Seguidores

miércoles, 4 de enero de 2012

A.Kame en medio de la Tormenta. Capítulo 1: La chispa que enciende la pólvora

—  ¿Qué haces ahí? —  Nino habló en tono muy normal, pero Kame se sobresaltó como si fuera un fantasma quien le hablaba y se pegó en la cabeza con la puerta.
—  ¿Eh? — se volteó sobándose quedándose de pie mirando al senpai que solo subía las cejas extrañado —  Ah Ninomiya, hola… —  se había puesto un poco nervioso.
—  Hola —  y Nino pasó a su lado con una media sonrisa sin mirarlo —  ¿y? ¿qué haces aquí asomado? ¿me buscabas? —  entró al vestidor, dejó la maleta que cargaba a un lado y se volteó a verlo —  ¿hay algo que pueda hacer por ti?
—  Etooo — Kame cerró los ojos un segundo como pensando y luego lo miró de frente —  en realidad… bueno… no lo sé… —  lo miró curioso —  es que, hablé con Matsumoto y él… me dijo que quizá tú podías ayudarme con algo un poco delicado —  quedó expectante y descubrió que Nino se había puesto un poco serio y ligeramente sonrojado.
—  ¿Jun? —  Nino se delató nervioso —  ¿y en qué podría ayudarte yo o qué?
¿Y por qué se había puesto así Nino? Ah, pues eso era porque hacía un par de días, se había ido de fiesta con Matsu y habían tomado de más, era un bar pequeño, uno de esos sitios donde nadie los conocía y podían destramparse un tantito. Ahí, tras casi 6 cervezas y poca comida, Nino le había dicho a Matsu algo sobre Kamenashi de KAT-TUN, algo que si bien no quería que nadie se enterara en general, menos quería que fuera el susodicho quien lo supiera.
—  No jodas Nino ¿me lo juras? —  Matsu se había quedado de hielo —  pero Kamenashi kun… él no puede ser conveniente para nadie, ne? Bueno… —  se había acabado su bebida de un solo trago —  aunque por otro lado, si quieres, puede arreglarse muy fácil, yo puedo hacer que vaya a encontrarse contigo…
—  No estoy diciendo que quiera salir con él ni mucho menos —  Nino se había defendido —  solo… es solo que el otro día que fue al programa… tenía una actitud que me intrigó un poco, no sé si me explico, cuando le he visto en entrevistas él siempre mantiene esa actitud de líder por la que se le conoce en tantos sitios, pero con nosotros, se comporta realmente como un aprendiz, ne? Y solo quisiera saber si esa admiración es real, o es cierto lo que dice Johnny sama sobre él… no sé ni que estoy diciendo Jun… solo pensaba… Kamenashi kun ¿es tan buen actor o en realidad…? Es decir, esas caritas y luego… aparecer vestido de capitán pirata… es como si…
—  Deja de darle vueltas, te gusta y punto… —  Matsu se sirvió más cerveza y dio un trago —  te gusta desde hace mucho, y no necesitas ningún pretexto, que él logre ese tipo de sensaciones parece normal, alguna vez oí decir al jefe que eso es porque tiene muy aprendido ese gesto de entre “sufrir y provocar”… puff —  suspiró profundo —  y pensar que esta es la tercera vez que escucho a alguien hablar así de ese escuincle —  se sonrió —  aunque nunca pensé que tú fueras a ser uno de ellos, hermano… esto es muy fuerte, ne? de Ohno parece normal, ¿pero tú? —  rió.
—  Yo… solo comentaba —  Nino se había puesto muy nervioso —  no estoy diciendo que esté enamorado o algo, podrías calmarte… —  y se perdió en un largo trago a su tarro de cerveza…
—  Bah! No te apenes, quizá a él también le entusiasmaría estar contigo ne? siempre ha respondido con risas tontas a tus coqueteos, seguro no te dirá que no, y menos si considera que eres su senpai… —  Matsu se rió.
—  Olvídalo ya hermano, de verdad no voy a buscarlo…
—  ¿Y si te buscara él? —  Matsu provocó
—  No va a hacerlo —  Nino suspiró —  Kamenashi kun no tiene que tratar conmigo ningún negocio y de aquí a que volvamos a toparnos…
Matsu, claro está, se había encargado de que ese encuentro fuera tan pronto que Nino, en un principio no había creído que la aparición de Kamenashi en su vestidor tuviera que ver con aquella conversación, pero ahora que le había mencionado a Matsumoto…  “Voy a  matarlo” pensaba arreglando algo de la ropa que traía en la maleta, pero, al mismo tiempo, como que se le escapaba esa sonrisa... ¡No! Se mantuvo serio, no se delataría así.
