Seguidores

lunes, 18 de junio de 2012

A.Kame en medio de la tormenta - Capítulo 8: Bienvenida al principado

—  ¿Él vino a pedírtelo? —  a Mary se le cayeron las sospechas al oír la historia de Johnny —  ¿solo? ¿y ya lo tiene?
—  Hai, si quieres verlo, cuando gustes lo hago venir a que te lo enseñe… —  Johnny admiraba su colección de películas en una vitrina de caoba —  y ahora que sabes eso quiero que dejes de investigarlo, porque es uno de mis príncipes más queridos y no me parece que lo estés acosando con persecuciones absurdas.
—  Lo hacía por ti, pero ante esto es obvio que me he equivocado, te pido una disculpa por dudar de uno de tus… príncipes. Nunca imaginé que Kazuya Kamenashi realmente podría convertirse en uno de ellos.
—  Yo lo supe desde que lo vi en la audición… esa es la diferencia entre tú y yo hermana. —  la miró de reojo y le indicó que había acabado la conversación, a lo que Mary respondió con una pequeña inclinación de cabeza y salió de la oficina.
…………………………………….
—  ¿Y cómo pasó eso? —  Koki estaba desolado con la noticia —  ¿de verdad Kame fue a pedirle algo así a Johnny sama? —  no podía imaginar la razón.
—  Y tantos años que negó que le gustaba —  Junno opinó —  que raro chico, ne?
Maru y Ueda se miraron extrañados entre sí acordando en silencio que preguntarían a Kazuya sobre ello, era extraño… más que eso, absurdo. Ellos, que habían estado en aquel viaje donde había ocurrido el disparo, y visto a Kame perder la cabeza y los nervios en más de un encuentro con el jefe y Jin, supieron que estaba relacionado, y sus sospechas de que había sido el autor del “accidente” renacieron.
—  ¡Y hará una fiesta ne! —  Junno siguió —  osea que además está orgulloso de ello, increíble…
—  Algo está mal, no pudo haber pasado así —  Koki pensó en voz alta.
Los 4 juntos, fueron hacia el auto de Maru y se treparon en él para acudir a la invitación.
…………………………………..
—  Omedetoooooo! —  Tackey llegó gritando como loca y abrazó a Kame con una enorme sonrisa —  no sabes el gusto que me da saber que has tomado esta decisión tan importante para alguien como nosotros, Johnny estará feliz, ne? me acuerdo perfecto cuando me lo puso a mí, fue tan linda su sonrisa… —  buscó complicidad con Tsubasa que a un lado solo se mantenía serio. —  y qué? ¿seré uno de los afortunados que podrán verlo? Yo sé que es complicado, pero la verdad estoy tan orgulloso que…
—  En este caso no es tan complicado —  Takuya apareció recargando un codo en el hombro de Kame que aunque no tenía asomo de llanto, tampoco parecía contento —  se lo puso al frente, así que será fácil que todos lo veamos, ne? —  le preguntó a Kame— bastará con que te descuides y cualquiera te bajará los  pantalones —  se rió contagiando la risa a Tackey y a Tsubasa, y luego jaló a Kame hacia un rincón.
—  ¿De frente? —  Tackey dejó de reír y volteó a ver a Tsubasa intrigado.
Y Takuya le dio a Kame el mensaje del jefe.
—  Johnny habló que no vendrá, tiene un asunto que resolver con uno de los juniors, pero me pidió que te citara a las 10 noche mañana en casa de Mary sama, parece que es necesario que ella compruebe que eres uno de los príncipes ahora… —  parecía curioso por ello —  eso es muy raro… a menos de que a ella también le gustes, y eso es interesante, porque son muy pocos los johnnys que le gustamos a la reina, ne? en fin, solo quería decirte eso…
—  uhm, arigatou —  Kame contestó parco.
—  ¿Vendrá Akanishi? ¿KAT-TUN?
—  Hai, no deben tardar… —  Kame miró a lo lejos cómo Nino atendía a todos los invitados con enorme sonrisa y orgullo, toda la gente que estaba ahí desde temprano, era del tipo que de verdad sentían alegría del evento, pero… Kame pensó, faltaban los que no, ne?
KAT-TUN fueron los siguientes en aparecer, en grupo, y todos se notaron muy incómodos con el recibimiento, pues cada senpai que topaban les decía lo mismo.
—  Su líder lo ha conseguido, ne? —  dijo uno de V6 —  tal vez le vaya mejor al grupo ahora, o tal vez se olvide de ustedes ahora que ya no los necesita —  y las risas, de ese, y los que alrededor estaban.
