Seguidores

miércoles, 4 de enero de 2012

A.Kame en medio de la Tormenta. Capítulo 2: Espera... ¿qué está pasando aquí?

—  ¿Hontou? —  Matsu soltó la carcajada —  ah pero que baka es, eso quiere decir que su inconsciente se enamoró de ti hermano —  rió más cuando Nino le hubo enseñado el teléfono.
—  ¿Qué hago? ¿contesto? —  Nino se había dado cuenta porque el teléfono sonaba.
—  Pues seguro es él, no creo que nadie le hable a esta hora y si no dice ahí quien es, seguro que es él.
—  Uhm, eso sí, pues veamos —  Nino se animó —  ¿moshi, moshi?
—  Hai… —  una voz muy dudosa del otro lado —  ¿Kame?
—  Ie, Ninomiya Kazunari desu ¿dare desu ka?
—  ¿Ninomiya? —  la voz estaba realmente desconcertada —  soy Akanishi… ¿está Kame contigo?
—  ¡Akanishi! —  Nino miró a Matsu un segundo y éste, solo subió las cejas curioso y luego no pudo evitar reír al oír lo que Nino respondía —  Ah, es que Kame acaba de meterse al ofuru ¿quieres que vea si puede contestarte o le hablas como en una hora?
—  ¿Al ofuru? Ah etooo… ¿estás en su casa? —  Jin no entendía qué estaba pasando ahí.
—  No, estoy en la mía —  y Nino jugó a desconcertarlo más. —  ¿quieres que le pase algún recado?
—  Ah etooo… — a Jin empezó a dolerle la cabeza —  no, no… bueno, si cuando salga del ofuru puede llamarme…
—  Vale, le diré en cuanto salga —  Nino se sonrió maloso —  ¿de dónde me llamas? ¿le digo que te marque a tu tel o a donde?
—  Si, a mi tel, hai… —  Jin contestó —  ahorita marqué de acá porque le llamé dos veces hoy de mi número y no me contestó, pensé que quizá se lo habían bloqueado…
—  Ah, no, es que olvidó el teléfono aquí en la casa, pero ya mañana seguro lo traerá, si no te puede hablar hoy pues márcale mañana —  Nino siguió —  ¿ne?
—  Hai, arigatou… —  Jin no entendía lo que oía “¿lo olvidó aquí en la casa?” ¿eso qué demonios significaba? No, no era posible que Kame y Ninomiya… ¿o sí?
—  Jaa, bye bye, le paso tu recado en cuanto salga ne, te dejo que está entrando otra llamada, bye.
Y Nino colgó riendo y contestó la otra llamada que sí, realmente estaba entrando.
—  ¿Moshi moshi?.
—  Hai, Yuki desu… ¿todavía tienes tú el teléfono de Kazu?
—  Ah, hai, sumimasen —  Nino  puso el altavoz para que Matsu y Sho también oyeran —  es que no pude verlo hoy para devolvérselo, pero ya le avisé que le habías llamado y lo del fin de semana, comentó que se alegraba de que tuvieras planes con tus amigas…
—  Ah, oh, vaya… —  Yuki se puso un poco seria al oír eso.
—  Pregúntale si es su novia —  Matsu susurró a Nino.
—  ¿Tú eres su novia? —  Nino hizo caso al momento.
—  Ah, ¿novia? Bueno, no sé, no es exactamente eso, él siempre tiene mucho trabajo y quedamos en que solo… bueno, él y yo éramos novios, pero está demasiado ocupado y luego con lo que pasó con Akanishi…
—  Oh claro eso, ha de haber sido muy difícil para ti, ne? —  Nino dijo eso con la esperanza de que ella soltara más información y Yuki, cayó redonda.
—  Pues sí, teníamos una relación muy bonita, pero luego cuando se encontraron en ese viaje pues todo renació entre ellos y… yo no quiero estar compitiendo con un hombre, la verdad… —  Yuki se soltó a llorar —   sumimasen, no debí estar diciéndote todo esto, tú eres su senpai,ne?
—  Hai, pero no te preocupes, yo sé todo de Kazuya-kun, y si puedo ayudarte en algo será un placer para mí porque todas las personas importantes para Kazuya kun, son importantes para mí —  casi no pudo aguantarse la risa.
—  Oh, arigatou —  Yuki seguía llorando —  él es muy afortunado de que sus senpais lo quieran tanto, y de haber podido recuperar a Akanishi kun, aunque eso signifique que yo lo haya perdido para siempre…
Sho, Matsu y Nino no cabían en sí de la perplejidad. ¿Kame había vuelto con Jin y ninguno lo sabía? ¿Andaba con él y aún así se había dejado seducir por Nino?
—  Sou desu ka —  Nino no sabía cómo preguntar, pero moría de curiosidad —  pero Kazuya kun en realidad no ha recuperado a Akanishi, ne? Solo son amigos ahora… —  probó.
—  Pues Kazuya kun dice que no hay nada entre ellos, pero yo sé que se ven una vez al mes… los he visto…
—  ¿Los has visto? —  Nino no pudo ocultar la sorpresa.