—  Etooo… —  Kame se sentó a un lado con la vista clavada en su teléfono —  em… tengo una junta mañana con un productor para ver si NTV nos autoriza una segunda temporada del programa de KAT-TUN, se llama Takigawa…
—  Hiroto —  Ninomiya completó el nombre —  ¿qué necesitas saber de él? —  y en un movimiento maestro le quitó el teléfono a Kame y chismeó un poco sin reparar en la cara de estupefacción total con la que éste lo veía. —  ¿es nuevo? — le preguntó como si nada.
—  Uhm, hai —  Kame se levantó y recargó las manos en sus caderas un poco bastante incómodo de que Nino revisara su teléfono sin pedirle permiso ni mucho menos.
—  ¿Y? —  Nino se guardó el teléfono de Kame en la bolsa de su camisa y se cruzó de brazos retador ante el azoramiento de su kohai —  ¿qué quieres saber de Takigawa Hiroto san?
— Etooo… —  Kame trataba de guardar la calma ante Nino que sí, aunque a veces quisiera no reconocerlo, era su superior y de alguna manera, y más cuando trataban temas de trabajo, podía hacer lo que se le viniera en gana —  Matsumoto… senpai . —  completó pensando en eso de los títulos honoríficos —  me comentó que quizá podrías hablar con él antes de que se reúna conmigo y… —  miraba hacia la bolsa de la camisa de Nino con gran aprehensión —  tal vez, si no es mucha molestia, recomendarme con él… —  trataba de ocultar su incomodidad, pero Nino podía sentirla.
—  Sou desu ka… —  el senpai quedó pensativo —  si, tal vez, aunque… —  y tomó aire para dar el paso hacia el momento decisivo —  te costará una cita conmigo… —  lo miró muy fijo esperando la reacción.
Pero Kame se quedó en pausa, sin entender si había oído bien o solo había imaginado… Se cruzó de brazos, tragó saliva y luego asintió dudoso.
—  ¿Una cita? — preguntó jugando la lengua dentro de su boca y frunciendo el entrecejo
—  Uhm —  y Nino confirmó tratando de parecer seguro —  hoy tengo una cena en mi casa, así que te espero ahí a las 6:00 en punto… tu teléfono… —  dijo al aire —  te lo doy ahí, ne?  —  guardó algunas cosas en la maleta, y salió despidiéndose con la mano, dejando a Kame con la boca abierta y los pensamientos hechos un lío.
…………………………………………..
—  ¿Ninomiya? —  Koki se extrañó —  ¿y por qué tiene él tu teléfono?
— Quiere que tengamos una cita —  Kame estaba de un humor negro y trataba brusco las cosas que guardaban en el archivo.
—  ¿Una cita? —  Todos se rieron.
—  ¿y a dónde te llevará el senpai? —  Ueda se burló —  ¿a Disney Tokyo? —  más risas.
—  Ya cállate no es divertido—  Kame se dejó caer en una silla.
—  Ah, pero si Nino es un amor —  Maru decía aquello realmente risueño —  tal vez te toque una canción en su piano de cola —  todos rieron de nuevo.
—  O con una canción te toque la cola en su piano—  Junno bromeó y buscó que todos rieran, pero solo lo veían con caras de “qué mal chiste”. —  como aquella vez ¿ne? ya te había tirado la onda ¿no? —  trató de recordarles un lejano evento donde Nino se había puesto travieso en un programa, pero nadie le hizo caso.
— Ya, ¿y cómo fue que tu teléfono acabó en sus manos, eh? —  Koki jugó a los celos y se sentó preguntón a un lado de Kame.
—  Si, eh, ¿cómo? —  Ueda se sentó del otro lado muriendo de risa.
—  Seguro te dijo —  Maru se preparó para imitarlo —  “¿Es nuevo?” —  y todos saltaron la carcajada al ver que Kame se sonrojaba.
—  Oye pues, qué honor —  Ueda le dio una palmada en la espalda —  ¿y le vas a seguir hasta que hayas salido con todos? —  siguió molestando —  digo, Matsu, Ohno, ahora Nino… eres el conquistador de senpais más profesional que conozco, ne?
—  ¿Con Jun tuviste una cita también? —  Koki abrió los ojos muy grandes.
—  Claro que no, solo salimos con unas amigas suyas hace mucho… —  Kame se levantó molesto de la silla y se quedó viendo en un espejo de cuerpo completo que había ahí en aquel cuarto.