Cuando por fin lograron llegar hasta Kame, lo rodearon preguntones, y Kame bajó la vista al piso de tal manera que todos entendieron que su “líder” no estaba ni cercanamente orgulloso de lo que estaba pasando.
—  Esto es más congruente —  comentó Ueda con largo suspiro al ver ese gesto —  no quiero imaginar la historia detrás de esto…
—  Bueno ahorita no es momento —  Maru detuvo las preguntas que estaban por salir de las bocas de Junno y Koki —  luego hacemos una reunión privada, ne? —  palmeó a Kame en la espalda —  ahora solo comportémonos como todos esperan —  lanzó una mirada a sus compañeros y uno a uno lo abrazaron fingiendo la felicitación.
Apenas hubieron acabado, el gran alboroto de Tackey recibiendo a Jin llamó la atención de todos.
—  Akanishiiiiiiiii! —  Tackey hacía tal fiesta que otros senpais intercambiaron miradas juiciosas sobre él.
—  Uhm Tackey —  Jin trató de mantener distancia —  ¿qué onditas? – preguntó lanzando su vista entre la gente hasta posarla en Kame que con los brazos cruzados lo veía llegar como había pedido, con Yamashita san.
…………………………
Nino se dio cuenta de lo nervioso que estaba Kame desde la llegada de Jin, y se sintió celoso; aunque entendiera lo que pasaba, no quería aceptarlo, y por orgullo,  principalmente por eso, no lo haría. Fue con Matsumoto y le pidió ayuda, los dos, se plantaron uno a cada lado de Kame, que aún con el reojo clavado en Jin, quien a su vez, era obvio, no lo perdía de vista, fingía hablar con Maru, con Koki… ¿Quién más estaba ahí?
—  Yo lo detengo —  Matsu le avisó a Nino pasándose a espaldas de Kame haciéndolo cortar lo que decía abrupto y voltear a ver a Nino a los ojos que de pronto recargaba la barbilla en su hombro y lo veía kawai.
—  ¿nani? —  Maru preguntó a los senpais al ver lo tenso que Kame se había puesto, y abrió los ojos muy grandes al descubrir gracias al gesto apanicado de Koki, que Matsu acababa de jalarle las manos a Kame hacia la espalda, dejándolo atrapado, y claro, indefenso.
—  ¿Qué pasa? —  Nino seguía viéndolo tan tierno entornando la mirada, un poco molesto ante cómo había empalidecido con la captura de Matsumoto —  deberías de estar orgulloso, ne?  y en cambio parece que te fuéramos a decapitar o algo así. —  se sonrió sin alegría acercándose mucho y casi pegando sus labios a los de Kame —  ¿me dejas enseñárselos yo? —  Kame sintió que Nino colaba sus manos hacia la hebilla de su pantalón y sintió como se ahuecaba su estomago hasta casi el desmayo; el vértigo, lo hizo incluso, cerrar un par de segundos los ojos; y tal vez eso, detuvo un poco a Nino que ahora, se sentía aún más celoso y enojado —  ¿Qué pasa? —  repitió a pregunta.
Kame se atrevió a mirarlo con un ruego en el gesto, con verdadera imploración, dispuesto a causarle lástima, a buscar la complicidad, y sin detenerse a pensar en las consecuencias, le pidió:
—  Por favor, Nino… no me hagas esto.
Matsumoto entonces, apretó más su captura, provocando que Kame solo agachara la mirada resignado, ya empezando a sentir la vergüenza que tanto temía, estaba en el siguiente instante…
—  ¡Gente! —  Nino se giró hacia la fiesta llamando la atención inmediata de todos hacia ellos —  Kame chan, ha sido bienvenido al principado Johnny —  sonreía —  y bueno… yo estoy muy orgulloso, ne? porque creo que es un idol ejemplar, ne? que ya merecía hacia mucho el privilegio, ne?
Jin notó que Matsumoto tenía atrapado a Kame, y la cara de ambos, la de uno amenazante, la del otro atribulado… mientras Nino hablaba, se echaba un discurso cursi sobre la empresa y el “padre” que era Johnny para todos, él solo pudo concentrarse en no explotar con un grito e ir a iniciar una pelea con “los senpais”. Malditos hijos de puta, arrogantes y malparidos eran los de Arashi y todos los imbéciles que estaban ahí festejando que otro hubiera sido atrapado en esas arenas de mierda movediza. Kame estaba llorando ¡carajo!, no tenía lágrimas, pero él conocía bien ese brillo en esa mirada extraviada, él conocía esa palidez, y esa tensión en su cuerpo, lo estaban avergonzando… ¿ante él? ¿sería cierto que de él no estar, Kame podría soportar mejor aquella situación? Pero Kame le había dicho que fuera ¡demonios! Hasta lo había chantajeado para hacerlo estar ahí. ¿Qué quería? ¿que se quedara callado? ¿Qué explotara volviendo todo un caos? Jin odiaba la impotencia de no entender, de no haber entendido nunca, si lo que Kame amaba de él era su rebeldía o era en cambio lo que más odiaba.
