Seguidores

jueves, 21 de junio de 2012

A.Kame en medio de la Tormenta. - Capítulo 9. Disculpas y Despedidas.


— ¿Moshi, moshi? ¿Jun?… —  la voz de Nino se notaba un poco apagada.
—  ¿Qué pasó hermano? ¿estás bien? – y Matsu se preocupó.
—  Kamenashi kun, acaba de salirse sin decirme nada… seguro fue a verlo, ne? en realidad… no se pelearon, ne?
—  ¿crees que fue con Akanishi? —  Matsu se incorporó en el sofá tallándose un poco los ojos y acomodándose el teléfono entre la oreja y el hombro.
—  Uhm —  Nino miraba por la ventana entristecido —  cuando se fueron todos… traté de hablar con él un poco, pero… solo me dijo que sí a todo y luego que estaba muy cansado y que necesitaba dormir. Hace un rato, oí un ruido y cuando abrí los ojos, ya no estaba aquí…
—  Ok… sería una estupidez irlo a buscar, pero tal vez… tenemos que hablar con Yamashita, ne? si fue para allá, y pelean, Jin defenderá a Kazuya y las cosas se volverán más difíciles aún. Ese chico tiene que entender que si un día quiere que Jin lo quiera debe actuar con más inteligencia…
— Hai… aunque a veces siento que no habrá manera, ne? ese lazo entre ellos…
—  Ni lo pienses, hermano —  Matsu lo interrumpió —  si lo crees así no habrá manera de que lo venzas… solo respira profundo, háblale a Yamashita kun, explícale. Yo estaré ahí, ne? verás que al final Kamenashi kun se quedará contigo.
—  Me porté muy mal con él hoy, ne? —  Nino cerró los ojos angustiado por el recuerdo.
—  No me parece, hasta lo dejaste hablar con el baka y no le castigaste por las dos veces que te esquivó el beso. Yo por menos le hubiera dado una…
—  Te dejo hermano —  Nino no lo dejó terminar su maldición —  le hablaré a Yamashita kun antes de que lo eche a perder todo otra vez.
—  Ok, gomen, bye bye
—  Ja matta.
…………………………………………….
— Bueno, no sé por qué te sorprende tanto — Yamapi terminó de secarse el cabello y se sentó en la cama —  Kamenashi kun es una persona así, él siempre piensa primero en Johnny sama…
—  Agh yo no sé para qué hablo contigo de lo que sea —  Jin se quejó dejándose caer de espaldas en la cama y tapándose los ojos.
Estaba muy cansado, enojado, sentidísimo. ¿Por qué Kame se dejaba manipular así por ese imbécil de Ninomiya Kazunari? ¿tanto le pesaba que fuera un senpai? Estaba celoso, ahora sí estaba que ardía de celos. O ¿de verdad el tatuaje ese había influido en él como decían que pasaba? Y además él la había regado, le había dicho estúpido… quizá en el fondo lo pensaba. Odiaba que Kame tuviera ese tipo de relación con los senpai y con el jefe, tanto falso respeto, tanta hipocresía que durante mil años le había metido en todos esos problemas… ¿qué hacer?
—  Bueno… —  Yamapi se levantó —  descansas —  se dispuso a salir de la habitación, pero Jin lo detuvo.
—  ¿Así sin queja? —  estaba muy sorprendido.
—  Yo no pude hablar con Kamenashi kun, ne? y pedirle esa disculpa que querías, por otro lado, no me siento con ganas de estar contigo si solo estás pensando en él y… de todas formas mañana volamos a Los Ángeles, tampoco es que vayas a poder seguir mucho tiempo con esta historia. Deberían de entender de una vez ambos que no importa lo mucho que lo intenten, sus caminos van hacia lados opuestos ahora… hasta mañana… —  y salió del cuarto dejando a Jin con la boca abierta.
¿Caminos opuestos? Sintió una angustia profunda, como de mil espinitas rozándole adentro.