— ¿ y con Ohno? —  Koki quería saber de qué hablaba Ueda.
—  Lo dice por lo del dibujo de acuarela ese —  Maru contestó por Kame —  ¿pero nunca salieron o sí?
Kame negó en silencio un poco harto de todas esas preguntas.
—  ¿Y qué te pondrás? —  Ueda no podía parar de reír —  ¿tu traje de capitán pirata? Esa fue la última vez que lo viste, así que seguro fue con ese traje que reviviste su amor por ti, ne? Tal vez deberías usarlo también hoy.
Y la risa de todos se hizo muy, muy larga, tanto que Kame solo cerró los ojos y respiró profundo haciendo un esfuerzo por no enojarse con ellos. ¿Traje de capitán pirata? Eso era absurdo…
………………………………
—  ¡¡¡¡¡¡¿Qué?!!!!!!! —  Matsu gritó pasmado y luego soltó una carcajada —  ¡hermano de mi alma! ¿y cómo fue que te atreviste a hacer eso?  —  no paraba de reír —  de verdad te volvió loco el baka ese, ne?
—  Claro que no, solo quería ver qué cara ponía él, y qué cara ponías tú cuando te dijera, solo voy a divertirme, obvio no quiero nada con él… —  Nino se probaba una camisa y otra frente al espejo de su habitación y Matsu sentado en la cama lo veía aún riendo.
—  Si, ajá… -- se puso sarcástico —  ya te quiero ver divirtiéndote con él… pero en la cama —  rió de nuevo —  bueno, como te dije, tu gran ventaja es que eres su senpai, no te dirá que no a nada…
Nino con eso se entristeció un poco, en realidad él no quería abusar de ese título, ni que Kamenashi le dijera que sí solo porque era su senpai, sería mucho mejor si también sintiera algo… si también le gustara…
—  ¿Y quien más viene? —  Matsumoto preguntó —  ¿le dijiste a Ohno? —  subió las cejas curioso.
—  No —  Nino por fin se sintió a gusto con una camisa color verde oscuro muy elegante —  solo Sho, tú, yo… y Kamenashi kun…
………………………………….
—  Ah ya, da igual —  Kame por su lado se acomodaba el cuello de una camisa blanca.
Y Koki y Maru con risas contenidas veían las 7 camisas, camisetas, suéteres que se había probado antes y que estaban aventados en la cama.
—  Para que te de igual ya te probaste demasiadas cosas, ne? —  Maru señaló —  lo que haces por recuperar tu teléfono —  rió junto con Koki.
—  Es un idiota, tenía que hacer como 6 llamadas esta tarde… mañana tendré que disculparme con un montón de gente.
—  Ne, ahorita que llegues las haces con él, muy juntitos los dos —  Maru siguió riendo —  quizá pueda recomendarte con más gente, piénsalo así, trátalo como quiere y podrás conseguir un par de buenos contactos…
Kame se quedó pensando en eso unos minutos.
—  Además es obvio que te sientes súper halagado —  Ueda entró haciendo ese comentario y pasándole a Kame una chamarra negra en un gancho —  ¿ne? Nino es una persona que no necesita estar fijándose en ti, y sin embargo movió lo que fue necesario para tenerte hoy en su casa, ese es el tipo de cosa que te hace sentir bien ¿no es cierto? ¿Kazuya?
—  Me sentiría más halagado si simplemente me hubiera invitado —  Kame se defendió —  de verdad me enerva que me haya quitado el teléfono…
—  ¿Te enerva o te excita? —  Ueda siguió —  conociéndote lo que más te tiene de nervios es que alguien, Nino en este caso, se meta así en tu vida privada ¿ne? Revisando tu cel, contestándolo… imagínate que te habla… no sé, ¿Jin? y zaz, que quien contesta es Ninomiya senpai de Arashi…—  Ueda se sonrió maloso —  eso sí que te vuelve loco, ¿ne? Es emocionante…
—  No, no es emocionante —  Kame se veía al espejo muy pálido tras las palabras de Ueda.
—  Bueno, es más emocionante a estar todos los días esperando esas llamadas que nunca llegan y que cuando llegan, siempre las contestas tú y le confirmas que tienes tanto trabajo siempre, que no tienes tiempo de tener una relación con nadie más…
—  Bueno —  Kame suspiró haciéndose el que no había oído eso último de Ueda, se puso un arete, un par de anillos y los animó a salir de su cuarto —  ya es un poco tarde…
—  ¿Nos podemos quedar aquí y usar tu televisión? —  Koki preguntó mientras salían hacia la sala.
