Seguidores

domingo, 17 de junio de 2012

A.Kame en medio de la tormenta - Capítulo 7. Mi más especial príncipe Johnny


—  ¡Tadaima! —  se oyó que Nino había llegado a casa… era tan tarde, el silencio de su partida había sido desconcertante, y la ausencia larga. Kame no sabía qué era lo que Yamapi le había dicho al senpai, pero lo había dejado de un humor atemorizante, y no por violento o enojado, sino de tan silencioso y mirada esquiva…
—  Okaeri —  se apuró a salir del cuarto en el que había pasado las horas esperando ese regreso con el fin de averiguar qué era lo que había sucedido. La había pasado muy bien con Jin, y la verdad es que seguía de buenas por eso y con ánimo seguro, pero al mismo tiempo la preocupación de que el senpai se hubiera molestado… —  ¿todo bien? —  se recargó expectante a un lado de la puerta donde Nino se quitaba los zapatos cabizbajo.
—  Uhm, supongo… —  Nino pasó a su lado sin aún prestarle mirada —  ¿te vas a quedar hoy? —  preguntó.
—  Etooo—  Kame se sintió muy incómodo con esa pregunta —  no, bueno... si quieres me voy a mi casa, pero es que…
—  Hai, antes de decidir tenemos que hablar —  Nino suspiró y se sentó en una silla con gesto verdaderamente agotado.
—  hai —  Kame se acercó y en vez de ocupar una silla se hincó en el piso para sentarse frente a Nino, pero sobre sus talones, sí,  como si fuera el más obediente kohai que se hubiera conocido en el mundo entero.
Nino vio ese gesto unos segundos antes de tomar valor para hablar.
—  Bueno… supongo que… —  comenzó —  no me imaginarás tan idiota como para creer que no me di cuenta de lo que pasó hoy con Akanishi kun… ¿cierto? —  lo miró a los ojos, pero Kame ocultó la vista en sus párpados dirigiéndola al piso, aunque sin decir nada. —  yo… te creí que estábamos bien… pero… en fin… supongo que no puedo competir con años de historia…
—  Nino yo… —  Kame había estado pensando mucho en cómo arreglar ese asunto que ya sabía Nino querría conversar a su regreso, pero, el senpai lo interrumpió.
—  No me digas nada, todavía no te digo de qué vamos a hablar…
Kame se silenció intrigado y preocupado de que no fuera ese el tema del que hablarían.
— Anoooo…. —  a Nino parecía costarle mucho trabajo —  Justo ahora… vengo de hablar muy largo y tendido con Jun y Sho… ellos, son en verdad mis mejores amigos, personas en las que confío plenamente aunque cometan errores, y que sé que siempre estarán ahí para ayudarme… supongo, que para ti es parecido con tus compañeros de KAT-TUN, ne? y con Akanishi kun…
—  Hai, claro… —  Kame contestó, aunque con cierto escalofrío, pues no sentía que fuera así hacía mucho… Koki, Maru, Ueda y Junno jamás le escuchaban si tenía un problema y menos le ayudaban…en el caso de Jin… era difícil, ne? siempre había sido difícil esa relación, fantástica, pasional, divertida… pero muy difícil.
—  Bueno… ellos… —  Nino siguió — me recomendaron que tuviera esta conversación contigo, y que dependiendo de ella tomara una decisión después… así que aunque me siento muy mal, traicionado y con miedo, vine a hablar. Jun y Sho, están afuera y se quedarán ahí hasta que yo les diga que pueden irse sin preocuparse.
—  Uhm… —  Kame estaba intrigado —  ¿pasó algo?
—  Sí —  Nino lo miraba preguntándose si Kame era capaz de querer lastimarlo o algo al enterarse de lo que quería hablar con él, en verdad tenía miedo, y al mismo tiempo se regañaba de tenerlo porque en el fondo no lo creía capaz de reaccionar mal. —  Yamashita kun —  tomó aire para iniciar el tema—  me dijo… que fuiste tú, quien le disparó a Johnny sama.
Kame ocultó la vista de inmediato y trató de no temblar.
—  ¿Nani? —  quiso fingir sorpresa —  ¿y tú le creíste algo así?