— …pero vaya —  Nino volvió a llamar la atención de Jin al discurso —  todos sabemos que no hay mejor persona aquí para describir el gran orgullo que este evento significa, que el mismo involucrado, así que Kame chan, my dear, te dejo al público atento, ne?.
Matsumoto se acercó al oído de Kame para dejarle caer la amenaza, y Jin pudo ver, quizá por primera vez tan claramente, ese segundo en el que Kame se activaba ese switch que a él tanto lo confundía y de pronto, como si todo lo anterior hubiese sido una ilusión, se mostraba sonriente, aniñado, sonrojado, como si en verdad le diera mucho ¿orgullo?
—  Neee —  decía aunque sin que Matsu lo hubiera soltado aún —  bueno, yo…—  se sonreía como un niño —   la verdad me da un poco de pena, ne? —  ladeaba su cabeza —  les agradezco mucho la fiesta y que hayan venido… todos ustedes, mis senpais —  miraba a Tackey, a Takuya, a Domoto… miraba a Nino y al resto de Arashi — me han enseñado muchas cosas importantes y… la verdad siempre me he sentido muy honrado de haber aprendido de gente como ustedes, tan íntegra… gente trabajadora y comprometida… pero sobre todo, de que me acepten ahora como parte de la familia de Johnny sama, a quien por supuesto le estoy muy agradecido por esta oportunidad, y todas las que me ha dado antes… yo… —  su mirada viajaba convincente sobre las de los satisfechos senpais de que hubiera logrado esa actitud después del gesto que había mostrado al principio de la fiesta, y de los asombrados chicos de KAT-TUN, News, kanjani8… Yamapi,  Jin…— la verdad no creo merecerlo, pero me esforzaré por ser digno de portar en la piel la corona del imperio Kitagawa y honrarla como mi más preciado y querido tesoro…
—  ¡banzai! —  gritó Tackey y todos acompañaron ese grito —  eres un príncipe Johnny, neeeee! —  se acercó después un poco, pero Nino le cortó el paso.
—  Bueno, ne —  Se había parado en el camino de Tackey con gesto intimidante haciéndolo retroceder —  pues entonces, como además en el caso de Kame chan, Johnny sama tomó una decisión diferente a la que tomó con el resto de nosotros, y colocó el tatuaje en un sitio mucho menos complicado de mirar… yo propongo que nos lo muestre a todos. —  y se volteó hacia Kame, para con paso seductor y dominante, acercarse a él, y mostrándole a los presentes con ese acto que era él su novio y dueño, pedirle con un simple gesto: un beso. A ese beso Kame se acercó delicado (sintiendo por dentro que lo mataban un poquito más) y mientras ocurría, Nino se encargó de desabrochar el cinturón, y bajarle los pantalones, la ropa interior, con el cuerpo muy cerca, y los labios aún atrapados entre los propios. Luego, con el reto cual flecha hacia Jin, se hizo a un lado mostrándole a todos el tatuaje.
Kame había cerrado los ojos, estaba más colorado que si hubiera pasado el día al sol, la sonrisa se había marchado al empezar a oír el alboroto que una vez caída su ropa se creó alrededor. Todos los senpais, con gritos y otras ridículas expresiones se dedicaron a comentarlo, a lanzar felicitaciones, a mirar descarados aprovechando que Matsu, riendo con ganas, aún lo mantenía atrapado. Nino faroleaba, hacia chistes llamándolo a  reírse con él, se jactaba cada vez que Kame lograba esa falsísima sonrisa…
Jin, mientras todo eso pasaba, se dejó caer en un sillón que estaba tras él y Yamapi. Solo Maru lo vio, porque incluso Pi parecía muy interesado en las burlas y comentarios de la fiesta…
Tenía los puños apretados, la quijada tan tensa, los ojos tan oscurecidos…
—  Pensé que ibas a hacer algo… —  Maru se sentó a su lado.
—  Si tan solo supiera qué… sigo sin saber qué es real y que no, ¿qué es actuación? ¿esto o lo que me dice a mi?
