, así que por favor, sean discretos…
  hai —  contestaron los tres al unísono.
  Bien, Takisawa… —  se dirigió a él —  ¿te comunicaste con los Gios y T Zero?
  Hai Johnny sama, demo… los Gios dicen que ellos no tuvieron nada que ver, y que no quieren tener nada que ver. T Zero, dice que según sus informantes, los tienen los Momos como dijo Ryo kun, pero que si queremos su ayuda, entonces tendrás que pagarle a él la recompensa…
  Ok, dile a T Zero entonces, que sí, siempre y cuando no les hayan hecho nada… si les hicieron cualquier cosa que no me parezca, no le daré ni un solo yen hasta que todos estén muertos.
  ¿Nani? —  Koki, Ryo y Tackey no pudieron controlar la pregunta, y al instante arrepentidos bajaron las cabezas —  sumimasen — repitieron uno tras otro.
  Es más —  Johnny siguió —  dile a T Zero que incluso si no les hicieron nada, si extermina a esos malnacidos le pagaré el doble.
Tackey, Koki y Ryo tragaron saliva con dificultad reprimiendo el nuevo “nani” que les quemaba en la lengua.
  Hai, wakarimashita —  respondió Tackey y salió del cuarto para hacer esa llamada.
Koki y Ryo miraban al jefe pensando que quizá frente a ellos estaba la razón de que Kame y Yamapi hubieran enloquecido así, es decir, con Johnny de maestro… sí, sus más fieles aprendices harían cosas como las que habían hecho sin duda, e incluso más, si llegaban a molestarse demasiado… ¿era así? Ambos sintieron un enorme escalofrío.

………………………………………….

  ¿Jin? —  Kame preguntó preocupado, pero no recibió respuesta. —  Jin — volvió a llamarlo —  ¿estás bien?
  No imagino cómo puedes pensar que lo estoy Kamenashi… —  recibió la dura voz  de éste como un golpe. —  te agradecería que no me dirigieras la palabra.
  Sumimasen… —  Kame sintió que el llanto lo invadía y se silenció al instante controlándolo apenas.
  Ahora sí muy enojado ¿no? —  y entonces Yamapi se entrometió    pero cuando te advertí qué clase de alimaña era…
  Tampoco quiero oírte a ti Yamashita —  Jin disparó —  no eres ni un poco mejor que él así que no te jactes de habérmelo advertido.
— Pero Jin… —  Yamapi quiso rebatirle
  Cállate por un carajo —  Jin le gritó muy enojado —  nunca debiste de haberte metido en mi relación Yamashita, te lo dejé muy claro cuando empecé a salir con él, te conté sobre mis sentimientos, y tú, los ignoraste completamente ¿te parece que eso es cosa de amigos?
  Justo porque soy tu amigo me preocupé por ti —  y Yamapi siguió.
  Ja… ja.. ja… —  Jin lo miró con odio —  sí si ya lo veo, por eso estamos aquí secuestrados por estos dementes a lo que tú les diste todas las facilidades para que nos agarraran.
— Jin yo no hice esto a  propósito…—  Yamapi gimoteó.
  No, de hecho lo hiciste por idiota —  Jin cerró los ojos. —  ahora cállate por dios, cállate de una maldita vez.
  Es que no es justo —  y Yamapi se soltó a llorar desconsolado.
  ¡Ay no! —  Jin también estaba a punto de llorar —  por un demonio Yamashita, ya cállate… —  recargó la cabeza en la pared totalmente hastiado.

………………………………….

T Zero colgó el teléfono y se miró en el pequeño espejo que tenía en el baño. Se puso una camisa, un pantalón de piel, una chamarra negra y agarró una metralleta de las 3 que tenía en el closet, luego se metió un chicle a la boca mientras salía de casa, subió a su moto y arrancó hacia las afueras de Tokio. No llevaba casco, era muy rudo para eso, así que el viento le pegaba en la cara haciéndolo sonreír malosamente. Sí, se saboreaba los millones de yenes que Johnny Kitagawa le había prometido, le sabían dulce en la garganta.