— La chica en la cárcel, esa es su historia…y Mary sama, es lo que sospechó desde el principio… Jun, me dijo que él sí te cree completamente capaz de hacer algo como eso… incluso me contó… que el otro día… te dejaste coger por él para evitar que corriera esa información después de que Yamashita kun se la dijo por teléfono.—Nino medía cada mínimo gesto de su kohai buscando pistas de peligrosidad y esperando arrepentimiento —  Bueno… —  dejó de preocuparse de un ataque —  la cosa es que… pensé… —  Kame lo que tenía era un miedo infinito, no era peligroso —  que si puedes contarme y ayudarme a comprender por qué hiciste algo así… yo podría… protegerte. Si… puedes confiar en mi, y… hablarme de qué clase de sentimientos te hicieron llegar a ese acto criminal…  yo… te prometo discreción, protección y ayuda con Yamashita kun, para que no vaya a decirle a nadie que pueda destruirte.
—  ¿Y por qué estás dispuesto a eso por mi? —  Kame lo miró con los ojos ya llenos de lágrimas.
— No estoy seguro —  Nino se tranquilizó por completo con esas lágrimas—  pero a ver… en parte porque al menos hasta este momento eres mi pareja, pero también porque eres mi kohai, mi hermano Johnny, y uno de los rostros de la empresa más importantes. Yo amo este lugar, y sé, que aún cuando hayas hecho algo así, tú también… Pienso que… Johnny sama, es para todos como un padre… estricto, caprichoso, cruel… pero también un ejemplo admirable de hombre pleno… y sé, que aún cuando te hayas a atrevido a retarlo muchas veces, y que incluso fuiste capaz de herirlo con un arma de fuego, le aprecias… y por eso no lo mataste.
—  Es que ya no aguantaba… —  y Kame empezó a hablar, sin pensar demasiado si estaba bien,  solo necesitaba desahogarse… tal vez era su fin, o tal vez el comienzo de su salvación, tal vez no era nada… pero no pensó en nada de eso, solo habló, perdido en las imágenes de toda aquella historia pasada que le causaban tanto llanto y dejando a Nino totalmente boquiabierto y conmovido… el senpai se dio cuenta que esas palabras de Kame eran sinceras y sí, por primera vez pronunciadas…—  Johnny estaba fuera de sí, estaba abusando de él, —  justificaba —  estuvo a punto de matarlo sin haber querido matarlo; —  se veía el miedo —   Jin… yo… pasé muchos años protegiéndolo para que no tuviera que vivir así, dejé toda mi dignidad con Johnny para que Jin no tuviera nunca que vivir eso… incluso renuncié a él varias veces… —  profunda pena —  perdí su confianza, su respeto, su cariño… aguanté su desprecio… con tal de no verlo ahí… —  Nino oía toda su perturbación en silencio—  porque, yo lo conozco de siempre y sabía que él no podría soportarlo… la tristeza que estaba creciendo en él… iba a matarlo, lo estaba consumiendo… y yo… —  tuvo que respirar tan profundo —  es que nunca me he sentido así con nadie más… para mí Jin…. Por él puedo hacer lo que sea, ne? —  se le iba la voz al confesarse —  me volví loco,  en lo único que pensaba era en que no quería que Johnny volviera a hacerle eso… lastimé mucho a Yuki… y puse en riesgo toda mi vida y mi carerra… y no me importó, porque por fin tenía a Jin de vuelta conmigo…—  había cerrado los ojos y las lágrimas aún así se escapaban de ellos —   acepté seguir con él en secreto y verlo con Yamashita kun… todo por esos momentos de comunión donde me hace sentir… completo…. Él me dijo que controlaría a su amigo, y yo ya sabía que no podría… pero pensé… no pensé… —  hondo suspiro —  hace mucho que no pienso nada ni bien, tal vez solo debo dejar que las cosas pasen y pagar por mis actos lo que corresponde… me he soñado ya tantas veces yendo yo mismo con Johnny sama a decirle que fui yo… en realidad debo hacerlo, ne? en realidad… lo perdí todo cuando apreté el gatillo….