—  Jin… esa respuesta la conoces bien —  Maru suspiró —  dime… ¿él fue el que le disparó a Johnny, verdad? Bueno, no me contestes, no quiero tener esa información en realidad, pero como en el fondo lo sé, quería recordártelo, él… por ti… por protegerte, es capaz de esto, algo peor y mucho más… lleva… 5… ¿6 años? Queriendo que lo perdones… no puede creerte que ya lo hiciste porque la culpa no es tan fácil de lavarse, y por eso, está tan inseguro… hace rato… nos dijo que, se moría de miedo de que vieras ese tatuaje, que quizá te daría asco en adelante… y lo dijo con esa sonrisa como de que sabe que está diciendo una estupidez, pero con la mueca del vértigo que ese pensamiento le provocaba… hace mucho, que no encuentra qué hacer… la verdad, es que ya lo intentó todo, ne? pero después de lo que hizo, de todo lo que ha pasado entre ustedes, no parece que haya salida a lo que siente por ti…
Cuando Jin volvió a mirar, Kame ya estaba vestido otra vez, con Nino colgado del cuello, con Matsumoto a un lado con toda su actitud amenazante, con Tackey, Takuya, Domoto, platicando de algo a su alrededor….
—  ¿y qué hago? —  Jin sintió ganas de ir a darle a todos con el puño en la cara.
—  Puedes… intentar hablar con él, si quieres te acompaño con Ninomiya…
—  Ok —  y Jin se levantó de inmediato sin hacer caso a Pi que al verlo pasar a su lado directo hacia Kame y acompañado de Maru lo llamó queriendo detenerlo.
—  ¿A dónde vas?
Pero era obvio a donde iba.
Nino lo vio venir, y se soltó de Kame un poco para plantarse en el paso y sonriendo al sentir que Matsu, Sho, le flanqueaban haciendo valla.
—  ¿Qué pasó Akanishi? —  preguntó burlón con los brazos cruzados.
—  etooo —  y Jin lo miró a los ojos —  nada contigo ¿me dejas pasar? Quiero hablar con Kame…
Kame se recargó en la pared detrás de él con un inmenso mareo venido del pánico de que fuera a salirse todo de control.
—  ¿y de qué? —  preguntó Takuya desde la barra con una copa de vino en la mano haciéndolos voltear a todos hacia allá…
—  emmm —  y Jin respiró profundo – de… de que más? De hoy, este gran evento —  rió falso —  yo no he tenido oportunidad de felicitarlo y ofrecerle mis respetos. ¿se puede? —  le pidió a Nino que se hiciera a un lado y entonces Matsu, en un arranque, lo agarró del cuello de la camisa con un puño, y brusco, medio salvaje, trató de intimidarlo.
—  ¡Ey qué demonios haces! —  Yamapi saltó, pero se calló al momento al ver que todo Arashi le dirigía miradas de estate quieto…
—  Nino —  y la voz de Kame hizo suspender los movimientos de Matsu, los de Jin…
—  ¿Qué pasó? —  Nino se giró sorprendido hacia él.
—  Etooo… ¿5 minutos? — pidió tan dulce que Nino tuvo que ceder ante las risas de Takuya y los demás de SMAP, de Tackey y de Tsubasa, que claro, con esa risa le retaban a poder lidiar con el endemoniado AKame como tanto presumía poder.
—  Uhm —  Nino asintió molesto —  5 minutos, ne? —  pidió “sonriente” a Matsu que soltara a Jin, y éste muy malhumorado, lo soltó. —  y luego vienes para que abramos la champage, ne?
—  Hai —  Kame siguió dulce —  arigatou. —  y luego se dio la vuelta para ir hacia su recámara.
—  ¡Ey no espérate! —  Yamapi quiso evitarlo, pero Jin después de sacudirse a Matsumoto, se escurrió presto detrás de Kame cerrando la puerta tras él.
—  Uf que tensión —  exclamó recargándose en esta.
—  Uhm —  Kame fue y se sentó en la cama con gesto muy triste. —  gomen, ne. No debí haberte pedido venir….
—  ¿Por qué se está portando así Nino? ¿así se llevan? Pensé que… estaba enamorado de ti y que… —  Jin se acercó y se sentó a su lado —  ¿no era cierto?
—  No lo sé… —  Kame cerró los ojos —  supongo que está… por un lado enojado, por lo de ayer… y… empoderado… porque ahora que sabe lo del disparo, y que le dijo a Johnny… y que Johnny… le dio poder sobre mi…
—  ¿Poder sobre ti? —  Jin le quitó el cabello de la cara con una caricia despertando sus lágrimas —  solo… quería decirte que me siento muy mal porque Johnny te haya puesto eso y… que todo esté sucediendo así… si quieres…
—  ¡5 minutos! —  Nino entró al cuarto alegrándose un poco al ver que Kame se levantaba al momento secándose la cara y alejándose de Jin —  ¿vienes a que abramos el champagne? —  se comportaba tan cool.
