Seguidores

viernes, 15 de junio de 2012

A.Kame en medio de la tormenta - Capítulo 6. Cita doble


—  ¿Aquí? —  Nino se sorprendió un poco del lugar en el que Kame y Jin habían quedado de verse, era poco elegante, con adorno callejero, un sitio al que él jamás habría entrado si no traía un guión y un camarógrafo consigo.
—  Uhm —  Kame asintió y saludó al capitán de meseros que al instante, muy alegre, acostumbrado a recibirlo, los guió hacia uno de los apartados del café. —  arigatou ne, y viene Akanishi san en un momento —  le avisó recibiendo la carta.
—  Ok, wakarimashita —  el mesero sonrió sumiso y los dejó solos.
—  ¿No te gusta? —  Kame preguntó a Nino que seguía viendo alrededor entre sorprendido e incómodo.
—  Ah, etooo, sí, sí, está padre… —  y éste se sentó a un lado de Kame suspirando profundo. —  ¿cómo lo conocieron o qué? —  trató de interesarse.
—  La amiga de un amigo mutuo —  Kame se concentró en el menú —  hace mucho… ¿qué vas a querer?
—  Etooo… café negro —  Nino respondió —  oye y… ¿no llegamos tarde? ¿por qué no está aquí ya Akanishi kun?
—  Él es un poco impuntual —  Kame no le daba importancia —  pero ya no ha de tardar mucho. —  cerró el menú y ambos levantaron la vista al ver que la puerta del apartado se abría y Yamapi y Jin entraban.
—  Aló —  Kame saludó
—  Aló —  y Jin se quitó la chamarra con tanto estilo que no solo Kame quedó mirándolo encantado, sino también Nino, que de pronto se sentía terriblemente tenso.
—  Hola qué tal —  Yamapi saludó y se sentó frente a Kame para dejarle a Jin la silla frente a Nino.
—  Hola - -Nino sonrió falso, de pronto lo único que quería era irse.
—  Ninomiya senpai —  Jin dejó escapar un ligero tono de burla —  qué honor que nos acompañes —  se sentó y encendió un cigarro sin preguntar si alguien le incomodaba —  ¿qué tal va la vida en Arashi?
— En Arashi —  Nino se rascó una oreja mirando hacia un lado y luego contestó un tanto incisivo —  pues como siempre perfecto…  ¿y en América? Me contó Kame-chan que ¿te regresas en tres días?
—  Uhm —  Jin respondió —  por eso quería verlo antes —  y dirigió su encendida mirada hacia Kame que ya se había quitado los zapatos para subir los pies al sillón y recargado un poco en Nino posaba galante y provocador ante él.
—  ¿Y aquí no hay servicio o qué? —  Yamapi se quejó logrando que Jin y Kame dejaran de mirarse de esa manera —  ¿hay que salir a rogarlo o qué mierdas?
El mesero entró en ese momento y tomó la orden con muchas disculpas, quizá había oído la queja, y luego salió en busca de las bebidas.
—  ¿y tú cómo vas Yamashita? —  Nino en plan de senpai le habló a él —  ¿cómo ha sido tu cambio del grupo a solista?
Y Yamapi, se puso a contar sobre sí, quizá queriendo aprovechar la oportunidad de hablar de ello con uno de Arashi (el grupo consentido de la JE). Nino entonces, se puso a contestarle, sí, un poco halagado del respeto que inspiraba y queriendo controlar el encuentro. Pronto, estaban tan entretenidos que no se dieron cuenta de que Jin y Kame estaban viéndose de nuevo, en silencio, con ojos fogosos y llenos de mensajes e intenciones, y que luego, con casi imperceptibles movimientos de sus dedos se ponían de acuerdo en algo….
—  Oh Ninomiya senpai —  Yamapi estaba satisfecho con los consejos —  arigatou gozaimashita… —  se levantó —  sumimasen, ahora vuelvo, necesito pasar al sanitario —  salió del apartado. Y entonces Nino, al instante, jaló la atención de Kame hacia él.
—  Kazuya —  sacó su cartera —  ¿podrías ir a comprar esos manga que estábamos viendo hace rato?
Kame se sonrió, sabiendo que aquello era un truco del senpai para hablar con Jin a solas, y tras un ligero reojo a éste, lleno de complicidad y travesura, asintió aniñado.
—  ¿Hontou? Oh arigatou, ne? —  ladeó la cabeza tomando el dinero.
— No de qué, cómprate los que te faltan —  Nino lo animó a irse con fija sonrisa.
—  Ok, ahorita regreso, ne? —  Kame le guiñó un ojo y sin mirar a Jin salió del apartado.
—  ¿Manga? - -Jin preguntó a Nino.
—  Sí, una colección que dice que le gusta mucho… —  tomó aire —  bueno etooo… yo quería…. —  comenzó, pero el teléfono de Jin sonó en aquel momento.