Nino no dijo nada en ese momento, esperó que el silencio disolviera un poco esas palabras de Kame antes de contestar, como si hubieran sido tan intensas que no cabían otras de inmediato junto a  ellas… oyó que Kame respiraba para parar las lágrimas, y lo vio rendido ahí delante de sí, tal vez cayendo en cuenta de que acababa de soltar información que podría llevarlo directo al infierno, pero al mismo tiempo, Nino podía notarlo, efectivamente se había desahogado… y sí, se había desahogado con él… y tal vez no debería, pero Nino pensó que si había sido así, quizá, Kame en alguna parte de sí, confiaba en él y valoraba esa relación que tenían.
—  Kazuya… —  le habló por su nombre de pila, con cariño —  esa relación te está haciendo mucho daño… no es la primera vez que te veo llorar así… y… aunque antes no sabía qué era aquello que podía provocarte esas lágrimas, ahora que lo sé no puedo dejar de decir que me preocupa de sobremanera la obsesión en la que Akanishi kun se ha convertido para ti… no puede ser que por una persona, una sola persona, dejes de ver todas las bendiciones que Johnny, la empresa, Japón, derraman sobre ti… eres un Johnny ejemplar, Kame… de los más respetados incluso por gente de rangos superiores al tuyo, un líder responsable que sabe sobre compromiso, honor, esfuerzo y sacrificio… no puede ser, que olvides todo eso, y te vuelvas un criminal por una sola persona…
—  Johnny san estuvo a punto de matar a Jin —  Kame repitió sin querer oír lo que el senpai decía —  Johnny pierde la razón cuando está con él, no mide sus fuerzas…yo…
—  ¿Y por eso, decidiste convertirte en una persona así? No vi lo que viste, así que no puedo contradecirte, pero dando por hecho que fue así, que nuestro jefe estuvo a punto de pasarse de la raya, ¿no te parece que después el que atravesó esa raya fuiste tú? Un arma de fuego Kame chan… no es un juguete… Johnny, en realidad, pudo haber muerto… No importa cuánto lo hayas calculado ¿lo sabes? Pudo haberse ido en la hemorragia… en un paro cardiaco causado por el susto… en el hospital por cualquier infección o qué sé yo… si Johnny está vivo ahora, y sigue confiando en ti, es porque tienes mucha suerte… —  Nino respiró profundo —  pero a la suerte no hay que tentarla… no puedes seguir así Kame… —  se levantó y se agarró la cabeza —  lo pones en riesgo todo por alguien que además a la primera de cambio se da la vuelta para vivir su vida sin pensar más en ti… porque… eso es cierto, ne? —  consiguió la mirada apanicada de su kohai —  Jin… en cualquier momento se enamora de él…de Yamashita… y ese imbécil suelta la lengua como si contara que te comiste los dulces de la nevera, ellos se van juntos y felices a vivir a los Angeles y tú, acabas muerto, o destruido tras las rejas… no puedes seguir así…
—  Jin no me traicionará… —  a Kame se le había agitado la respiración con las palabras del senpai y aún de rodillas parecía estar al borde de un ataque de pánico.
—  Ni siquiera se dará cuenta de lo que hace, siempre ha sido así, ne? él nunca se ha detenido a pensar que su forma de hacer las cosas, que algunos admiran y aplauden, ha sido siempre un peligro para ti…
—  Todo ha sido mi decisión… él nunca me ha pedido nada ni agradecido lo que he hecho por…
—  Justo de eso hablo, tampoco que hayas disparado a Johnny sama te lo agradece, ne? solo te tiene miedo… ya no se atreve a decirte que no puede estar contigo por temor a que pierdas la cabeza igual que con Johnny y le hagas algo a él, por eso toda esta historia de que sería a escondidas, y luego irse en los brazos de Yamahsita kun a casa, a consolarse, a sentirse seguro, a curarse de la tanta adrenalina del tiempo que tuvo que estar contigo fingiendo que todo increíble entre ambos para no ser víctima de una de tus explosiones… con él está, para protegerlo, ne? para que no vayas a volar su auto con él adentro… o a enviarle una banda de violadores a destrozarle el culo… él sabe todo de lo que has sido capaz por tenerlo, y el que le hayas disparado al jefe le hizo estar seguro de que debía tener cuidado de ti… sabe cómo manejarte, ne? atrapar tu mirada, volar en cuentos de piratas y princesas… sabe hacerte suspirar, reír, sonrojar… se defenderá usando todo eso que sabe de ti, es lógico que quiera protegerse… porque lo que tú has hecho Kazuya, hace muuuchos años, es demostrar que cuando se trata de él no tienes control de la realidad y te dejas llevar por las pasiones más violentas… igual que Johnny sama, ne? y si tanto le aborrece a él, dime tú que puede opinar de ti…