—  Sí, gomen —  Yuki lloró más —  pero no le digas que lo sé, y tampoco lo castigues yo no voy a decirle a nadie nada sobre eso, no es que él no se cuide, solo que yo sabía dónde buscar, y el que busca siempre encuentra, pero no lo hacen en lugares donde puedan crear un escándalo, de verdad, no lo castiguen…
Matsu, Sho y Nino tenían la boca y los ojos tan abiertos.
—  No, bueno, no te preocupes, y de verdad espero que no le digas a nadie porque entonces sí que se va a meter en un problema ne? —  Nino siguió.
—  Hai, sumimasen, no molesto más, gracias y adiós, ya no le marcaré. —  y llorando colgó.
—  No puedo creerlo —  Sho se levantó y empezó a caminar de un lado a otro.
—  Ni yo, ni tampoco que nos hayamos enterado así —  Matsu se reía aunque elucubrando —  pero… Nino de mi alma, Kazuya Kamenashi se ha equivocado mucho esta vez si cree que puede jugar contigo así, ne?
—  No, a ver, calma —  Nino estaba confundido —  primero, vamos a ver cómo reacciona cuando le preguntemos, porque si está dispuesto a engañar a Jin conmigo, quizá, está dispuesto a dejarlo, ne? Tal vez, por fin, Kamenashi Kazuya, se aburrió del estúpido AKame…
—  O tal vez, solo estuvo contigo porque eres su senpai - -Sho le cortó la emoción a Nino —  ne?
—  Y suena de nuevo… -- Matsu miró de roejo el teléfono de Kame —  los tiene bien entrenaditos de a qué horas hablar ¿eh?
—  Moshi moshi? —  Nino contestó de nuevo
—  konbanwa, Ninomiya kun? —  era la mamá de Kame.
—  hai, okaasan, sumimasen, todavía no le devuelvo su teléfono a Kazuya, no pudimos verlo hoy y…
—  Ah, ya entiendo, no te preocupes, entonces luego le marco, pero por favor, si puedes avisarle que le habló su amiga Rina que llegó a Sidney, es que ella no tiene el número de casa de Kazuya kun y yo tampoco porque lo cambia a cada rato y ahora, bueno, perdí el último…
—  Sou desu ka, yo tampoco lo tengo a la mano, pero le aviso a Kazuya kun en cuanto me encuentre con él, ne?
—  hai, arigatou! Y de verdad espero que puedas venir el sábado a la fiesta, sería para nosotros un honor tener a uno de los chicos de Arashi en casa.
Matsu y Sho tuvieron que taparse la boca de nuevo para parar la risa.
—  Oh, okaasan, arigatou, ne? Haré todo lo posible para ir con ustedes.
-- hai, onegaishimasu, te esperamos, ne? Arigatou gozaimasu!
—  Arigatou, bye bye —  Nino colgó y Matsu y Sho soltaron una nueva y estruendosa risa.
—  La vida de Kamenashi es realmente una caja de sorpresas - -Matsu miraba el teléfono intrigado —  así que para su familia sería un honor tener a alguno de nosotros en casa, ne? — rio más —  la gracias que le hará eso a Kame-chan… ¿Otra vez? —  el teléfono sonaba una vez más.
—  Moshi, moshi? —  Nino preguntó.
—  Hai nanka… —  era Kame —  Kazuya desu…
—  Ah, Kame chan… —  Nino se sonrió hacia sus compañeros —  ¿por qué lo dejaste aquí? ¿quieres que nos veamos de nuevo?
—  Gomen, ne —  Kame estaba realmente apenado —  ¿podría pasar temprano por él?
—  Neeee —  Nino pensó un poco —  mejor paso yo por ti temprano ¿ne? Me quedé pensando que eso será mejor para que Johnny nos vea llegar juntos…
—  Uhm, —  Kame no se oía muy emocionado con eso —  ok, ¿a qué hora?
—  5:30, porque yo tengo que estar a las 7:30…
—  Demo, de mi casa a la empresa se hacen 20 min.
—  Uhm, pero me invitarás a desayunar al menos ¿no? —  Nino se la soltó tan de improvisto que Kame casi se atraganta.
—  Oh, claro, claro… a desayunar… —  Kame vio de reojo a Maru, Koki y Ueda que lo oían expectantes. —  5:30 entonces…
—  Hai, y etooo… te habló tu mamá otra vez, y un par de personas más, pero mañana te doy los detalles, ne? Digamos que quiero preguntarte algunas cosas…
—  ¿Cosas? —  Kame se dejó caer en el sillón sintiendo que lo invadía la angustia…
—  Uhm, pero quiero hacerlo en vivo, te veo mañana a las 5:30, ne? Y… —  quería probar, sondear un poco… —  si te pones un mandil para recibirme te prometo no secuestrar tu teléfono el resto del día. ¿qué dices? —  esperó un par de segundos…
—  Hai, hai, me lo pondré para ti, ne? —  Kame contestó condescendiente.