—  oh gomenasai —  Jin se paró de la mesa —  es Yu, sumimasen, ahorita vengo —  salió del apartado contestando el teléfono. —  ¿moshi, moshi?
…………………………………………..
El primer beso fue desenfrenado, voraz… la adrenalina de estarlo haciendo mientras Nino y Yamapi los esperaban hacía el encuentro un poco más ardiente de lo que de por sí ya eran sus incendios.  En el hotel ya también los conocían y al igual que en el café, eran discretos. El cuarto apenas tenía lo necesario para su prohibida pasión, y la ventana, daba a la inmensa Tokio desde muy arriba, enmarcando las siluetas de sus cuerpos ya desnudos.
—  Te extrañaba —  Jin era feliz de sentir el beso de Kame en sus pezones, y con los ojos cerrados inclinaba la cabeza hacia atrás; fascinado de que este no se detuviera.
— Me esforzaré para que después de hoy me extrañes más —  Kame se arrodilló para descender sobre el cuerpo de Jin hasta su miembro y empezar a besarlo, primero con los labios, después con la lengua, pronto con el paladar incluso, y Jin, claro, empezó a jadear enlazando sus dedos en el cabello de Kame, acariciándolo del cuello a la nuca con toda la aprehensión de la excitación que sentía.
—  Ah Kame —  casi gritó al tiempo que lo jalaba del cabello para hacerlo a un lado y volcarse él a besarlo primero en la boca y luego al cuello, mientras masajeaba su sexo con ambas manos —  házmelo tú —  le pidió sonriente.
…………………………………………………………….
Yamapi oía hablar a Nino, pero no escuchaba lo que decía, solo era un sonsonete ingenuo y lejano a sus oídos ya histéricos de coraje y celos. Miraba el reloj, se asomaba afuera del apartado del que había dejado la puerta entreabierta al regresar del baño y darse cuenta de que Jin no estaba ahí.
—  Perdón ¿a dónde dices que fue Kamenashi? —  de pronto interrumpió al senpai ya desesperado.
—  A comprar unos manga que quería, yo lo mandé ¿por? —  Nino en cambio parecía tranquilo.
—  Uhn, no por nada —  Yamapi agarró su teléfono y le marcó a Jin, pero colgó muy pronto, estaba cada vez más furioso —  está ocupado…
—  Dijo que le había hablado Yu, seguro sigue en eso, ne? - -Nino trataba de calmarlo —  o qué ¿crees que ya te dejó aquí? - -se rió un poco burlón.
—  ¿de verdad no te das cuenta? —  y Yamapi  lo vio con gesto realmente enfurecido.
—  ¿de qué? —  Nino subió las cejas.
—  Nos están viendo la cara de pendejos ¿ no te parece raro que no estén los dos?
—  ¿Jin y Kame? ¿dices que están juntos? Como eres terco, ya te dije que a Kame yo le mandé a que fuera a comprar eso, y su teléfono lo dejó aquí así que no hay forma de que se haya comunicado con Akanishi.
—  De verdad eres estúpido —  Yamapi aventó la mirada al techo.
—  ¿Qué dijiste? —  y Nino se ofendió de que le hablara de esa forma, después de todo era su superior, y no tenía permitido referirse a él de esa manera.
—  Gomen —  Yamapi volvió a marcar el teléfono de JIn —  pero es verdad, te puedo asegurar que están juntos ahora…
………………………………………..
Kame penetró a Jin mirándolo de frente, saboreándose el sonrojo y ese aliento que salía de su boca entreabierta de labios carnosos y expresivos.
—  ¿Te gusta? —  le preguntó imprimiendo ritmo a su movimiento.
—  Me encantas —  Y Jin, sonriente, lo recibía una y otra vez, dos y cuatro veces, siete y 10 embistes. —  Kame —  decía su nombre.
…………………………………….
—  Bueno, si tan seguro estás, dime… —  Yamapi retó—  ¿por qué no vas a buscarlo a la estúpida librería para que compruebes que no está ahí de una vez por todas? Te digo que ya salí a buscar a Jin y no está hablando por teléfono por ningún lado!
—  Quizá se fue con Shirota, ne? —  Nino no hacía caso y se concentraba en revisar todos los mensajes del teléfono de Kame —  además bueno —  suspiro profundo —  aún cuando tengas razón, yo estoy seguro de que Kame va a volver aquí, no voy a ir a buscarlo a ningún lado… si tú en tu relación con Jin lo sabes capaz de dejarte de pronto así en donde sea, que triste y mal, pero Kame sabe perfecto que tiene que volver  y darme explicaciones… —  dio un sorbo a su café.
—  Es que… — Yamapi iba a gritar algo, pero Nino de pronto le lanzó una mirada muy dura.
—  Siéntate quieres —  le ordenó —  ahorita regresan.
………………………………………