—  Podrían ser 5 o 10 minutos más? —  Jin se levantó y lo enfrentó serio —  no vamos a coger si eso te preocupa —  le habló despectivo.
—  y para que quieres tanto tiempo, ne? no lo entiendes? Entre más cerca quieras estar más lo lastimas, siempre haces que haga cosas ¿Cómo decirlo? ¿Amorales?
—  Al menos amorales —  de pronto entró Takuya al cuarto —  criminales, según sabemos, si es verdad que lo quieres tanto deberías de decirle que en realidad no agradeces que se convierta en una persona como esa que se ha convertido por ti… la verdad, es que recién me enteré de lo que fue capaz de hacer y estoy anonadado, nunca creí, que tú, Akanishi kun, con todo lo que dices y defiendes, fueras capaz de provocar, aplaudir y perdonar un acto como ese…
—  ¿Nani? —  Jin los veía realmente incrédulo.
—  Él no tuvo que ver con esa decisión…. —  Kame dijo de pronto.
—  ¿Lo oyes? —  y Takuya siguió hablándole a Jin —  te defiende como sea de lo que sea, aún cuando sabe perfecto que si Nino, su novio y encargado, o yo, nos enojamos, iremos  a acusarlo con Johnny para que lo castigue… ¿con qué dijo que lo castigaría? ¿con decirle a Mary sama? —  y Takuya volteó a ver a Kame quien, los tres pudieron ver, tenía los puños muy apretados y había cerrado los ojos.
—  Mejor vete a tu casa, ne? —  Nino le dijo a Jin —  Kame está muy sensible y sabes perfecto que pierde el control muy fácil cuando se trata de ti, quizá sea mejor, que guarden distancia un par de semanas, ne? o de meses, ne? yo ya le dije a él y así será, que por mi pueden verse cuando quieran, pero justo hoy, creo que no es un buen día, ne?
—  ni hoy ni nunca—  -Takuya se metió de nuevo —  a menos de que seas medio sádico y te guste andar lijando la herida…  al punto al que has hecho que Kamenashi kun llegue, explotar un auto, contratar yakuzas*, pedir dinero!**, disparar un arma… uf, si de verdad lo quisieras hace mucho que lo hubieras denunciado para que recibiera ayuda psiquiátrica…
—  Uhm, con la diferencia de que no soy el único que lo sabe, y nadie aquí le ha ofrecido ayuda de ningún tipo —  Jin contestó pensando en voz alta y claro, sonando altanero a oídos de los senpais. —  pero… ya entendí, no nos dejarán hablar ni 5 minutos, ¿verdad?
—  Kame chan tiene una fiesta allá afuera, ne? —  Nino empezó a desesperarse.
—  Hai, demo, solo son 10 minutos —  Jin insistió.
—  ¿Qué le vas a decir, que lo amas? —  Takuya se cruzó de brazos ante Jin, que solo se rió sin risa ya bastante harto —  él anda con Ninomiya kun…
—  Hai, conmigo, ne? —  Nino se metió.
Y en ese momento, Kame, tras un suspiro muy profundo volvió a entonar toda su “dulzura” (aunque ciertamente cada vez más amarga e increíble)
—  Nino—  logró que lo mirara —  10 minutos y ya no se quedará en la fiesta…
Takuya negó  obviamente en desacuerdo y tras una mirada de advertencia a Nino, salió del cuarto. Nino, tras dos respiros y un par de vistazos a Jin que lo veía retador, asintió.
—  Ok —  dijo sin ganas —  pero… me quedaré aquí, ne? prometo no meterme ni comentar nada… —  y se sentó en la cama incomodándolos a ambos fingiendo que no ponía atención en lo que hacían o decían.
—  ¿Me quieres decir algo? —  Jin miró a Kame sospechando que solo en ese caso hubiera insistido tanto en esos 10 minutos.
—  Uhm —  y Kame tomó mucho aire —  es que… Johnny sama, me envió un mensaje hoy… y me pidió que te llevara el día 20 a ver lo de un tatuaje para ti…
Nino y Jin se quedaron estupefactos, aunque por muy diferentes motivos.
—  ¿Quiere que yo también me lo ponga?
—  No… —  y Kame tragó saliva con dificultad —  quiere… un diseño… especial, y…
—  ¿Y? —  Jin ya estaba furioso
—  Quiere que…
—  Olvídalo, en realidad no me importa lo que quiera, se va ir al maldito carajo yo no voy a ser tan estúpido como para… —  se interrumpió, al ver el gesto de Kame descomponerse —  no digo que tú lo seas…
Nino sonreía, y Jin se odió por no haber cuidado sus palabras.