—  Emmm, ok, pero no hagan fiesta y si viene o habla alguien le dicen que llego como a las… —  miró el reloj —  11:30, ne?
—  Eso si el senpai te deja —  Ueda provocó nueva risa de todos y que Kame solo respirara profundo mientras se ponía los zapatos.
—  No hagan lío, ja ne!—y salió rumbo a casa de Ninomiya…
……………………………………………….
—  Usou! —  Sho gritó mirando a Nino pasmado cuando Matsu le hubo contado sobre la cita —  ¿estás seguro, hermano? ¿con Kamenashi? Ese chico no te traerá más que problemas… deberías…
—  Déjalo ya, no seas pesado —  Matsu lo interrumpió —  solo quiere divertirse hoy, y Kame chan es una opción para eso.
—  ¿Y tu novia? —  Sho insistió con Nino.
—  Sigue de viaje —  contestó Matsu —  y esto sólo es cosa de un día, deja que pase y ya.
—  Además no es nada, quizá ni siquiera venga ¿ne? —  Nino preparaba una ensalada con la mirada perdida en sus pensamientos.
—  Si no viene, y tú no lo haces —  Matsumoto amenazó —  yo le levantaré reporte por desobedecer a un senpai.
—  ¿Y por qué Nino no lo haría? —  Sho preguntó subiendo las cejas preocupado.
—  Si lo haría —  Nino contestó —  si no viene lo haré —  revolvía las verduras un tanto nervioso —  es solo que Jun se anda imaginando cosas de más… —  estaba tan alterado que de pronto cuando se oyó el fuerte ¡DING DONG! del timbre de casa, los palillos de cocinar se le cayeron de las manos y un pedazo de lechuga salió volando.
—  Parece que ya llegó —  Matsu veía el pedazo de lechuga muy fijamente.
—  Hai… —  Nino se había quedado en pausa tratando de calmar su respiración.
—  ¡Me lleva! ¿qué te pasa Nino? —  Sho recogió el pedazo de lechuga y lo puso en el plato —  por favor, no me digas que estás nervioso por Kamenashi kun.
—  No para nada, no es eso.
—  Bueno, y… —  Matsu lo veía igual de acusador y sorprendido que Sho —  ¿vas a abrir o quieres que abra yo? —  le pasó los palillos de cocinar.
—  Onegaishimasu —  Nino lo animó a ir él —  yo tengo que acabar de preparar esto —  tomó el plato de la ensalada y se metió a la cocina.
—  No puedo creerlo —  Sho miró a Matsu casi sin aire —  parece que va enserio ¿por qué?
—  Sugoi ne? tendremos que portarnos bien hoy —  y Matsu se levantó para ir a abrir —  me asusta lo que es capaz de provocar nuestro querido Kame-chan… —  mientras decía eso, abrió la puerta y se detuvo un poco a mirarlo pues Kame venía muy arregladito, fresco, con la mirada brillando y con una bolsa de regalo en la mano —  konnnichiwa —  lo saludó y ayudó a detener el regalo mientras este se quitaba los zapatos. —  sachiburi desu ne? Douzo —  le abrió paso hacia la estancia donde cenarían.
—  Hai, arigatou, konnichiwa —  Kame practicando todo el protocolo japonés siguió a Matsumoto hacia la sala, aunque sí, Matsu podía verlo, con un caminar, pose y mirada de superestrella que lo hicieron malhumorarse un poco.
Nino tenía una casa muy bonita y amplia, con una decoración muy especial en las paredes, poco japonesa, entre clásica europea y retro inglés.
—  Konnichiwa —  intercambió saludos con Sho y se detuvo a esperar detrás de la silla donde Matsu le indicaba que podía sentarse.
—  ¡Nino! —  Matsu llamó —  llegó Kamenashi kun
—  Hai! —  lo oyeron decir aún adentro de la cocina, y luego lo vieron salir con una gran sonrisa y el plato de ensalada en la mano con el que coronó la mesa ya toda muy arreglada y dispuesta para cenar —  ey, hola —  le saludó levantando las cejas como cualquier otro día —  siéntate por favor – le señaló la misma silla que Matsu le había indicado y entonces Kame se adelantó a ofrecerle la bolsa de regalo.
—  Vino, para cenar —  se comportó formal un poco extrañado de que Nino reaccionara tan kakkoi.