—  Hontou? — Nino no podía creer esa respuesta y Matsu y Sho a todas luces concordaban con su sorpresa. —   arigatou, ne, entonces paso 5:30,bye bye.
—  Bye Nino —  Kame colgó y volteó hacia Ueda, Koki y Maru que esperaban curiosos.
—  Si lo está contestando, ne? —  Maru subió las cejas…
—  Hai… —  y Kame suspiró muy profundo preguntándose si algo bueno podría salir de todo eso.
—  Sou nan da —  Ueda se levantó y empezó a caminar de un lado a otro —  ¿va a venir a desayunar?
—  Quizá sea mejor que nos vayamos entonces, ne? —  Koki también se levantó.
—  No, no, quédense —  pero Kame los retuvo —  no hay problema, desayunaremos todos juntos. —  no quería que se fueran y que él tuviera que recibir a Nino a solas.
—  Hontou? —  Maru también se había levantado.
—  hai, hontou desu, onegaishimasu! —  y Kame se fue hacia la cocina—  ¿quieren cocoa? —  se puso a prepararla con la mirada perdida.
………………………………….
Nino salió junto con Matsu y Sho de su casa a las 5 de la mañana, estaba un poco nervioso de nuevo, se le notaba porque sonreía muy poco y tenía la vista despistada, Matsu y Sho, se daban cuenta, y solo intercambiaban miradas preocupadas.
—  ¿Y si vamos con él? —  Sho preguntó a Matsu en voz baja.
—  Sería un poco raro, ne? Pero tal vez podemos ir sin que se dé cuenta y hacerle guardia por si cualquier cosa. ¿Tienes tiempo?
—  Hai, pues hasta las 7:30, igual que todos. —  Sho estuvo de acuerdo.
—  Jaa matta! —  Nino se volteó para despedirse de ellos y subió a su auto sonriendo al ver que sus amigos le deseaban suerte con señas de paz.
¿Kamenashi kun estaría jugando con fuego o había sentido algo la tarde anterior? ¿de verdad todavía estaba saliendo con Akanishi kun? ¿de verdad se atrevían a jugar así contra las órdenes del jefe? Estaban locos, en Arashi siempre habían sido obedientes, y cada vez que se enteraban de lo que hacían esos dos… pero la forma en que Kame se había portado con él, eso no podía ser solo actuación ¿o sí? Nino estaba confundido… cuando llegó frente al edificio donde vivía Kame  se preguntó si en realidad no debería hacer caso a sus amigos y olvidarse de ese chico antes de acabar enredado en uno de esos problemas que siempre rondaban a KAT-TUN, y aun cuando pensó eso, simplemente quería estar con él, y en lugar de huir, hizo una llamada misteriosa y bajó del auto para subir al departamento de Kame y desayunar ahí.
…………………………….
—  ¿Dónde? —  Koki quería hacer caso a las órdenes de Kame, pero simplemente no entendía dónde poner el plato con el pan y Kame estaba tan pero tan nervioso, tan apurado, que era muy difícil que no pasara lo que ocurrió tras esa pregunta.
—  Pues ahí Tanaka! —  le gritó desesperado —  en la jodida mesa ¿es tan difícil? —  y con esa explosión agitó la mano de tal forma que empujó un poco una jarra de leche sobre la barra y esta cayó rompiéndose en mil pedazos y ensuciando todo el piso tanto del lado de la cocina como del comedor. —  mil veces mierda —  Kame se cubrió los ojos con las manos a punto de volverse loco y Maru se acercó a calmarlo, aunque haciéndolo enojar más con su media sonrisa llena de burla.
—  Ten cuidado con los estúpidos vidrios —  Kame le pidió
—  Cálmate, ne? No pasa nada, tú acaba de hacer el desayuno —  y Maru fue a buscar un trapeador y una escoba —  Ninomiya va  a llegar en menos de cinco minutos así que deja de ponerte histérica y acaba de hacer eso.
Kame se concentró en terminar de cocinar el huevo, servir la leche de nueva cuenta, cortar un poco de queso y jamón, escurrir las verduras, servir el miso y el arroz.
Maru se dedicó a limpiar la leche derramada y recoger los vidrios, Koki mejor se sentó a leer una revista en un sillón y Ueda fue a elegir algo de música mirando de reojo a Kame que de verdad parecía que iba a recibir al mismo Johnny en casa o al Primer ministro de Japón.
—  ¿Nos levantamos nerviositos, ne? —  comentó sacando un disco de clásica de una caja.
Y el timbre sonó en aquel instante, mientras Kame vertía el miso en el último plato.
—  Justo a tiempo —  dijo temblando, aunque ocultando un poco todo el nervio recargando las manos en la cadera, super kakkoi como siempre. —  ok, douzo —  los invitó a sentarse todos a la mesa, fue a un espejo a checar que le quedara bien el mandil y luego fue a abrir la puerta.