—  ¿Kame?
Pero Kame ya no lo oía… Jin se daba cuenta.
—  Kame en serio no creo que seas estúpido —  Jin suspiró desesperado.-- ¿me estás oyendo? Tu situación fue diferente, ne? no te dejó opciones… y tu relación con él es distinta a la mía…
—  Perdón —  y Nino intervino —  ya sé que dije que no iba a meterme, pero… ¿de verdad no lo entiendes? Las peticiones de Johnny sama, Akanishi, no son de contentillo y si le pidió a Kame chan que te llevara, y tú te emberrinchas y no vas…
—  No puede hacerte nada si no voy —  Jin le siguió hablando a Kame. —  Ahora eres uno de sus príncipes…
—  Entonces no vayas —  y Kame le contestó bastante áspero —  corre antes, toma un avión a América para que no haya posibilidad de que alguien te atrape, o también puedes irte con Pi, tal vez él, que no es un príncipe johnny , te parezca menos estúpido y pueda darte alguna idea de cómo enfrentar todo este lío… —  se le cortaba la voz en llanto —  Ah, pero momento, si tú no tienes ningún lío, ne? y si yo siento que estoy en uno es porque fui a meterme solo,  porque no supe decir que no, porque soy ese tipo de persona que nunca ve que hay miles de opciones al rededor… soy una especie de imbécil, loco, que como dicen Ninomiya y Takuya senpai no soy capaz de controlarme y más vale tener cuidado conmigo… en realidad es cierto, ne? que te asusta lo que he llegado a hacer… pero yo, Akanishi, nunca he querido hacerte daño… y quizá si al final te lo hice no valgan mis palabras pero… ¡qué más da! ahora soy un príncipe johnnny… la especie que más odias…
—  Sugoi ne—  y Nino volvió a romper su promesa de no intervenir —  y además lo disfrutas, ne? —  le dijo a Jin —  ¿es una especie de venganza tuya que te causa placer el tenerlo eternamente en esos sentimientos? Si yo viera que a alguien que amo la pasa así por mí de inmediato termino la relación para no hacerle más daño… pero quizá aún estás sentido por aquella historia, ne? por eso insistes en mantener el AKame a costa de todo… yo la verdad pensé que era miedo, pero tal vez en realidad es una especie de plan tuyo de aprovecharte de lo enloquecido que lo pones para que acabe destruyéndose solo…. ¿le tienes envidia? Yo sé que siempre compitieron, pero a este extremo? Es demasiado, ne?
— ¿Por qué no te callas Ninomiya? —  Jin le contestó…
—  ¿Nani? —  y Nino se levantó altanero
—  Esto me sobrepasa —  pero Jin lo ignoró y volvió a hablarle a Kame —  dime tú qué quieres. Dime qué día, a qué estúpida hora y dónde quieres que esté para que puedas obedecer al viejo y que no te haga nada… si quieres seguir poniéndome pruebas de que de verdad te quiero, adelante, no es justo, porque nunca he hecho nada para que pienses lo contrario…
—  Como yo, ne? —  y Kame le miró a los ojos.
—  Hai, como tú… —  y Jin en lugar de recular le confirmó —  tú eres el que ha puesto su carrera como actor y como idol siempre delante de mi, el que siempre ha ocultado todo lo que le pasa porque piensas que siempre puedes resolverlo solo, el que has buscado apoyo de todos estos imbéciles antes que el mío, y el que los escucha cuando están obviamente lavándote el cerebro para tenerte encadenado a “un deber ser” de la mierda Johnny. Tú, Kame, eres el que se tardó mil siglos en poder decir “te amo” y el que por años ha decidido qué es bueno y qué es malo para los dos, para KAT-TUN, para el futuro…  Te lo dije en la mañana, ne? efectivamente Kazuya fue tú decisión aceptar esa idea de ir a pedir el tatuaje y la de no decir que no, cuando el viejo dijo cómo sería; yo no lo decidí, ni siquiera me enteré, como siempre, hasta que estuvo hecho. Ya no sé cómo decirte que te amo y que estoy dispuesto a entrarle al juego que propones aunque no me guste porque sí que me siento en deuda contigo, porque sí agradezco que actúes de forma apasionada por mi, y porque aunque al final te retractes, y al final siempre estén primero los deseos de Johnny porque él es el que te da sustento a ti y a tu familia, me demostraste que eras capaz de hacer un esfuerzo… —  Jin ya tenía los ojos enrojecidos y Nino estaba muy anonadado —  te propuse que anduviéramos juntos y que nos protegiéramos entre los dos, pero algo pasa que tú insistes en que todo es tu responsabilidad y yo…
—  Tu no pudiste cuidarlo, ne? —  Nino volvió a meterse —  te tocaba mantener callado a Yamashita kun y mira el desastre…
—  Así que eso también es rollo tuyo —  y Jin se quejó amargo. —  ¿qué más Kazuya? ¿qué más quieres reclamarme de todas las ideas que te ha sembrado este imbécil? No soportas más? Te hago una propuesta, vámonos a vivir juntos a Estados Unidos y dediquémonos a otra cosa, renunciemos para poder estar juntos… ¿lo haces? Si te atreves a eso, te pagaré el mejor cirujano para que te quite esa cosa que te puso el cabrón. Te contactaré con la gente de Broadway y te enseñaré inglés para que triunfes allá. ¿quieres? Dime ahorita.