—  ¿Estás cerca? —  Kame seguía sobre Jin, dentro de él, ambos a punto de llegar al clímax, juntos.
—  Estoy contigo —  Jin contestó —  siempre…
—  Te amo —  Kame se lo dijo y se detuvo un instante.
—  Yo también —  Jin sintió que se le iba el aire en ese segundo.
Y Kame siguió solo un poco más, para luego venirse dentro y recibir en su mano, al mismo tiempo, el líquido de Jin.
……………………………………….
—  Los conozco hace años, sé de lo que son capaces… —  Yamapi murmuraba —  esto no es por joderte a ti, sólo sé que están juntos ahora…
—  ¿Y si estás tan seguro por qué dejas que Jin te haga eso? —  Nino ya estaba bastante tenso.
—  No lo voy a dejar pasar, te juro que ahorita que regrese…..
Y en ese momento, Jin entró al apartado muy sonriente, bailando un poco, dejando el teléfono en la mesa. —  ¿Qué onditas? —  se sentó tan despreocupado al lado de Yamapi.
—  ¿Dónde estabas? — Yamapi preguntó sin poder ocultar su furia.
Habían pasado casi dos horas desde la extraña desaparición del AKame, hasta Nino que se había dicho mil veces ese día que podía confiar en Kame, tenía dudas ahora. Esa cara de Jin, esa mirada, esos movimientos corporales….
—  Hablando con Yu —  Jin contestó como si nada —  andaba con una onda ahí con su exnovia reaparecida… —  mintió.
Era extraño. Nino sólo respiró profundo pensando en lo raro de que Jin no hubiera preguntado donde estaba Kame…
Y en ese momento llegó Kame.
—  Hola —  fue a sentarse con Nino y empezó a sacar los manga de la bolsa —  no tenían el 4 ¿tú crees? —  le coqueteaba —  fui a buscarlo como a tres tiendas, pero parece que está agotado por una escena de sexo famosa que sale en él…
El brillo en la piel, la mirada ¿era olor? Nino podía reconocer esa actitud de Kame, el humor con que su cuerpo se movía. Yamapi ¿había tenido razón?
—  En fin, pero pues, ya vámonos ¿no? —  Kame llamó al mesero y pidió la cuenta —  es un poco tarde.
Sí, era absurdo, habían quedado de verse ahí para platicar, se habían desaparecido dos horas, había vuelto el primero sin preocuparse de que el segundo no estuviera, y el segundo llegaba a pedir la cuenta sin que le fuera extraño que no hubieran hablado ni dos historias…. Nino apretó la quijada enojado, pero pensó que no se rebajaría a armar una escena de celos ahí.
—  Sí, vámonos. —  murmuró poniéndose de pie.
— ¡¿de verdad no vas a decirle nada?! —  Yanmapi le gritó a Nino —  ¿no lo ves?  —  lanzaba fuego hasta por las orejas.
—  ¿Qué pasa Pi? ¿Estás bien? —  Jin le buscó la mirada.
—  Tú cállate ¿quieres? —  y Yamapi se volteó hacia jIn como un demonio —  eres un cínico de mierda, pero te juro que no lo vas a volver a ver.
—  ¿Nani? —  Jin se rió —  ¿de qué hablas o qué? —  fingió demencia.
—  déjate de pendejadas, anda —  y Yamapi lo agarró de un brazo y lo empujó hacia afuera.
Kame solo volteó a ver a Nino con cara de inocente ingenuo.
Caminaron  prácticamente los 4 juntos hacia el estacionamiento, Nino marcándole el paso a Kame atrás de él, en completo silencio, sin mirarlo ni un segundo; y Yamapi empujando a Jin por delante suyo y aún gritándole de cosas.
Los autos estaban cerca. Nino y Kame vieron que Yamapi metía  a Jin en el suyo del lado del copiloto mientras ellos iban a subirse al jeep azul del senpai.
—  ¿Quieres que maneje? —  Kame preguntó recibiendo la inmediata negación de Nino lo que le avisó que tendría problemas. Se subió al auto y se tensó completo al ver que Yamapi, tras dejar a Jin en su auto, se acercaba y jalaba a Nino a un lado.
¿Qué estaba haciendo? Kame sintió un hueco en el estómago. El gesto de Nino se llenaba de sorpresa. Yamapi sonreía y regresaba a su auto tras lanzarle una mirada asesina. Nino subía al auto al volante y sin mirarlo encendía el motor, manejaba, salía del estacionamiento…
—  ¿Pasa algo? —  Kame se atrevió a preguntar cuando tomaron la avenida.
Pero Nino no contestó. Lo que acababa de decirle Yamapi le había bajado el coraje y despertado la angustia. Tenía que hablar con Matsu antes de decidir lo que fuera. ¿Era posible que una cosa tan grave fuera verdad? ¿Qué ese chico a su lado, tan dulce y servicial, fuera también el criminal más buscado de la JE? Sintió pánico…
……………………………………..

