Seguidores

domingo, 29 de enero de 2012

A.Kame en medio de la Tormenta. Capítulo 5: Secretos y Mentiras

—  ¿Supiste?
—  ¿Qué cosa?
—  Dicen que alguien le disparó a Johnny Kitagawa
—  ¡¿Qué?! ¿Lo mataron?
—  No, no, pero por eso es que no ha venido, está en el hospital, ya estable… pero, bueno, es que… parece que la bala le…
—  ¿Le qué? ¿dónde fue?
—  Parece que le volaron las bolas…
—  ¿Hontou?
…………………………………………………………………………………………………………..
Estaban en un edificio en Ginza donde había un centro comercial. Cada uno había llegado ahí buscando al otro, pues muy bien se conocían y sabían que a veces, antes de ir al café de siempre, Jin solía ir a comprar algo de tabaco a la tienda del primer piso, y Kame a echarle un ojo a la de especialidades gourmet del segundo. No era seguro, pero les urgía a ambos hablar con el otro a solas, y ya que no podrían hacerlo en su reunión, habían apostado a “encontrarse”. Había funcionado, de pronto… Kame había girado tempestivo jalando a Nino y lo había metido a la librería de junto.
—  ¿eh? ¿nani? —  Nino había preguntado.
—  Sugoi ne!!! – y Kame se había volcado sobre una colección de libros manga —  ¿ya viste? — le había jalado la atención hacia allá, mientras lanzaba un reojo al pasillo por donde en ese justo instante pasaban Jin con Yamapi caminando galanteadores.  – ah los tienen todos ¿ne? me encanta este manga —  Kame fingía interés en aquello intrigando a Nino en los libritos —  me faltan como 7 —  reía.
—  ¿Los quieres? ¿de qué se trata o qué? —  Nino se había puesto a ojearlos
 —  ¿habrá un baño por aquí?  — pero Kame, que claro quería escapar, volteó alrededor “buscando”.
—  Hai, hay uno al fondo de este pasillo —  Nino seguía viendo los manga —  si quieres ve, aquí te espero.
………………………………………………………………………………..
—  ¿Pero quién le disparó?
—  Una chica, la que salía con Yamashita san ¿la conoces? Parece que se volvió loca…
—  ¿Pero dónde estaban?
—  En un viaje… en una de las mansiones Kitagawa, había varios de los favoritos con él entre ellos Yamashita y el AKame…
—  ¿El AKame? Sou da ne, eso es muy sospechoso… ¿seguro que no fue uno de ellos?
—  No, no, no, ¡qué cosas dices! Si todos sabemos aquí que el AKame a pesar de que siempre se ha hablado de que tienen problemas con Johnny en realidad son de sus johnnys más fieles. Ambos lloraron de preocupación, incluso se subieron con él a la ambulancia, y dicen que mientras una enfermera trataba de sacar del shock a Akanishi, Kamenashi le tomaba la mano al jefe y le pedía que resistiera.
—  ¿Quién te contó eso?
—  Uno de los paramédicos le contó a Mary. Y bueno, todos sabemos que ellos dos y Yamashita, se han quedado todos estos días en el hospital para atenderlo.
……………………………………