—  ¿Estás loco? —  y Nino brincó tratando de llamar la atención de ambos.
—  Es una fantasía… —  Kame contestó.
—  Es tu decisión Kamenashi —  y Jin habló fuerte —  siempre ha sido tu decisión estar aquí, y yo, estoy aquí por ti. Porque me había ido, y me pediste que volviera. Me pediste que no dejara la empresa porque significaba mucho para ti. Amas esta mierda, si lo aceptas, tal vez puedas lidiar mejor con estas cosas, que a mí me parezca una estupidez no significa que lo sea para ti también, y más amarrado estoy yo, que te prometí quedarme en este maldito infierno hasta que nos fuéramos juntos. ¿sabes por qué hice eso? Porque tenía la idea de poder cuidarte de ti mismo, de que si me mantenía cerca no te sentirías tan solo y no destruirías tu vida guiado por una ambición enferma… fui ingenuo, ne? porque tú ya habías decidido que te martirizarías para limpiar la culpa de haber sido ya parte de la mierda, yo… Kazuya… sigo enterándome al último, en ocasiones por boca de otros, y cuando no puede cambiarse mucho de lo que has decidido… si tuviera que hacerte entender tal vez lo mejor sería decirte algo como “no iré el día 20 a ponerme el tatuaje”, pero no soporto la posibilidad de que de hacerlo, des por hecho que es porque no me interesas, así que iré, a donde quieras, y viviré la desgracia contigo porque mi propósito, como te dije, es que no te sientas tan solo todo el tiempo. Si eso no lo entiendes como amor, entonces me rindo, porque ese sentido del “sacrificio” me lo has enseñado tú, en contra de lo que me enseñaron en casa y de lo que siempre creí… es más, eres la única persona, por la que siempre estaré dispuesto a aceptarlo…
—  Etoooo —  Nino estaba muy nervioso de haber escuchado eso —  ya pasaron más de 10 minutos, ne?
—  El día 20, 7 de la noche en casa de Johnny sama —  murmuró Kame hacia Jin.
Y éste solo asintió, salió del cuarto con un azotón de puerta y luego se fue del departamento. Yamapi, tras quedar pasmado un segundo, salió gritando tras él.
*ver el Yakuza Style
**esto es en referencia a una escena de una historia que no he publicado, quizá después…

6 comentarios:

  1. <3<3 wooooo!!! òó!!!
    Kameee noooo!!! demoo mi tugo hermoso.. sufriendo asi x culpa de Johnny? de Jin? de el mismo??? );3
    Yo.. >_< originalmente pence « qud buena fiesta» digoooo ir a una fiesta donde kane mueatre su base al mundo siendo besukeado x Ninno mientras jun lo sujeta¡¡¡ asgaffsgsfadafgz¡¡¡¡ Seria la gloriiiia¡¡¡
    Pero pss m tuga no lo disfruto y el baka d Jin tampoco¡¡¡
    Haaa... como k ya no solo es Kame el.confundido... Osea jin. ya hasta yo me lie.. Nechaan no me puedes dejar asi k no.es de Diosh.
    Haa y yo ya me leí el fic de yakuza.. asi k le entendi jajajajajajajaja¡¡¡¡¡¡
    Quierooo contiii y kiero saber si Kame tien la corona en la base... Jin tendra el.cetro en el trasero???? wooo sii siii asi cada cez k hagan akame swra meter la corona en el.cetro??????