—  Ohayou gozaimasu —  recibió la maleta que Nino le pasaba y la puso a un lado para después ofrecerle unas sandalias para que ocupara en lugar de sus zapatos que ya se había quitado —   douzo, justo acabo de servir —  le abrió paso, pero Nino, al ver que Kame no estaba solo, sintiéndose un poco enojado por ello, decidió que quizá sí se aprovecharía un poco de que él, era un senpai, y tras ver que Kame, sí que traía un mandil puesto, y lo veía con tanta sumisión, se le ocurrió ser un poco malo.
—  Oh, arigatou, ne? —  y lo agarró del mandil para jalarlo hacia sí y provocar un beso que dejó a Kame completamente sonrojado porque supo, que Ueda, Maru y Koki se habían quedado estupefactos viendo aquello. —  ¿te hice que te levantaras demasiado temprano con esto del desayuno, ne? Pero es que yo no sabía que tendrías que preparar para tanta gente —  le dijo todo eso muy muy cerca, le dio otro beso, y luego se adelantó para ir hacia la mesa —  ey ohayou! —  saludó a todos y se sentó en la cabecera —  ¿se quedaron aquí? —  les preguntó a los tres de KAT-TUN que se habían puesto un poco bastante tensos. —  o… ¿viven aquí? —  bromeó tomando un pedazo de pan y sonriendo cuando vio que Kame se había ido volado a la cocina y ya volvía para servirle café recién hecho, negro, y por supuesto, primero a él.
—  No, nos quedamos ayer porque era noche de reunión, siempre lo hacemos, una vez al mes o así, y ahora tocó en casa de Kame, pero como tuvo que salir, lo esperamos acá, hasta que volvió… —  Maru contestó tratando de parecer casual, pero era muy obvio que estaba tenso.
—  Sou desu ka —  Nino se sonrió viendo cómo Kame le servía la ensalada, el jamón, le acercaba el arroz, el miso y todo para él, primero… —  bonita casa ¿ne? creo que nunca había venido… —  comentó viendo alrededor sin enfrentar las miradas de Koki, Ueda y Maru que no se quitaba de encima, y jugando a encontrarse con la de Kame que seguía muy esquiva y nerviosa.
—  Arigatou —  Kame agradeció y se sentó a su lado haciéndolo sonreír aún más, pues se dio cuenta, que solo a él le había servido el desayuno, y que el resto de los presentes se servían solos.
—  Ok, Itadakimasu —  Nino esperó el eco de sus kohai y empezaron a comer en silencio. —  uhm, oishiii —  halagó a Kame —  ¿y qué ya estás listo o todavía vas a cambiarte o algo?
—  Solo me quito el mandil y estoy listo —  Kame contestó.
—  Sou ka ¿es muy lindo, ne? ¿dónde lo compraste? Yo estoy buscando uno para remplazar uno que quemé en un momento de idiotez… y de verdad tengo que comprar uno antes de recibir cuatro el día de cumpleaños —  se rio —  ya me advirtieron los chicos —  les dio a entender que si no lo conseguía Arashi se encargaría de darle una colección entera.
Todos rieron relajándose un poco.
—  Uhm —  siguió divertido de sentir que les imponía aún cuando todos eran más altos que él —  honto oishiii, ne? —  dio otro bocado.—  Ah y antes de que lo olvide —  Nino sacó el celular de Kame y se lo pasó —  te habló Akanishi kun anoche, estaba un poco preocupado de que no le contestaras y habló de un número que no era el suyo, le contesté por eso, y pareció un poco extrañado de que yo, ya sabes, tuviera tu teléfono—  señalaba tan en calma hacia éste con los ojos bien atentos al temblor en las manos de Kame que este trataba de disimular.
—  ¿Honto ni? Sou desu ka, hace tanto que no sé nada de él ¿estaba bien?
—  Uhm —  Nino hizo un movimiento de tal forma que consiguió que Kame lo viera a los ojos —  pero le dije que estabas en el ofuru y se desconcertó un poco.
Kame tragó saliva con dificultad sintiendo las miradas de todos encima, pero sobre todo la de Nino que parecía atravesarlo acusativo como una aguja…
—  Oh… en el ofuru, ne? —  bajó la vista de nuevo y quedó viendo el teléfono sin saber qué más decir.
—  Hai —  y Nino estiró su mano y volvió a agarrar el teléfono sonriendo ante la ansiedad de Kame quien solo apretó los puños para resistir el impulso de evitárselo y luego entrecruzó sus dedos. —  solo era una broma ¿te metí en algún problema? —  Nino entornó la mirada exigiendo una respuesta, mientras el resto de KAT-TUN se concentraban sospechosamente silenciosos en comer.