—  Ok, si, arigatou! —  Kame asintió sonriente y salió volado de la librería, viendo que Jin estaba parado apenas dos tiendas adelante comentando algo a Yamapi que parecía muy interesado en una chamarra con un parche de la bandera de Texas, y luego poniéndose realmente tenso, celoso y demás, cuando vio que Jin se dejaba agarrar por Yamapi de la barbilla, ahí frente a todo mundo, y que luego sonreía tontamente tras un beso que este le daba. “se veían tan contentos… y ¿si en realidad Jin estaba contento con Yamashita y él había incitado el que este le dijera a Matsumoto?” sintió un escalofrío inmenso y ya no supo si debía acercarse o no, tal vez ¿le habían puesto una trampa? ¿qué hacía Yamapi ahí con Jin justo antes de su cita?
En ese justo momento, Jin lo divisó.
—  Pi —  dijo sonriente —  necesito ir a comprar tabaco ¿puedes ir tu a comprar las botellas y nos vemos acá en la tienda?
—  Hai, pero no te tardes, ne? —  Yamapi aceptó y se fue caminando tan tranquilo dejando a Jin a solas que de inmediato se volcó a caminar hacia Kame, quien al verlo, para su total sorpresa, se dio media vuelta, casi corriendo y huyó.
—  ¿A dónde va este baka?! —  Jin aceleró el paso, inclinando más su sombrero para evitar que alguien lo reconociera.
Kame, se había ido a meter al baño que Nino había dicho, el cual era individual y podía cerrarse por dentro.
—  ¿Kame? —  Jin le habló desde afuera —  ¡ábreme!
…………………………………………..
—  ¿Y por qué disparó la chica?
—  Ah parece que estaba celosa del jefe… alguien le dijo que Johnny había… ya sabes, que tenía onda con todos, y ella no soportó saber que también con Yamashita san… parece que Yamashita le había dicho a la chica que estaba celoso de que Johnny estuviera de novio con Akanishi y ella no aguantó eso y le disparó…
—  ¿Pero cómo es posible que la chica haya tenido un arma en las manos?
—  Estaban de caza, ya ves que al jefe le fascina hacer excursiones para cazar aves, todos llevaban rifles deportivos…
—  sou nan da! Increíble!
……………………………………………………………………..
Kame abrió aunque con tal gesto que Jin no supo de principio qué hacer.
—  Hola —  se acercó a tratar de abrazarlo.
—  ¡Suéltame! —  Kame se zafó brusco—  deja de estar jugando ¿quieres?
—  ¿Qué te pasa? —  Jin se quedó congelado con esa reacción.
—  ¿Qué pasa? — y Kame siguió gritando —  ¿me preguntas qué pasa? Eso es justo lo que no tengo idea, no sé qué quieres, ya no puedo hacer nada… te he dado todo Jin —  tenía la respiración tan agitada, los ojos encharcados —  soy un idiota…—  se tapó la cara y se recargó en la pared abatido.
—  Kame… no entiendo… —  Jin de verdad estaba preocupado de verlo así.
—  Perdóname ¿quieres? —  Kame lo miró —  solo quédate con él, ya no me meteré más… solo te suplico que… no me quiten esto.
—  ¿De qué hablas?
—  Jin, de verdad tengo mucho miedo de lo que me hará Johnny si se entera que fui yo el que le disparó…
—  No se enterará… te dije que iba a controlar a Yamahsita y…
—  ¡Y ya le dijo a Matsumoto, Jin! ¡se lo dijo! ¡carajo! ¡se lo dijo!