……………………………………………….
Sin embargo, Kame, no había ido a casa de Jin, había pasado a otro lado. Frente al templo, con la cabeza agachada, sin tener claro qué es lo que debía ofrecerle a esos dioses, se secaba las lágrimas pensando en lo mucho que sentía por Jin, en todo lo que tenían, en lo que podían perder, en el infinito miedo de lo que podría pasarle a alguno de los dos si seguían insistiendo en retar al infierno. Le ardía la piel bajo el tatuaje, y los ojos, le ardían los adentros como si se le hubiera acidificado el espíritu.
Tiró una moneda de 5 yenes, dio una palmada, se reverenció, y dio un par de palmadas más. Luego se quedó largo rato ahí pensando en todo, tratando de hacerlo al menos. Así estaba cuando una voz femenina lo llamó por detrás, muy suave.
—  ¿Kazuya kun? —  era Yuki— qué sorpresa…
—  ¡Yuki! —  Kame trató de fingir humor normal —  ¿qué haces aquí a esta hora? ¿no es un poco tarde para que andes sola por la calle?
— Ah etooo —  ella pareció apenarse —  hai…demo, no podía dormir. ¿y tú? También es un poco tarde para que un idol johnny ande solo en la calle, ne?
—  Hai —  Kame desvió la mirada.
—  ¿Cómo está Akanishi kun? Oí que estaba en Japón ahora…
—  Uhm —  a Kame esa pregunta le causó un escalofrío que ella notó —  mañana se va de nuevo…
—  Oh, vaya… —  ella se cruzó de brazos y con profundo suspiro miró la luna —  supongo que lo extrañarás, ne? —  se sonrió triste —  me hubiera gustado ser él… es muy afortunado de ser objeto de ese sentimiento que le tienes.
—  Yuki… —  Kame trató de decir algo, pero se interrumpió al notar que ella lloraba.
—  Oyasumi, Kazuya-kun —  Yuki se despidió con un asentimiento de cabeza. —  será mejor que me vaya.
Yuki se fue, como fantasma, con esa sombra rondándola de tan triste. Pero Kame no la siguió, ni le dijo nada más… al momento, muchos pensamientos empezaron a amontonarse… No, no podía dejar que Jin se fuera a Estados Unidos con esa idea, él había dejado el mundo de lado por amarlo, lo había puesto en riesgo todo, incluso a esa perfecta dama que había sido Yuki para él, dispuesta a adornarlo, a quererlo, a ser la gran luz detrás suyo, Yuki era la muestra viviente de que el AKame, las sensaciones que causaba, eran indestructibles… porque ella, era perfecta, un sueño que había arrullado a Kame, un dulce sabor de paz, de día, de rutina, de amor blanco, de amor japonés… y él, él lo había dejado y despreciado por Jin, por la pasión más infernal…  si Yuki, como ningún otro hombre o ninguna otra mujer, había perdido contra Jin, ahí había una razón suficiente para apostar la vida, para apostar el corazón, el alma, la paz, incluso la luz, por él. Y de pronto, tomado por esas ideas le entró mucha prisa por ir hasta la casa de Akanishi, de Akanishi kun, el Aka del AkaKame, su otra mitad, su sol, su hermoso y pasional… ¿verdugo?
…………………………………………….
Jin apagó la televisión y suspiró muy profundo mirando el techo. Se sentía realmente mal. ¿Había estado bien decir todo aquello a Kame? Sabía que de seguir diciendo esas cosas, Kazuya seguiría pensando que no lo había perdonado, pero simplemente le salían… era como…
Un toc toc en la puerta lo hizo sobresaltarse un poco.
—  ¿Qué quieres? —  preguntó sin levantarse de la cama y Yamapi se asomó.
Tenía un gesto extraño. De alguna manera pacífico, sin el odio con el que hacía una media hora había salido del cuarto.