—  Ie, ie, —  Kame se disculpó al instante —  solo que… bueno hace mucho que Akanishi kun y yo no nos vemos, y probablemente le pareció extraño que tú contestaras, ne?
—  Uhm —  Nino se sonrió —  bueno… y… ¿tú a qué hora tienes que estar en la empresa? —  le preguntó y dio el ultimo bocado a su desayuno.
—  A las 7:30 también —  Kame respondió.
—  So —  Nino miró el reloj —  entonces todavía tenemos una hora, ne? ¿vamos a tu cuarto? —  preguntó con una sonrisa inocente y una mirada tan fuerte que Kame, tras un par de segundos de perplejidad, solo asintió sin pensar, como siempre le pasaba cuando no sabía qué hacer.
—  Douzo, douzo —  Ueda se levantó —  nosotros recogemos la mesa —  lo animó buscando complicidad en Maru y Koki que al instante se pusieron a la tarea de ayudar.
………………………………..
—  Ah caray ¿ese es Akanishi? —  Sho le pasó los binoculares a Matsu mostrándole una motocicleta que se había estacionado frente al edificio.
—  No jodas, hermano, entonces sí es cierto ne… —  se bajó rápido de la camioneta para tratar de alcanzarlo, pero Jin parecía traer la clave de entrada porque cuando llegaron ambos a la puerta ya no estaba por ningún lado.
—  ¿y tan temprano? —  Sho subió las cejas pensativo recargándose en la puerta.
—  ¿qué hacemos? ¿tocamos?
—  Será un poco raro, ne? Mejor esperamos que Nino sepa cómo tratar la situación.
—  uf, te juro que si al rato Nino se siente mal o algo, le voy a dar a ese Kamenashi una lección que no va a olvidar en su vida…
…………………………………..
—  No lo va a soltar, ne? —  opinó Maru recogiendo los platos —  algo pasó ayer que Kame no nos contó …
—hai, lo mismo iba a decir —  Ueda agarraba los vasos.
—  Y algo está pasando ahorita que tampoco nos va contar ne —  Koki estaba sumamente celoso de que Kame se hubiera ido a encerrar a su cuarto con Nino.
En eso se oyó que golpeaban en la puerta y los tres se quedaron en pausa.
—  ¿Quién será a esta hora? —  preguntó Maru acercándose para ver si podía asomarse y con Ueda y Koki detrás.
—  ¿Se ve?
—  Es Jin —  Maru volteó a verlos —  ¿qué hacemos?
—  Ábrele y dile que Kame no está, que se acaba de ir… que solo estábamos recogiendo antes de alcanzarlo en la empresa… —  Koki propuso.
—  Ok… aunque —  Maru tomó aire —  en fin, a ver qué lo trae por acá —  y abrió la puerta —  ¡Jin! Qué sorpresa
Jin se asomó y quedó viéndolos a los tres un poco sorprendido.
—  Hola… —  parecía venir dispuesto a golpear a alguien y completamente desconcertado de encontrar a esos tres ahí metidos. —  ¿y Kame? —  preguntó aún sin quitarse los zapatos.
—  Se acaba de ir —  Maru contestó —  tenía una junta a las 6, y nosotros estamos levantando antes de alcanzarlo… nos quedamos acá porque… estuvimos jugando videojuegos anoche… —  mintió alegre.
—  Sou desu ka —  Jin se quitó los zapatos y entró revisando alrededor con la mirada y descubriendo el teléfono de Kame sobre la mesa donde se quedó mirando fijo.
—  ¿y solo ustedes cuatro? —  preguntó un poco serio.
Koki, Ueda y Maru intercambiaron miradas preocupadas al ver que Jin veía el teléfono seguramente pensando que era mentira que Kame no estaba, y en eso, antes de que contestaran cualquier cosa, el teléfono de Kame empezó a sonar. Jin sin pensarlo, lo agarró y contestó lo más calmo que pudo.
—  ¿Moshi, moshi?
—  ¿Nino? ¿por qué demonios no traes tu teléfono? ¿cómo va todo? Vimos que había llegado Akanishi kun ¿todo bien? —  era Matsumoto que con el puro moshi, moshi, no había reconocido que no se trataba de Nino.
—  ¿Matsumoto senpai? Ah, no, Akanishi desu —  Jin contestó ya encabronado y mirando hacia la puerta del cuarto de Kame —  ¿Quiénes me vieron entrar o qué, apoco están allá afuera?
Maru, Koki y Ueda se pusieron pálidos.
—  ¡¿Akanishi?! —  Matsumoto se quedó de piedra y más aún cuando oyó que este le había colgado.
Jin, sin mirar a ninguno de sus ex compañeros, fue directo al cuarto de Kame, y tras respirar muy, pero muy profundo, abrió la puerta sin tocar.
……………………………………………………..