    ResponderEliminar
  2. asdfasdf lo lei tan despacio tan calmada y tranquila que realmente me llego nee-chan asdfsad me has heccho lloro demo... Es que Kazu-chan como puede estar sufriendo tanto por culpa de ese ser que me parecio tierno una vez y que ahora con sus aires de poder le haga tanto daño... Los sempais incluso como lo pueden herir y ridiculizar tanto; es un pequeño ingnuo que solo piensa en el amor... No como lo clasifican en el deber ser; JIN nande!? Tu -perdon por mis palabras- maldito desgraciado no vuelvas a decir que Kame es un imbecil porque no lo es y tu te has dado cuenta de ello es cierto tu pensamiento es muy distiton al del tortugo pero tu eres mucho mas fuerte y tienes que estar al lado de aquel idiota que te ama no te pido que te sacrifiques pero si que lo entiendas; sin mas robatelo XDDD nee-chan realmente me has metido en esta historia tan hermosa triste, pasional y todas las maravillas posibles si por mi fuera te llevas la palma de oro nwn... Ahora sufrire hasta la siguiente continuacion y ver que pasara con el AKAME, con nino-sempai y matsubobo nee-chan felicidades nwn

    P.D. recuerdo esa escena del yakuza asdfg casi murio kazurito estaba enloqueciendo u.u

    ResponderEliminar
  3. sugoii!!!! Jolotl-chan, de verdad me tienes con el alma en un hilo en cada uno de los caps. y es que llego a odiar a muchos Johnny´s en este fic, sobre todo a Yamashita, a veces a Tackey y en ocasiones a Ninomiya, sin mencionar a Matsumoto, pero de verdad siempre tienen que sufrir tanto, me da rabia de pensarlo y es que en ocasiones eso que siente Kazuya, siempre sintiendose responsable y tratando de resolver siempre los problemas, jejeje es raro, pero me siento identificada, y que aquellas personas no comprendan porque lo haces y no entiendan ese lenguaje que creaste, de verdad Jin no entiende por completo y Kame no se da cuenta de lo confundido que Jin se encuentra por no poder comprender, pero sin duda se aman, jejeje ya hago yo toda una historia ^-^ ahora que me has inspirado, seguire pensando en la continuación de mi fic, gracias Jolotl-chan, por dejarme leer tus creaciones ^-^

    ResponderEliminar
  4. adsdsdsa nee-chan enserio que esta genialosisimo esk no ma osea see mii kame su kame es un no se como ii asi esk eso no es de dios kame no puede hacer eso y jin todo tonto y baka como le puede hacer eso, pero aun asi es lindo sus palabras adasa que privilegio estar ahi, pero los kat-tun creo que ya se lo imaginan aun asii ese matsu ya me callo mal como se atreve a tratar asi a kame quiiieroo contii no me dejes con la curiosidad quiero saber que le pasa a jin y a los demas y asii ii ese nino que no se pase xk amama lo golpeara jin o sii...!! adsds ARIGATOU..!! <3

    ResponderEliminar
  5. NOOOOOOOOOOOOOOOO MAAAAAAAAAAAA QUE COSAAAAAAAAAAAAA ESTA GEEEEEEEENIIIIIIIIIIAL DIOS ESTO ES DEMASIADOOOOOOOOOOOOO SUBE MI ADRENALINA, AYYYYYYYYYYYYY KAME MIO DE MI NO SEAS BAKA GOMEN* LARGATE LARGATE MALDITA SEA Y TU NINO CALLATE ME DAN GANAS DE DARTE UN BUEN GOLPE YOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO EXIJO DIGO PIDO MASSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  6. Woooo woooo…odie todo esto del principado, toda la lokura que hacen los sempais y kouhais por su jefe, ese vejete los tiene comiendo de su mano y moviendo los hilos en sus manos como si fueran marionetas haciendo que todos participen para destruir el Akame, excepto TTUN que son como sus hermanitos, casi todos son odiosos.... en este fic odio a MatsuJun y a mi Nino, solo por que estan matando a mi Kazu, si Nino amara a Kazu no le haría hacer eso, ni menos avergonzarlo ante todo mundo, nada comparado con Jin que ha estado esperando por Kazu, tratando de protegerlo aunque también pienso que no ha sido lo correcto y hasta un poco grosero, pero lo compensa en el final con esas lindas palabras ….y no debería esperar a que Kazu recapacite ya se lo hubiera llevado a USA, a vivir una vida feliz pero primero un psiquiatra porque este no ha superado el crimen que hizo, es el pasado lo que no lo deja ser feliz y tomar buenas decisiones!!!!
    Bueno, en esta la cuestión del disparo al jefe, no hay pruebas que pierden….solo palabras….que se larguen a un lugar mejor, que vivan solitos su romance

    ResponderEliminar