—  Etooo… ¿podemos hablar dos minutos? —  entró.
—  Hai, dime… —  Jin se incorporó un poco.
— Bueno…emmm… No sé si podré hablar con Kamenashi kun antes de que nos vayamos para pedirle una disculpa, no solo por haberle dicho a Matsumoto senpai sino por haber soltado la lengua con Ninomiya san —  Yamapi comenzó —  sé que lo del tatuaje es un resultado de eso, y la verdad me siento muy arrepentido y apenado porque, ya te lo he dicho, en realidad aprecio mucho a Kazuya… nos hemos peleado a morir y he dicho mil cosas malas de él, pero tú sabes que eso es porque me pongo muy celoso y no me puedo controlar. Yo… no soy tan buen actor como él, ne?
¿Qué le pasaba a Yamashita? Jin no podía creer lo que escuchaba.
—  Y bueno —  Yamapi siguió —  estuve pensando ahora, que independientemente de que pueda hablar con él o no, a ti te debo la disculpa principal, porque siempre he sabido lo mucho que él te importa y no debí decir nada que lo perjudicara porque hice que te angustiaras y que las cosas se complicaran para los dos… así que, quiero pedirte una disculpa a ti y decirte que en realidad confío en que quieres que estemos juntos y que no voy a volver a dudar de lo que me dices. En realidad, andas conmigo, ne? así que no tendría por qué ponerme así. Te pido una oportunidad, onegaishimasu. —  y se reverenció.
Jin estaba boquiabierto, incluso asustado. ¿Qué demonios había sucedido para que Yamapi cambiara de visión y actitud tan de pronto? ¿Se iba a acabar el mundo acaso?
—  Hai —  Jin contestó para evitar que Yamapi siguiera reverenciado. —  arigatou —  trataba de imaginar una razón —  demo… —  no podía dejarlo sin preguntar —  ¿todo eso lo pensaste ahora?
—  Uhm —  Yamapi asintió “triste” —  encontré en la sala un álbum de fotos donde estamos los tres, y me acordé de muchas cosas de cuando éramos niños. Pensé que Kamenashi kun, aunque a veces haga cosas que no entiendo, en realidad es un amigo cercano para mí con quien comparto muchas historias que me han marcado de por vida. Sentí nostalgia por los momentos en que hemos podido llevarnos bien.
—  Sou desu ka—  Jin sintió una punzada de celos y no supo si por Kame o por Yamapi. Le dolía la cabeza.
—  Bueno, solo era eso —  Yamapi suspiró —  me voy a dormir, ne? —  y se dispuso a salir del cuarto, pero Jin lo detuvo.
—  Neee, ven, si quieres dormir aquí está bien —  le propuso.
Y Yamapi volteó tratando de ocultar la sonrisa, muy sorprendido de que lo que le había dicho Nino por teléfono que pasaría si él cambiaba su actitud, hubiera funcionado tan rápido y bien.
—  Hountou?
—  Hai —  Jin dejó de verlo recostándose de nuevo —  esta cama es de ambos, ne? en realidad no tengo ningún derecho a mandarte a la sala… —  y se volteó de perfil, ocultándole su rostro a Yamapi. —  ojalá podamos hablar con Kamenashi kun mañana temprano, ants de irnos...
—  Hai, será genial… —  y Yamapi se recostó a su lado, y lo abrazó, sintiéndose rey al notar que Jin no lo apartaba de encima suyo.
Ninomiya senpai era un senpai ne. Rió en silencio preguntándose qué pasaría si Kamenashi llegaba como Nino había dicho que estaba por suceder.
…………………………………………..
Kame llegó hasta la puerta del departamento de Jin y se detuvo ante ésta varios minutos sin atreverse a tocar. ¿Lo perdonaría? Si Jin lo corría a patadas de ahí, iría directo a  tirarse de un puente, ne? golpeó sobre la madera muy despacio, sintiendo un miedo recorrerle la espina dorsal hasta la nuca que le sacó las lágrimas.