………………………………………………
—  La chica está en la cárcel ahora
—  En la cárcel ¿ne? pues no es para menos, de verdad qué loca ¿y lo hizo así enfrente de todos?
—  Si, dicen que Kamenashi la vio disparar… que le arrebató el rifle furioso y empezó a  gritarle enfrente de todos. Y que en cuanto la vio ya detenida por un guardaespaldas que iba con ellos, corrió presto junto a Yamashita y Akanishi que estaban a un lado del jefe y empezó a  organizar a todos que se habían quedado pasmados para que llamaran a la ambulancia, fue él, quien le dio los primeros auxilios a Johnny, y según Nakamaru san, Ueda san y Nishikido san, que también estaban ahí, incluso le besó cuando Johnny lo pidió a manera de consuelo.
—  Siempre ha estado muy enamorado del jefe ¿ne?
—  y el jefe de él, igual que del otro, Kamenashi y Akanishi son dos de los más preciados tesoros de la empresa, Johnny es capaz de hacer que el mundo gire al revés con tal de tenerlos a sus pies, y ambos, lo agradecen y responden… aunque haya mucha gente que no lo crea. Mary, por ejemplo, nunca ha confiado en el AKame, ella es la que empezó los rumores de que los dos estaban en contra de la empresa, ha hecho muchas cosas para correrlos, pero Johnny siempre los ha salvado… y claro, es que él sabe perfectamente, que los dos, al final de cuentas, lo aman, y están dispuestos a cualquier cosa que a él se le ocurra, dicen que en ese viaje, incluso pelearon entre ellos por ganarse una noche a su lado…
…………………………………………………………………………..
—  ¿Le dijo? —  Jin murmuró al pregunta incrédulo.
—  Sí, y yo ya no sé qué pensar ¿sabes? porque tú no haces más que estar con él de noviecita enamorada… —  Kame estaba vuelto loco —  ¿crees que no te vi? Tanta tontera… pero te suplico, si te vas a quedar con él, si quieres que eso sea así, yo… solo dímelo, me iré, daré la vuelta y…
—  ¡A ver cállate! —  Jin lo volvió a agarrar, pero muy fuerte y lo azotó contra una de las paredes —  no sé qué carajos te pasa ni por qué crees que yo sabía que Yamashita le había dicho a Matsumoto, pero no te voy a dejar que te pongas así de víctima conmigo ¿oíste? —  le agarró del cuello pegándole la cabeza a la pared y se acercó mucho a él para hablarle con los labios casi sobre los suyos —  ni que sigas insinuando que yo tengo que ver con un plan o algo en donde tu salgas perjudicado… Yo te amo ¿ok? Ya habíamos dejado claro eso. —  y repasó los labios de Kame con la lengua muy despacio aunque aún sin soltarlo —  y tú me amas a mí dessho? Así que deja de renunciar a lo que quieres —  entrometió su lengua a la boca de Kame que solo cerró los ojos sonrojado —  tú y yo… —  Jin lo soltó sabiendo que ya no era necesaria la fuerza —  vamos a salir juntos de este problema y por supuesto, que Johnny no se enterará de que fuiste tú el que lo dejó lisiado —  le acomodó la camisa a Kame y le acarició la cara con las yemas de los dedos —  ¿ok? —  lo miraba directo a los ojos con fuerza.—es una promesa —  y levantó su dedo meñique pidiendo a Kame que entrelazara el suyo.
—  Hai, gomen —  Kame lo hizo aunque seguía llorando.
—  ¿Cómo supiste que Matsumoto lo sabía? —  Jin le acarició el cabello delicado y atento.
—  Me quitó el teléfono en la mañana, y hace rato… le pidió a Nino que lo dejara hablar conmigo, y… me dijo que ya lo sabía y me obligó a estar con él a cambio de su silencio… me dijo que Yamashita había hablado a mi número y que le había dicho…
—  Sou nan da… —  Jin jaló a Kame de la cabeza hacia si para abrazarlo —  bueno, ya no te preocupes, tengo una idea… al rato, cuando regreses a tu casa, cuéntale a Ninomiya lo que pasó con Matsumoto ¿ok? Y encárgate, de hacerlo enojar suficiente para que no le hable a ese idiota, sino directo a Johnny; necesitamos que Johnny se enoje con él para que si dice algo, no importe, ok? —  se alejó para mirarlo a los ojos mientras le hablaba —  Yo… me ocuparé de Yamashita y… mañana, iremos a ofrecerle a Johnny un regalo que haga que Mary deje de dudar de ti.
—  ¿Un regalo?
—  hai, a ver si funciona… nos tatuaremos su nombre…
—  ¿Nani? —  Kame abrió los ojos como platos —  ¿su nombre?
—  Su nombre que es también, nuestra promesa eterna de amor, ne? —  Jin sacó su teléfono celular y escribió algo en él: JK, le mostró —  Jin y Kazuya o…
—  Johnny Kitagawa —  Kame dijo en un murmullo y quedó viendo a Jin pasmado. —  ¿lo haremos?
Jin se encogió de hombros como preguntando.
—  ¿Y no se dará cuenta? —  Kame cerró los ojos preocupado.