—  Pero… yo… —  Kame se había quedado tan pálido ante esas elucubraciones que ya no le funcionaba la mente para pensar claro —  él me ha dicho que…
— Te ha dicho lo que quieres oir, ne? te ha dicho que estarán juntos y que te ama y que nada los separará… porque mientras te tenga como idiota, él puede seguir viviendo su fantasía… porque tú has sido capaz incluso, de por defender eso que “tienen ustedes dos”, de lastimar a tus amigos, como Tanaka kun, de perturbar a tus padres, de avergonzar a Yuki, de jugar con fuego al mentirle a tus senpais y al jefe… has sido capaz de lastimarte tu mismo a grados increíbles, y ahora, de disparar a un anciano llevado por sentimientos tan bajos como lo son los celos. ¿Esa es la clase de persona que quieres ser? ¿qué tiene que ver esa persona con la que dices soñar cuando lo defiendes? ¿de qué manera, esa persona que eres ahora, se parece al íntegro hombre en el que él predica que debes convertirte? Es una mentira Kazuya… y de verdad, escúchame, no puedes seguir viviendo en ella… te está haciendo demasiado daño…
—  Lo estás cambiando todo, las cosas no son así… —  Kame murmuró y se quebró después en un llanto largo y sentido que Nino acompañó en silencio. Rato después, cuando el llanto bajó un poco, y Kame iba a incorporarse, le dijo una cosa más que lo hizo quedarse ahí de rodillas.
—  Mañana… tal vez debamos hacer algo para que en caso de que Yamashita siga abriendo la boca, evitar que esto llegue a oídos de Mary sama… —  Nino suspiró —   No voy a dejar que… eches a perder tu vida por esa persona, Kame. Tu talento… merece algo más que una historia de celos, pasiones y mentiras.
—  Pero ¿por qué te importa tanto? Yo no te pedí que te metieras en mi vida, y todo está bien, Jin…
—  Soy tu senpai, y tu novio. Y aunque ninguna de esas 2 cosas las decidiste tú, no tienes otra opción que aceptarlo. A Jin, te dejaré verlo, no te preocupes… tienes que darte cuenta solo de que no te hace bien y decidir por ti mismo lo que harás en adelante, no serviría de nada que te lo prohibiera, ne? después de lo  que me has dicho hoy, estoy seguro que no te alcanza la cabeza para entender lo que te dije yo, pero confío en que te darás cuenta solo… ahora, como te decía, tenemos que idear algo para proteger tu nombre de Mary sama…
— Uhm  —  Kame se secó el rostro —  demo… ya teníamos un plan para eso… JIn… bueno yo… —  estaba tan fuera de control —  Iré a ofrecerle a Johnny un tatuaje con su nombre… —  recordó el plan que había hecho con Jin justo con ese fin —  tú lo tienes, ne? quizá…eso haga que Mary deje de sospechar… Me grabaré las iniciales del jefe donde él quiera… ¿crees que funcione? —  levantó la vista hacia el senpai que con los brazos cruzados y las cejas levantadas asentía.
—  Sugoi, ne… sí, es una idea perfecta, y te servirá también para reflexionar… pediré estar ahí para darte la bienvenida al principado… una vez que tengas ese tatuaje, tu pensamiento sobre el viejo cambiará… la verdad es un orgullo ser parte de esto Kame chan, sé que lo has sentido, y me hace feliz escuchar que estás dispuesto a serlo para siempre… Uhm —  Nino tomó su teléfono —  quédate ne? prepararé de cenar para los 4 —  dijo, mandó un mensaje a Jun y Sho, para que subieran al departamento, y fue hacia la cocina.
Kame se levantó con trabajos sintiendo que las piernas le temblaban y fue al sanitario a lavarse la cara. Ahí frente al espejo, se preguntó sobre su futuro… ¿la libraría? Nino no diría nada, ¿cierto? Tal vez, soñó, podrían huir él y Jin a alguna tierra bendita y lejana, tal vez, podrían hacer un pacto suicida, o viajar al espacio en una canción… huirían ne? darían tiempo al tiempo y al final escaparían juntos… Sortearían cualquier peligro porque tenían un lazo inquebrantable…
………………………………….