Seguramente adentro nadie había oído ese golpeteo. Tomó el celular, y cerró los ojos para atreverse a marcar.
—  ¿moshi, moshi? —  la voz adormilada de Jin lo llenó de temblores.
—  ¿Jin? Etooo… soy Kazuya, estoy aquí afuera de tu casa… ¿podemos hablar?
—  ¡¿Nani?! —Jin colgó sin decir nada más y Kame casi se cae de sentón por el mareo que eso le causaba, pero al poco oyó que alguien quitaba los seguros de la puerta y esta se abría ante él.
—  ¿Qué haces aquí? —  Jin lo veía con un gesto de susto que a Kame le hizo sentir terrible, pero al verlo tan lloroso, solo salió del departamento cerrando la puerta a su espalda y lo hizo subir a la azotea. —  ven acá, no podemos entrar, ahí está Yamapi… —  le decía sintiendo cómo temblaba la mano de Kame entre las suyas.
En la azotea hacía viento, y la luna iluminaba todo. Jin ya pudiendo hablar en voz alta, sin soltarlo de la mano volvió a las preguntas.
—  ¿Qué haces aquí?
—  Vine porque… —  y Kame se soltó a llorar de nuevo ¿Cuántas veces lo había visto llorar así en los últimos tiempos? —  yo… te quiero pedir una disculpa por haberte hecho ir a la fiesta y decirte que fueras con Johnny y… haber dicho todo eso… yo, no quiero ponerte ninguna prueba de nada, tú… no tienes la culpa y… de verdad me siento mal de ser tan baka, ne… eres, lo más importante para mi y… perdón por no avisarte que venía, yo…—  cerró los ojos y se forzó a detener el gimoteo aguantándose la respiración. Jin podía ver cómo la luz de luna le iluminaba el rostro y sentir todo el miedo que tenía en esa mano que estaba entre las suyas. Se veía tan chiquito…
—  Kame —  lo abrazó protector —  todo está bien, ne? —  le acarició la espalda queriendo hacerlo sentir protegido. Pero Kame no le contestaba ese abrazo solo estaba ahí tan asustado de todo, tan frágil… —  déjame darte un beso —  Jin agarrando su cabeza del cuello, con una mano firme, lo alejó un poco y luego se acercó a besarlo tiernamente en los labios.
...
—  Se están besando —  Yamapi con la quijada muy apretada informaba a Nino por el teléfono. —  uhm, Kamenashi está llorando, y Jin le acaba de dar un beso.
—  Ok, no vayas a acercarte, ne —  Nino le contestaba sintiéndose bastante mal de oír esa información —  solo mantente a distancia y veme diciendo que pasa…
—  Hai…. —  Yamapi volvió a enfocar los binoculares.
—  Perdóname tú por decirte todo eso, ne —  Jin le acariciaba el rostro —  me desesperé, me sentí muy celoso de Ninomiya san… él… se pasó un poco quedándose a escuchar lo que decíamos…
—  ¿Te vas mañana a los Angeles? —  Kame no podía dejar de llorar.
—  Hai, tengo cosas que hacer allá… pero te marcaré diario ¿ok? Y estaré pensando en ti, en nosotros… volveré el día 18… tal vez podamos planear una escapada al mar… o a la nieve… ne?
—  Yamashita san… ¿irá contigo? —  Kame preguntó.
—  Hai, él también anda viendo cosas de sus proyectos por allá… pero ya no te preocupes por él ¿ne? ya arreglé las cosas y… en adelante se va a quedar calladito.
—  Necesito que me hagas el amor…—  de pronto Kame declaró dejando a Jin sorprendido.
—  ¿En serio? —  le parecía tan de imprevisto que le pidiera algo así entre tantas lágrimas.