—  Podríamos hacer que sea su idea… —  Jin propuso — yo sé que hay algunos senpai que lo han hecho…
—  ¿Senpai? —  Kame se acordó de cuando Arashi le había preguntado sobre lo del tatuaje —  hontou da yo… demo… —  miró a Jin expectante —  tú… ¿cómo sabes eso?
—  Yamashita me contó… —  Jin se sonrió —  y no, no pongas esa cara, él no lo tiene, parece que… no todo mundo tiene el “privilegio”.
—  No puedo creer que me estés diciendo que hagamos eso…
—  Ni yo —  Jin se rió —  pero… cuando pensé en que era Jin y Kazuya.. . hasta me dieron ganas.
Kame volvió a sonrojarse completo.
—  Es una locura… —  bajó la vista y colgó su mano de la camisa de Jin pensativo, respirando.
—  No más que lo que se te ha ocurrido a ti, ne? —  Jin trataba de animarlo, se acercaba, deslizaba sus dedos por el costado de Kame provocándolo y contento de cómo ese delgado cuerpo, que siempre había sido suyo, ahora también lo era… Kazuya, siempre que él estaba cerca, bajaba toda la guardia, con él, siempre había sido así, Kame era una puerta abierta a un paraíso que lo volvía loco.
— Es algo muy parecido a lo que has hecho siempre —  Jin le dijo —  pero ahora, lo haremos juntos… esas letras, en tu piel y en la mía —  al decir eso parecía encenderse su aura ante Kame —  lo único que significarán es que tú y yo estaremos juntos, siempre.
—  Y también que seremos suyos… siempre —  Kame cerró los ojos.
—  Si —  Jin lo hizo abrirlos —  siempre… ha sido así, pero ahora, que con ese disparo le quitaste el poder de someternos, que perdió su virilidad y sus perversos sueños de conquista, seremos suyos sin serlo. Seremos yo de ti, y tu de mi, ante él o a escondidas, cuantas veces nos encontremos en cualquier lugar, ne? —  lo decía de tal forma que Kame empezó a sentir que su vida se iluminaba —  después de todo, la vida no se trata de que las circunstancias decidan por nosotros, sino de cómo manipulamos esas circunstancias para hacer al final, lo que más deseamos.
—  Te amo… —  Kame murmuró.
—  Yo a ti —  y Jin se acercó para colarse detrás de él, abrazarlo por la cintura guiándolo a recargarse en él y haciéndolo mirar hacia el espejo donde se reflejaban —  y no importa lo lejos que vivamos, ni todas las personas que quieran meterse aquí en medio porque en realidad, no hay espacio, ne? mira…
Kame quedó viendo un par de segundos y luego hizo la cabeza hacia tras buscando el beso de Jin que este recibió gustoso y en el cual se quedaron concentrados larguísimo rato ¿cuánto? Hasta que  oyeron un par de golpes en la puerta y luego la voz de Nino…
—  ¿Kame? ¿sigues aquí?
Kame y Jin  se separaron y quedaron viendo con cara de travesura.
—  ¿Y ahora? —  Kame se reía.
—  Solo sal, yo me esconderé atrás de la puerta, solo no vayas a dejar que entre aquí, ¿eh? y ahorita nos vemos en el café.
—  Ok, te quiero —  le dio un besito más, se enjuagó la cara y salió encontrando a Nino con cara de suma angustia.
—  ¿Estás bien? —  Nino se acercó de inmediato.
—  Hai, hai, es que… —  Kame empezó con la actuación —  creo que algo me cayó muy mal —  se dejó abrazar por Nino y se alejaron del baño.
— ¿Quieres que le cancelemos a Jin?
—  Ah etooo, no, está bien, ahorita se me pasa —  salieron a la calle —  y el café ese está muy cerca de aquí, solo… ¿qué hora es? —  se portaba tan meloso y tierno —  quizá sería bueno si le enviara un mensaje de que voy tarde ¿ne?
—  hai, hai, douzo —  Nino le pasó su teléfono que aún tenía secuestrado —  pero seguro ¿estás bien? ¿no quieres que compremos algo en la farmacia?
—  Ah bueno sí, solo déjame enviar mensaje … —  Kame se paró a escribir sin ocultarle la pantalla a Nino que se sentía feliz del aparente cariño que éste le tenía.
Mientras tanto, Jin se escurrió hacia fuera de aquel sanitario y fue a la tienda donde Pi lo esperaba.
—  ¿Dónde estabas? —  lo recibió con cara de pocos amigos.
—  Ah gomen —  Jin sonreía muy amplio —  es que me encontré a una amiga y me fui con ella a fumar un cigarro al área de fumadores, pero ya estamos, perdón ¿qué hora es? ¡zaz! es tardísimo!
—  Se va enojar el idiota —  Yamapi pasó delante de Jin para salir del edificio —  deberías de avisarle o algo.
—  Ah, no problem! —  y Jin le mostró contento a Pi el mensaje que acababa de llegarle —  dice que va un poco tarde él, genial, ne? — sonreía tan bobo —  parece que hoy todo va bien – rió del gesto de enojo que Yamapi ponía. —  ¿no odias mi suerte?
……………………………………………….