—  Oh, perfecto — éste sacó el vino de la bolsa y se relamió lo labios leyendo la etiqueta —  shiraz australiano, ne? Parece que sí aprendiste algo de vinos con el dorama aquel, ne? —  se rió, dio las gracias una vez más y fue a la cocina —  Lo abrimos ahora, ne? —  preguntó desde dentro y luego salió de nuevo con el sacacorchos , la botella y 4 copas —  onegaishimasu —  le pasó todo ello a  Kame e invitó a Sho y a Matsu a sentarse también a la mesa —  douzo! —  lo animó a abrirlo.
Kame asintió, se quitó la chamarra que Nino se encargó de recibirle al instante para irla a colgar a un perchero, y se dedicó a destapar el vino aunque ya bastante inquieto él también, pues que le dejaran abrir a él el vino estando ahí Matsu y Sho era en realidad algo raro y un poco vergonzoso.
—  Linda camisa—  Sho comentó hacia Matsu —  tiene buen gusto Kame chan
Nino se sentó en la cabecera a un lado de Kame atendiendo a Sho con la mirada
—  Uhm es de Valentino ¿ne? Como la que querías que fuéramos a comprar el jueves, hermano. —  estaba tan, pero tan sonriente y nerviosito.
—  Ah claro, parece que él si fue—  Sho provocó la risa de todos.
—  Y … ¿fueron a Armani? —  Matsu sacó conversación aceptando la copa que Kame le pasaba —  hubo un coctel ¿Cuándo fue? El lunes, para presentar la nueva colección… prometí comprarle un traje a mi padre, les había dicho, ne? Si tenemos tiempo mañana a ver si vamos…
—  Hai, claro —  contestó Sho —  mañana sería perfecto. Apenas tenemos un par de cosas.
—  Jaaa, vamos ¿tú quieres venir? —  Nino le lanzó la pregunta a Kame dejándolo en pausa —  ¿cómo andas de trabajo?
—  Ah etooo… —  Kame pensó un poco — sumimasen, chotto… mañana es un día un poco complicado para mi, por lo que te había dicho de la junta con Takigawa Hiroto san… —  aprovechó para sacar ese tema y medir si Nino realmente le ayudaría.
—  Oh, claro, claro —  y Nino contestó tan tranquilo —  hablé con él ya, y comentamos lo del programa, pero me dijo que lo ve bastante difícil porque el rating es demasiado bajo incluso para esa hora, ne? Tal vez deberían pensar primero en vender más como grupo y luego definir un proyecto de programa mejor pensado…  —  decía todo eso tan seguro de sí, en tono de experiencia, sin burla, Kame no podía enojarse, pero se sintió un poco apenado de que se lo dijera tan directamente enfrente de Matsu y Sho.
—  Bueno —  Sho interrumpió a Nino y ante el azoramiento de Kame, también sin burla —  pero Kamenashi-kun tiene que pensar bien en cómo llevar al grupo en adelante, seguir inyectándole energía a cualquier proyecto, ne? porque tampoco es que estén tan estables ahora… —  buscó la opinión de Matsu.
—  Hai, hai —  y Matsu continuó dejando a Kame completamente perplejo de que también hablara en serio y sin burlas —  pero en realidad tú decides muy poco… —  le habló directo— vaya, eres el rostro embajador y consigues muchas cosas, pero las decisiones finales pues la toma el manager, eso está bien, y aunque tienen razón, de que las cosas en KAT-TUN no parecen ir del todo bien, el productor que le pusieron ahorita es mucho mejor que el anterior, al menos recuperó números en ventas y los sacó de la crisis tras la salida de Akanishi, y luego el terremoto… creo que solo hay que darle un poquito de tiempo…
—  Uhm, tal vez ese programa no sea la mejor opción para una segunda temporada, ne —  Nino siguió —  sería importante que lo platicaran bien entre todos y mejor se dedicaran a subir de nuevo el nombre de KAT-TUN… lo que tienes que hacer con tu carisma es colocar las canciones del grupo en doramas y animes que sepas de antemano que van a hacer populares, así como lo de Youkai Ningen Bemu ¿ne?
—  Uhm, de esa forma podrían recuperarse completamente de la pérdida que sufrió el grupo —  Matsu opinó —  necesitan quitarse de alguna manera la sombra de Akanishi de encima…
Se hizo un silencio, los tres miraron que Kame se había quedando dándole vueltas a todo lo que le habían dicho. Vieron que se sentía halagado, y que le habían despertado el respeto. Sho y Matsu, asintieron ante Nino, que agradecido con ellos de ayudarlo a que el invitado se sintiera bienvenido y ayudado, como quizá nunca antes se había sentido cerca de Arashi, se levantó para ofrecer un brindis.