—  Bueno yo… —  Kame retrocedió un paso encogiéndose en sí ante esa pregunta de Jin —  solo si no te da asco ahora ne…
—  ¿Por qué dices eso? —  y Jin lo jaló para acercarlo otra vez hasta estar muy juntos — de verdad no me importa lo que haya pasado con el viejo, eso no afecta lo que siento por ti ni lo mucho que te deseo, ne? —  y le besó el rostro —  siempre querré abrazarte —  la boca —  sentirte dentro, entrar en ti… —  y empezó a acariciarlo con su aliento y a colar sus manos entre las ropas—  no importa lo que haya hecho el monstruo con tu piel, porque toda tu piel es mía… —  y le quitó la camisa, el resto de la ropa, aún de pie, encantándose de cómo se coloreaban las mejillas de Kame, se cerraban sus ojos, se detenían las lágrimas y se agitaba su respiración que podía verse en el ambiente frío de la noche y se dejaba llevar por el viento hasta la luna.
Se dejó desnudar también él, ahí en esa azotea con el brillante paisaje citadino a sus pies, en el horizonte… empezaron con el baile… el baile de dos flamas, cómplices, tan suaves como violentas, besos voraces, caricias de fuego.
……….
—  Solo tranquilízate Yamashita —  Nino hablaba firme —  déjalo que pase, vuélvete a dormir y mañana vete con Jin a Los Angeles sin armar lío, tenemos estas dos semanas, para que eso deje de suceder, y la única manera será que te esmeres en conquistarlo en lugar de pelear con él. Yo haré mi parte con Kamenashi kun, ne?
—  Ninomiya senpai… ¿te puedo hacer una pregunta?
—  hai… dime
—  ¿Tú… estás enamorado de Kamenashi kun dessho?
—  No te voy a contestar eso. —  Nino se puso muy nervioso —  nos  hablamos mañana, ne? y no vayas a echar a perder el plan, jaa ne. —  colgó, y se quedó viendo el teléfono entre sus manos. ¿por qué estaba metido en esa historia? ¿por qué no había escuchado a Aiba y a Sho? ¿por qué  estaba ahora involucrado con  KAT-TUN y ese par de divas insufribles que tantos problemas habían causado en la empresa? ¿AkaKame? ¿quién habían inventado eso?
……………………….
Llegaron al climax, una vez más, juntos. Era un mar de adrenalina lo que sentían conectándose así sobre aquella azotea. Con la luna de chismoso testigo. Con el viento en la piel.
—  Me encantas —  susurró Jin al oído de Kame regalándole después una sonrisa y Kame delineó esa sonrisa con los dedos, sonrojado y  sí, Jin pudo verlo y sentir paz, con alegría.
Se abrazaron, y recostados ahí solo abrigados uno con el otro, dormitaron deseando que ese momento nunca terminara… Un par de horas después, la luna se fue, y el ruido de la ciudad despertando los hizo incorporarse y buscar su ropa.
—  Si no quieres ir a lo del tatuaje inventaré algo al jefe… no te preocupes por eso. —  Kame dijo recibiendo la camisa que Jin le pasaba.
—  Ya veremos, si no encontramos otra opción, te prometo que estaré ahí. Sólo que… quiero que tú también me prometas algo…
—  Hai, dime —  Kame se puso los pantalones mientras Jin se abotonaba la camisa.
—  Si pasa algo, háblame y cuéntamelo ¿ok? Déjame estar ahí cuando te sientas solo…yo necesito que confíes en mi.
—  Hai, gomen… daré mi mejor esfuerzo…
—  Vale —  Jin sonrió y se puso de pie ofreciéndole una mano a Kame para pararse con él. —  te invito a desayunar, le diremos a Yamashita que llegaste temprano para despedirnos ¿estás de acuerdo?
—  Ok… —  Kame dudó un segundo pero no se atrevió a decir que no – arigatou…
Y ambos fueron hacia el departamento.