……………………………….

Pasaron más horas, muchas, los tres se sentían desfallecer, pero se resistían a dejarse vencer por el cansancio. No era ese un lugar donde se pudiera dormir y no lo harían. Se mantenían en silencio, a veces Yamapi gimoteaba o se oían los profundos suspiros de Kame y Jin, también de llanto, pero más discreto.
  Jin —  de pronto Kame habló —  de verdad estoy muy avergonzado, y… aunque no puedas perdonarme, quisiera decirte que haré lo que sea para reparar esto…
  Uhm —  Jin no quería responder, pero al mismo tiempo estaba muy agotado como para discutir —  luego hablamos Kame… ahorita no quiero.
Y Kame aceptó esa respuesta inmensamente tranquilizado por el hecho de que lo hubiera llamado “Kame”.
  Hai, sumimasen. —  y volvió a quedarse en silencio.
  Esto no sólo es mi culpa, él también hizo… —  reclamó Yamapi a Jin
  Hai, Yamashita, también —  Jin concedió interrumpiéndolo —   pero tampoco quiero hablar contigo ahora, por favor…
En eso, oyeron ruidos fuera del cuarto y se escalofriaron pensando que los momos vendrían de nuevo con sus juegos crueles, pero la puerta se abrió muy bruscamente y lo que dejó ver, fue a un tipo enorme, armado con una metralleta y lentes oscuros.
  ¿Ustedes son los johnnys en peligro? —  les preguntó —  soy T Zero, ya pueden estar tranquilos, están a salvo. —  les avisó con tono de superhéroe y luego se acercó a cada uno a desamarrarlos.
  ¿Quién eres? —  preguntó Kame cuando el tipo lo ayudaba a levantarse.
— Un amigo de Kitagawa sama —  este sonrió —  ¿están bien? —  ayudó a pararse a Jin, y luego a Yamapi. —  ¿los hirieron o algo?.
  Ie, ie —  contestaron los tres viéndolo con cierto miedo, pues se veía muy rudo.
  Bien, pues entonces vámonos. —  los invitó a salir de la prisión —  los estás esperando afuera.
……………………………….

6 comentarios:

  1. oh Diosss!!! ke ira a pasarrr maldicion!! sinceramente no kiero ke jin se kede con kame pues no se lo merece kame hizo daño a yamapi y tampoco kiero ke se kede con yamapi xke tbn cometio lokuras aunke fue x amor pero noo mejor ke se kede solo para ke lo dos entiendan de una vez qe eso no se hace!

    ResponderEliminar
  2. Ya habia dicho por facebook pero esta genial!!!
    pobres pasaron de todo...
    con quien se quedaran??
    que les dira johnny??!!!
    espero ansiosa el final!! :D

    ResponderEliminar
  3. Argh! Son un par de bakas, solo a ellos se les ocurren hacer ese tipo de pleitos *suspira*

    Al igual que Zori-chan, me gustaría que JinJin se quedará solito un tiempo, así sirve que el par se da cuenta de todo el rollo que hicierón por algo absurdo. Así me quede sin Akame TT.TT

    Waah! quiero contii! onegai Jolotl-chan! Y.Y

    ResponderEliminar
  4. Waaaaaa!!! quiennnn?????? Ojala q Johnny-sama no les haga nadaaaaaa!!! TT~~TT !!! Arigatou ~~~

    ResponderEliminar
  5. waaaaaaaaaaaa!!! que les va a pasar ??? KAME!!! xq hiciste algo tan baka!! yamapi tu tambien!!! waa!!! me duele decir esto pero creeo que es mejor que jin se quede conmigo dio dio con nadie XD hehehe waaaaa!! espero conti con ansias ^^

    ResponderEliminar
  6. waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!! ¿qué pasara ahora?

    ResponderEliminar