—  Buenoooo —  Nino levantó su copa —  no hablemos más de trabajo hoy, ne? Campay! —  la chocó con la de Matsu y la de Sho y luego se detuvo un segundo cuando se hubo encontrado con la de Kame mirándolo a los ojos muy fijo y notando que todo el recelo que Kame había traído en la mirada, empezaba a desvanecerse —  gracias por venir, ne? —  le guiñó un ojo y lo vio asentir levemente sonrojado.
…………………………
Tras la cena, Nino los había invitado a pasar hacia el tatami y había servido un poco de té, prendido incienso y llevado un platito con mochi. Una vez más se había sentado junto a Kame que los tres de Arashi podían notarlo, dirigía su mirada con más frecuencia hacia él.
—  Uhm —  Matsumoto contaba presumido sobre Tackey—  y luego fue de llorón con Takuya senpai, el baka creyó que eso lo libraba del castigo —  se rieron, incluso a Kame se le salió una sonrisa y entonces, Nino aprovechó que ya se había relajado para sacar el teléfono secuestrado.
—  Te habló un montón de gente —  se rió sin soltarlo todavía sino solo mostrándoselo —  pero solo contesté las llamadas que me parecieron importantes —  le explicó divertido de cómo se transformaba el gesto de Kame a uno de intriga absoluta —  tu mamá muy linda, ne? Hasta me invitó a comer el sábado por el cumpleaños de tu abuela —  revisaba las llamadas mostrándole a Kame la pantalla —  y esa chica Yuki… —  buscó la reacción en los ojos de Kame en los que se asomó una ligera tensión —  dijo que no podrá verte el fin de semana porque se va de viaje con sus amigas de la escuela, pero que te llamaba mañana…—  siguió más fascinado de que Kame no le quitara el teléfono de la mano y solo viera la pantalla junto con él —  Akanishi habló dos veces, pero a él no le contesté, y Johnny… —  vio que Kame dejaba de ver la pantalla y lo veía expectante a los ojos —  él me dijo que le avisara si te quedabas hoy aquí conmigo o volvías a tu casa para saber si se va de viaje tranquilo o te espera temprano en la empresa… —  Nino jaló la mano de Kame y puso el teléfono en ella —  también le contesté a tu amiga Rina, me dijo que ya había llegado a Sidney y que no podrá hablar en estas semanas, pero que por favor te pasara su recado…
—  Sugoi ne —  comentó Sho —  son un montón de llamadas personales, a mí, mi madre me habla cada dos meses —  rió —  y chicas, pues solo Mimi chan…
—  ¿Yuki es tu novia? —  Matsu preguntó.
Pero Kame solo se había quedando viendo el teléfono en su mano sin saber cómo reaccionar. Quizá debería enojarse, pero Nino le había pasado todos esos recados muy amable, y al parecer no había dicho a nadie nada que lo metiera en problemas, aunque eso que había dicho de Johnny…
—  ¿y de trabajo no le habló nadie? —  Sho se extrañó —  o esas no te pareció importantes contestarlas? —  se rió recibiendo la risa de Nino también.
—  Baka —  Nino contestó a Sho y luego se volteó hacia Kame —  todas las llamadas de trabajo se las pasé a tu manager y él las atendió, me dijo que si había algo que consultar contigo marcaba como a las 7, pero ya son 9:30 y no habló así que supongo que todo está en orden… Ah, claro, y como le dije que yo tenía tu teléfono, me dijo que entonces él hablaría con las personas que te había pedido que hablaras para lo del live y con Makino san para lo de la entrevista…
—  Sou desu ka —  Kame estaba muy sonrojado y solo dejó el teléfono sobre el tatami, en una orilla, y quedó cabizbajo —  arigatou gozaimasu —  tomó la taza de té y trató de ocultarse en ella, sentía vergüenza de que Nino se hubiera enterado de todo eso de su vida, pero al mismo tiempo estaba halagado de que hubiera dedicado tanto tiempo, ese día, a él.
—  Deberíamos ver una película ¿no? —  Matsumoto se levantó, recogió las tazas, el té, y salió del cuarto de Tatami —  ¿puedo, hermano? —  fue hacia la pantalla de televisión que medía como 120 pulgadas.
—  Claro —  contestó Nino sin despegar su vista de Kame que seguía cabizbajo, y luego, sonriendo cuando Sho se levantó también, y fue con Matsu.