8 comentarios:

  1. Woooooooo!!! nechiiii ... como me dejas asi???? *3*
    Valla ke Nino e un masokista y Ymapitbn.. bueee.. Yamapi no es masoka...es baka!!! mira ke ver al AKame en "accion" y no unirse??? Un AKamePi!!! wooo asi nada de celos y felices y gozados los tres?!! jajaja.. wooo esos tatuajes... yo tbn kiero unoo... pero ke me lo ponga Kame jajaja
    Nino es maloooo.. un baka enamorado y Pi bipolar ....nechii t acos0 x contiiii!!!

    ResponderEliminar
  2. ADSAAS nee-chan estoy de acuerdo con dany-san esque coomo me djas asii solo en el desayuno yo queria mas ii asii esk no noo como dsadsa se han de ver visto hermoooosooss aciendo cositas bajo la luna y pi y nino bn chismosos jeje pero si pi no es tonto se hace pero ni que hacer... solo hubiera querido ver un piakame como dicen jejej & nino me empieza a caer mal ¬¬ espero el matsujun no se vuelva a pasar con kame bueno espero conti si no te acosaremos..!! adsa asi que ARIGATOU..!! :D

    ResponderEliminar
  3. nee-chan eres una mala persona, porque me dejas así??????????? esto cada vez se pone mejor, aaaaaaaaaaaaaaaa como ODIO a NINO y me haces que ODIE a PI eso no es de buena samaritana jajajaja plis contiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii esta genialllllllllll pero me haces sufrir

    ResponderEliminar
  4. oih mi dios!! Por supuesto que es tu culpa nino baka!!! Y ese matsubobo aushh!!! Como me estresa mi risitos de oro u.u
    Jin!!! Sdfsdf ;OO; no te dejes engatusas por Pi en es malo... Yo lo se e.e... Kame sdfasd no te deprimas asi u.u pide a los dioses que el akame viva... Yuki? Nee-chan quien es yuki desde que la mencionaste la primera vez quise preguntarte pero siempre se me pasaba u.u

    Akame en accion e//////e Pi!!! No los veas ;///////;!! Solo deja que la luna este presente asdfsdf demo Kazurito sta tan fragil y ese bakanishi sdfasdsd desde que estuvieron arriba lo debiste de haber abrazadso, acariciado y decir que todo estaria bien u///////u


    huyuy!! Esto se esta poniendo muy bueno e//////e esperare por conti y por mi respuesta xDDD Ciao! Y felicidades de nuevo muy buen capitulo nwn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yuki... es un personaje inventado :) jajaja aquí es la ex-novia de Kame... tiene su propio fic, pero no está muy bien armado aún, por eso no lo he subido ni nada, quizá algún día...

      Eliminar
    2. ohhh ya veo hahaha ya me habia asustado dije de que me he perdido que a kame le salio una presunta XD bueno calmas mis miedos nee-chan muchas gracias nwn

      Eliminar
  5. amo a yamapi y a matsujun..pero creo que despues de leer el akame los odio a muerte jajjajjajaj
    y que lindos los dos bajo la luna haciendo cositas
    y los otros chismosos
    aunque tambien creo que debio unirse yamapi
    y hacer el PIAKAME
    jajajjaja...
    muy interesante la historia
    espero que la continues o
    sino seras acosada >.< xD

    ResponderEliminar
  6. Pobre Yuki, hasta penita sentí por ella….pero el Akame tiene un vinculo fuerte e indestructible a pesar de todos los lios en los que se estan metiendo, y de eso Nino, MatsuJun y Yamapi deberán aprender…...malditas arpías…....espero no logren su propósito, aunque temo por el destino de cada uno al estar separados, Kazu es el que esta en mayor riesgo con Nino y MatsuJun siendo un peligro a su lado, por eso en vez de que Jin se lleve a Yamapi debe secuestrarse a Kazu...…ya lo he dicho que huyan juntos y sean felices!!!!

    ResponderEliminar