—  No lo hice —  Jin dijo calmo por enésima vez.
—  Sí lo hiciste! Hasta Nino se dio cuenta!
—  Si quieres háblale a Yu y pregúntale, es increíble que desconfíes así de mi… será porque tu rompiste tu promesa que ahora estas tan alteradito, ne? tal vez no sentirías tanta culpa si no le hubieras dicho a Matsumoto lo que no tenías que haberle dicho a nadie. Mejor cállate ne, estoy cansado…
—  Ok —  Y Yamapi tras eso se quedó unos segundos en silencio y luego lo miró de nuevo —  ¿cómo sabes que eso pasó si no hablaste con Kamenashi?
—  Porque hablé con él por teléfono… pero te advierto que si esto se sale de control, yo diré que tú fuiste el autor intelectual, sígueme provocando Yamashita… si sigues poniendo en riesgo el cariño que te tengo conocerás un Jin Akanishi que nunca te has imaginado siquiera… sabes que tú y yo podríamos ser felices, pero la condición, desde el inicio, es que no lastimes a Kame-chan, él, es mi hermano del alma, ne? la persona que más he amado… y si quieres que te ame a ti alguna vez, tendrás que ser más cauteloso… ahora vete allá afuera que no quiero dormir contigo, y ten por seguro que no lo haré hasta que le hayas pedido una disculpa… —  y tranquilo se recostó en las almohadas y fijó la vista en el celular.
—  yo soy quien anda contigo Jin —  Yamapi tenía los ojos enrojecidos y los puños y la quijada muy apretados.
—  Hai, no lo pongas en riesgo… — pero Jin le respondió cínico sin voltear a verlo, ni siquiera cuando muy alterado, salió del cuarto azotando la puerta.
………………………………………..
—  ¿Un tatuaje con mi nombre?—  Johnny bajó la vista, se notaba incrédulo al coqueteo de Kame y a su propuesta —  ¿y dónde? —  levantó las cejas mirándolo muy fijo.
—  Etooo… —  Kame sudaba frío —  pues donde tú quieras Johnny, solo es un regalo que me gustaría hacerte —  se humedeció los labios.
— Uhm… —  Johnny sonrió —  curioso… Jin me ofreció lo mismo ¿lo sabías? ¿están compitiendo por mi o quieren manipularme para algo?
—  ¿Jin? —  Kame fingió sorpresa.
—  Bah en realidad no me importa —  Johnny caminó altivo por la oficina—  aceptaré tu oferta… y la de él, claro. Pero… tu tatuaje, lo pondré yo… te grabaré los 4 kanjis de mi nombre y la corona de mi imperio como a mis demás selectos príncipes. —  se tornó curioso y burlón ante el gesto de pánico que se dibujaba en Kame ante esa noticia —  Y el de Jin… lo harás tú, haré un diseño especial y nos reuniremos los tres aquí en un par de semanas para ello —  se sonrió al tiempo que dejaba de mirarlo. —  Gracias por el regalo y… creo que lo haremos ahora mismo… —  decidido tomó el teléfono presintiendo todo el nerviosismo que atacaba a Kame —  moshi, moshi, ¿Ninomiya kun? Vino Kame chan a ofrecerme grabarse mi nombre en su piel ¿lo sabías? Me gustaría invitarte a acompañarnos en el rito… y por favor dile también a Matsu Jun y a Takuya chan, Kame está muy nervioso por el evento y que estén aquí su padrino, su senpai, y su pareja, creo que será bueno para él… Hai… 15 minutos. Ja matta. —  colgó y se sentó en su enorme silla a mirar a Kame que no sabía cómo comportarse y solo estaba ahí de pie, con los ojos vidriosos, la sonrisa fingida y congelada, el cuerpo tan tenso… —  siéntate por favor —  Johnny le señaló una silla —  cuéntame en qué pensabas cuando se te ocurrió hacerme este regalo… me intriga cómo me imaginas cuando estás a solas…
—  Anooo —  Kame se sentó lo más “casual” que le permitió su pánico y miró al jefe con fingida satisfacción —  ¿a qué te refieres Johnny? ¿A cómo imaginé que te alegrarías? —  siguió coqueteando.