—  Ah, yo quiero meterme al ofuru ¿se puede? —  lo oyeron decir.
Y entonces, como Kame sabía que pasaría, Nino se acercó a él.
—  ¿Me das un beso? —  le preguntó muy coqueto y al ver que Kame no reaccionaba, se acercó aun más y se lo dio él, sumamente dulce.
Kame vio que las puertas del cuarto del tatami se cerraban y que de inmediato Nino lo hacía recostarse y trepaba encima. Bien, tenía que decidir, decir que sí o que no, demasiadas cosas dependían de ese instante.
—  ¿Vas a quedarte? —  Nino preguntó empezando a desabrochar los botones de la camisa de Kame, quien en vez de negar, se decidió por relajar sus brazos a los costados dejando al senpai seguir hasta donde quisiera.
—  ¿Quieres que me quede? —  contestó así, queriendo librarse de tener que aceptar.
—  Quiero que quieras quedarte —  pero Nino interrumpió lo que hacía, retrocedió y quedó montado sobre Kame mirándolo —  pero si no estás seguro no pasa nada, no te levantaré ningún reporte ni cosa parecida, y si quieres que le diga a Johnny que te quedaste, puedo hacerlo…
Kame, porque de verdad no quería decir nada, cerró los ojos, y se humedeció los labios incitando a Nino a seguir…  y este, complacido, solo se sonrió y bajó a darle el beso que pedía, terminó de quitarle la camisa,  y pronto lo provocó suficiente para que también participara.
Y claro, Nino debería haberlo imaginado, ne? provocar a Kamenashi Kazuya cuando se trata de este tipo de cosa… ¡uf! Hacía un calor insoportable… Cuando Kame abrió los ojos, parecían dos flamas que crecían en brillo con su sonrisa, el diablo había despertado… Nino no pudo evitar sonrojarse, el sumiso kohai de minutos anteriores ya no estaba ahí, y ahora un fulguroso y  experto habitante de lo bajos mundos del deseo le proponía una serie de juegos y aventuras que lo volverían loco. A Nino también le gustaban las travesuras y las sorpresas, pero Kame, sin duda lo aventajaba…
Jugaba sus dedos sobre su abdomen, sus labios sobre su rostro, su piel en su piel… y hacía que incluso el sudor le supiera a vida, y que su sexo palpitara. Estuvo a nada, un segundo más y hubiera sucedido, de dejarse convertir en víctima de esa tortuga del mal. Estuvo a punto, de dejarlo entrar en sí sin siquiera darse cuenta… Pero no sucedió.
Matsu, quien bien conocía a Kame (por historias pasadas, chismes y otros encuentros) les espiaba preocupado de que Nino saliera lastimado tras meterse sin ver en aquel incendio, y cuando vio lo que estaba por suceder, entró al cuarto de tatami sin preguntar
—  Hermano —  llamó a Nino un poco serio quitándole a Kame de encima jalándolo del cabello —  hazlo tú ¿quieres? Si empiezas así con él, será esta la única vez y mañana estarás que te das un tiro.
Y Nino completamente sonrojado, pero comprendiendo lo que Matsu le decía, asintió, respiró varias veces, y luego agarró a Kame pidiéndole a Matsu que lo soltara. Después, con una seña hizo salir a Mtasu del cuarto, y se concentró en seguir él con aquel juego, hasta haber conquistado a Kame, tan de pronto, al fondo, arrancándole ese gesto de “entre sufrir y provocar” del que tanto había hablado Johnny. Era hermoso, sensual, brillante…
Quedó tan agotado que solo se recostó a un lado a mirar el techo por varios minutos.
—  ¿Dónde aprendiste a hacerlo así, eh? —   le preguntó a Kame que a un lado con los ojos cerrados, recuperaba su propio aliento pensando en lo bizarro que había sido eso de que Matsu hubiera entrado a dar su opinión y cambiar las cosas. Por todos era sabido que Arashi era sin duda, el grupo más unido de la JE, pero eso era demasiado, ne?
—  ¿Eh? ¿nani? —  Kame volteó a verlo y lo descubrió sonriente y aún ruborizado, tan tierno.
—  Ie, nada… ¿vas a quedarte? —  Nino preguntó recobrando la compostura, y levantándose a vestirse. —  si te quedas te presto una pijama, y si vas a irte te paso tu ropa…  ¿Qué quieres?
Kame en silencio pensó unos segundos y luego se incorporó y volvió a su actitud aniñada y obediente de buen aprendiz.