4 comentarios:

  1. nino bakaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que jin no vea nada malo T-T

    ResponderEliminar
  2. heeeeeeeee!!! PORQUE Contestas telefonos ajenos asdasdasd ¬o¬???
    NOOOOOO!!! JIN te juro que solo lo olvido y lo de ofuru no se que es eso pero no lo esta haciendo??? XD
    sdasdasd KAME si estan saliendo porque te dejaste seducir ;O;... eeeeehhh!! Yuki es una spia secreta de FBI hahaha bueno no pero me la imagine XD

    eeeeeeEEEHHHHhhh!!!!! o.O!!! lo beso !! asdasd lo beso en frente de todos si sera descarado DX


    OH POR DIOS!!! jin que no te enseñaron a tocar asdasdasd >O<"!!! que va a ser de mi Kame ;O;!! deja ir al otro capi

    asdasdasd me fascino este ^^

    ResponderEliminar
  3. XDDD Lylly el ofuru es el baño de agua caliente, es que los japoneses se bañan (limpian, enjabonan,y demás) en un banquito y luego se meten al ofuru, osea la tina de agua a más de 40 grados a relajarse, y lo hacen diario... ^^

    ResponderEliminar
  4. woooooo!!! asdasd hehehehe si se que lo hacen diario
    pero no sabia que se llamaba asi asdasd arigato jolotl por la info ^^

    ResponderEliminar