5 comentarios:

  1. Soooy tu faaaan nechii!!!!*3* wooo viva el acoso!!! (:3 yuuuuumiii!!! muuy buen cap!! t acosare por la contiiiiiii

    ResponderEliminar
  2. asdfasdfb nee-chan! Me mataste es que es el akame tan puro y paasional ;OO;y me lo compras(?) XDD asdfasd pero ese pi que diablos se cree e.e assdefsderf juro que asdsdfs u.u Nino!!?? Sdfsd tu sigue calmado que nada pasho(?) solo fue un pequeño encuentro de transferencia mutua(?) donde kame era el primero en la cola XD nu!! No creas en nada es mentira... Bueno solo una parte no le digas a matsu ;OO;

    ResponderEliminar
  3. Ahhhh que ingenuo Nino, hasta su dulzura me fascina, mientras su Kazu esta en brazos de Jin, pobrecito ahora si lo compadezco, pero es que no puede separar el Akame pues….mucho fuego y pasion.…..mientras Pi ya se ha vuelto un endemoniado….
    Esto me intriga que pasara con los dos, espero que sus respectivos novios no se sobrepasen con mis niños. El amor es cruel….

    ResponderEliminar
  4. El amor es muuuuy cruel nee-chan! jajajaja :D

    ResponderEliminar