—  Etooo, ie, yo… creo que mejor regreso a mi casa porque… los demás chicos de KAT-TUN se quedaron allá y… —  explicó.
Nino, muy delicado, le pasó su ropa.
—  Ok, douzo, te espero allá afuera, ne —  le guiñó un ojo y salió del cuarto de tatami.
Kame apuró a vestirse y salió también
—  ¿Te llevo? —  Nino lo recibió en la sala sentado a un lado de Matsu y Sho que ya en pijama, miraban la televisión y tomaban té.
—  No, como crees, traigo carro, no te preocupes —  Kame contestó volviendo a ponerse un anillo que en el relajo se le había caído.
—  Ok… —  y Nino se levantó, fue por la chamarra de Kame para ayudarlo a vestirla y se puso una él. —  te acompaño a tu carro —  le propuso.
—  Ja matta —  Kame se despidió de Matsu y Sho sin querer mirarlos, pero estos no parecían prestarle mucha atención pues ambos seguían clavados en la película.
—  hai matta ne —  susurraron a coro sin voltear.
…………………………………….
A las 11:22, Kame entró a su casa recibiendo las exclamaciones de desilusión de los KAT-TUNes.
—  ¡No puede ser!—gritó Ueda —  ¿si volviste? Yo de verdad pensé que el senpai podría enamorarte…
—  Cuéntanos —  Koki fue a la puerta a recibirlo —  ¿cómo fue todo?
—  ¿Te preparó de cenar o pidió algo? —  Ueda estaba chismoso
—  ¿Estaba solo? —  y Koki de nuevo
—  Anda Kazuya no seas mamón, cuéntanos… —  Ueda
—  Déjenme llegar al menos, ne? —  Kame dejó la chamarra a un lado y fue a sentarse con ellos a la sala.
—  Yo solo quiero saber una cosa —  Maru llamó su atención —  ¿si te dio tu teléfono?
—  Hai —  Kame contestó al instante, pero al mismo tiempo se quedó helado con esa pregunta llevándose las manos a los bolsillos, y luego parándose para buscarlo en la chamarra y quedar cabizbajo e incrédulo ante esta, al darse cuenta de que no lo traía. Se sonrojó recordando el momento en que lo había puesto sobre el tatami.
—  ¿Kame? —  Maru, Koki y Ueda esperaban.
—  Soy un idiota —  murmuró cerrando los ojos.
………………………………..

4 comentarios:

  1. o.o kame!!!!!!!!! me gusto al principio pense k nino lograria enamora a kame, bueno lo hizo pero menos mal k matsumoto llego ^o^ jin jin llamo a kame wiiiii me gusto y m ñeere el siguiente cap =D

    ResponderEliminar
  2. ieee!!! KAME!!! asdasdasd me encanto fascino lo ame!!! hahahaha Jolotl!! soy tu fan number one!!! hahahaha

    oks oks ahora me dedicare a decir KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!! despues de leer esto mi quiere chantajear a Kame *O*

    asdasdasd Kame al principio ni queria hahahaha pero la pasion, los calores, no estava jin y pues el necesita amor ne? asdasdas hehehe me encanto la pareja jajajaja hablando que ahora si se que es KazuxKazu XD

    KAME baka ¬o¬ olvidaste el cel asdasdsd demo hay excusa XD

    asdfasdasd demo demo demo JIN se enterara?? no se pierdan el siguiente capi por este canal... spera ya hay capi me ire a leerlo luego comento en ese oks *O*

    por mientras ame este :D

    ResponderEliminar
  3. Tortuga del mal... algo asi como enano del mal....
    Holisss!!!
    Bueno llevo poco tiempo en conocer a ARASHI( mi grupo favorito) y KAT-TUN(mi segundo grupo favorito)
    Nunca me habia puesto a pensar que Kame y Nino harian una pareja tan WOW!
    Soy Ninowife de kokoro!! :3 y Amo el Ohmiya y el Matsumiya....
    PERO PEROOO!!! Creo que el KazuxKazu si existe!!!
    Lo seguire leyendo!!

    ResponderEliminar
  4. Woauuuu este Fic tiene años y yo apenas lo estoy leyendo, no he leido suficientes fic donde Kame este emparejado con los arashos, sin duda mi favorito es Akame!!!
    Gracias por la creacion de uno con KazuxKazu <3 los amoooo pero en Fic prefiero con Akame o Pikame...vere como va la historia!!! y bueno tratare de escribirte en cada capi!!!!

    ResponderEliminar