—  Uhm —  Johnny se engolosinó con la actuación de Kame —  ¿pensabas que te lo pondría personalmente?
—  Ah etooo, ie —  Kame rió —  no pensé que supieras hacer tatuajes —  parpadeó dulce —  pero es un honor sin duda… y… —  se atrevió a entonar la pregunta —  ¿dónde querrás ponerlo?
—  Uhm… pues… a otros de mis príncipes se los he puesto justo debajo de sus hermosos falos, en lugares difíciles de ver incluso desnudos, lugares que solo se encuentran cuando uno anda fisgoneando… pero a ti… Kame chan, la verdad me gustaría que lo llevaras al frente, para que puedas verlo cada vez que estés delante del espejo… y claro… para que no me engañes con nadie…así que, te lo pondré como si se tratara de un anillo de tinta, justo al frente, en la base del tuyo…
A Kame se le fue el color y el aire, sintió un mareo muy fuerte que Johnny pudo notar perfectamente y que le provocó un súbito y real contento.
—  ¿Estás asustado? —  se levantó de su silla y fue a recargar sus manos en los hombros de Kame…—  no te preocupes, no te dolerá más que lo que me dolió a mí la bala que me sembraste en las bolas…
Kame se tensó de sobremanera y abrió los ojos como platos hacia Johnny, pero este seguía riendo.
—  Uhm —  asintió —  ya me contaron que fuiste tú, que no querías que siguiera tocando a Jin y que te volviste completamente irracional… sugoi, ne… tú, mi divina geisha, estuviste a nada de matarme… pero tranquilo, tú sabes que a mí me ha gustado siempre competir, que me fascina que me retes… así que, no te correré, ni te encerraré, ni te mataré… guardaremos el secreto a mi hermana para que no vaya a lastimarte, te protegeré como a un hijo, y a cambio, tú, me responderás como el más fiel de ellos... si, Kame chan… trabajarás hasta que te mueras por ello, enorgullecerás a esta empresa en Japón y en el mundo, irás con mi nombre en la piel a ganarte premios, dinero para consentir los caprichos de la gente que amas, e incluso, a la cama de quienes te aman a ti… —  Johnny le decía todo eso a los ojos —  tú, Kame chan, después de que sabes que lo sé, solo me amarás a mi, para siempre, en directo, y a través de quien yo autorice… dígase Ninomiya Kazunari chan,  u otro que me tenga de buenas cuando llegue el momento… y si un día me hicieras enojar, a mí, a él… si un día te descubro queriendo traicionarme de nuevo… entonces, quizá te encadene a una pared en mi salón de juegos para practicar los dardos con tus ojos, hasta que mueras…
—  No, pero yo… —  Kame sabía que tenía que negarlo, aunque tenía tanto miedo ahora —  yo no…
—  Ni lo intentes —  Johnny le puso el índice en los labios, sé que también puede ser que no lo hayas hecho, no hay ninguna prueba, ne?… pero de eso se te acusa mi divina… y yo, te sé capaz de ello, así que si prefieres que dé oídos sordos a esas acusaciones, y te cuide de la sed verduga de mi hermana y de su hija, obedecerás… de todas formas, en el fondo, ambos sabemos, que Ninomiya y Matsumoto no mentirían con algo así, ellos te quieren, y me han contado cómo lo confesaste todo mientras llorabas arrepentido de haber arriesgado tanto… —  el jefe se recargó en el escritorio y encendió un cigarro. —  que hayas venido a pedirme que te ponga mi nombre en el cuerpo, me hace creer que hablaron con verdad, y que tal vez has entendido lo estúpido de haberme disparado. El aprendizaje debe ser recompensado, Kame chan, así que te recompensaré, serás un príncipe Johnny, mi más especial príncipe Johnny.
Se oyó que tocaban a la puerta, y luego una secretaria acompañó a entrar a Takuya, Nino y Matsu, que en ese orden, saludaron al jefe y luego a Kame. Los tres, notaron la sombra que Kame tenía encima, los tres se dieron cuenta de que a diferencia de cómo había sido para ellos, el esperado evento donde su kohai se convertiría en parte del principado, lo hacía sentir como condenado a muerte y no premiado por los dioses. Los tres se extrañaron del poco entusiasmo y más aún de esa tristeza… lo juzgaron como malagradecido, y se tomaron a la tarea de hacerle ver que debía estar orgulloso y feliz.