6 comentarios:

  1. Quiero contiii ya está genial Kame es tan valiente me alegra k le aya disparado a ése viejo maldito :-) y k manera más sencilla tiene al engañar a nino con su actuación de novio enamorado kyaaaaaaaaa ame la forma enk se encontró el Akame en el baño <3 se besaron he hicieron una promesa de amor muero por más >///< quiero más de esté finc escribes genial :-) ^^

    ResponderEliminar
  2. Quiero contiii ya está genial Kame es tan valiente me alegra k le aya disparado a ése viejo maldito :-) y k manera más sencilla tiene al engañar a nino con su actuación de novio enamorado kyaaaaaaaaa ame la forma enk se encontró el Akame en el baño <3 se besaron he hicieron una promesa de amor muero por más >///< quiero más de esté finc escribes genial :-) ^^

    ResponderEliminar
  3. Olis~!!
    acabo de terminar de leer este fanfic
    y me ha encantado todo todito~ *---------*!!
    quiero saber que mas ocurre~ *w*!
    me encanta como describes a Kame y
    todo lo que ocurre con los sempais.. *O*!
    ya le he dicho me encanta~!
    continualo~ *_______*!
    pd: Shinku desu~

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja Hey buen inicio le volaron las bolas a Johnny……pero el culpable el valiente de Kazu, valiente y certero….Pi del mal hablando y perturbando la paz de la tortuguita a quien debería agradecerle por salvarlo de las cochinadas del vejete.
    Menos mal que se creo otra historia alrededor de lo que sucedió, Akame bien librado y aun juntos pero ocultando su relación, ahhhh que triste por ellos pero ese plan de tatuarse JK en la piel me parecio tan tan romántico.
    “Seremos yo de ti, y tu de mi, ante él o a escondidas, cuantas veces nos encontremos en cualquier lugar, ne?.........después de todo, la vida no se trata de que las circunstancias decidan por nosotros, sino de cómo manipulamos esas circunstancias para hacer al final, lo que más deseamos.”
    ……..y no importa lo lejos que vivamos, ni todas las personas que quieran meterse aquí en medio porque en realidad, no hay espacio, ne? mira…”
    Todas estas palabras me derritieron el corazón!!!!! Ahhhh Jin sabe como llegar al corazón de la tortuguita…gracias por escribir de esta manera Yolotl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj se pone romántico Jin ne? nya si a veces me pongo cursi <3

      Eliminar
    2. oh siiii!!!! quede mas enamorada de ese hombre y perdonarle toda las idioteces que haya hecho....es bueno que te pongas cursis, el resultado es perfecto!!!

      Eliminar