—  Kame chan —  Takuya fue el primero —  omedetou gozaimasu, serás el más joven de los príncipes Johnny, ne? ¿no estás feliz?
—  Uhm —  Kame asintió poco convincente poniéndose de pie ante su senpai y viendo de reojo que Johnny sacaba de un armario, un maletín —  hai, claro, arigatou gozaimasu. —  se reverenció y luego se dejó empujar hacia un cuarto adjunto a la oficina al que se habían dirigido el jefe, Nino y Matsu.
—  Bueno pues quítate la ropa ¿no? —  dijo Matsu y al momento se volteó hacia Johnny que sacaba los instrumentos del maletín —  ¿donde irá Johnny? ¿Dónde siempre?
Nino se sentó junto a Kame que tenía la mirada perdida.
—  No, irá al frente, en la base a manera de anillo… —  y Johnny contestó jalando las miradas sorprendidas de todos primero hacia él y luego hacia Kame a quien podía vérsele el escalofrío de tanto que tenía.
—  ¿Lo amarramos? —  preguntó Matsu.
—  Uhm —  y Johnny asintió preparando la aguja —  será mejor, por seguridad… porque si se mueve lo lastimaré y no queremos eso… —  lanzó una mirada de tanto reto y cabronés —  ¿verdad Kame chan? —  sonreía.
Y Kame, tras asentir apenas, se dejó ayudar por Nino para quitarse la ropa. Luego cuando Mtasu sacó las cuerdas, Johnny se las quitó de las manos, muy delicado, y tras pedirle a Kame que se acostara boca arriba, guió a Matsu a treparse también en la cama, y con su cuerpo, atrapar uno de los brazos de Kame sentándose en él, para inmovilizarlo. Nino, fue guiado a sentarse en el otro brazo, y Takuya a postrarse sobre sus piernas. A Kame, el corazón le latía tan rápido que temió que reventara. Y cuando Johnny se acercó y empezó a acariciarlo con una mano mientras con la otra le mostraba la aguja, no pudo evitar la primera lágrima.
—  Me encanta ponerle mi nombre a mis cosas —  Johnny uso un plumón para dibujar lo que sería el tatuaje mientras Nino, Matsu y Takuya miraban entre apenados por Kame y celosos de él, de que se lo fuera  poner ahí, de ese tamaño… Kame realmente no podría volver a estar con alguien sin que ese alguien se diera cuenta del tatuaje… era cruel, pero era diferente… ¿por qué siempre las cosas con Kamenashi y Akanishi eran diferentes? ¿por qué el jefe estaba tan enganchado a ellos?
—  ¿Sirvo vino? —  preguntó Takuya a Johnny, jalando una botella que tenía cerca sobre una repisa junto a la cama, para distraerse y no seguir pensando en eso.
—  Hai, vino, para relajarnos, ne? —  el jefe estaba feliz —  y necesitamos algo para meterle en la boca y que muerda, no vaya a cortarse la lengua como el chico aquel…
Nino sacó de su chamarra una protección de box.
—  Traje esto —  la colocó ante el consentimiento y obvio aplauso de Johnny en la boca de Kame.
—  Lo cuidas bien —  el jefe opinó —  me gusta verte quererlo así, aunque él no lo merezca… —  y luego, comenzó a tatuar, concentrado, sonriente, mirando por momentos a los ojos de Kame que aceptaban el castigo con… sí, impotencia, sumisión, y en el fondo, palpitando cual volcán próximo a estallar, ardiente furia.
……………………………………….
—   Tengo algo que decirte sobre el tatuaje, Jin —  Kame interrumpió los saludos, con voz apagada.
—  Será genial —  pero Jin que había estado investigando se dejó llevar por su entusiasmo —  podemos ponerle una rosa o un mandala, ne? en la parte baja de la espalda quedaría increíble ¿qué opinas? Conocí a una chica super simpática, te caerá bien… —  le decía  Kame con su gesto de niño travieso —  no sé, pero cuando la conocí y me explicó todo lo de las tintas, como que conecté con ella… y me dijo que estaría orgullosa de hacer un tatuaje akakame —  rió con ganas —  parece ser muy fan de ambos…—  de pronto se interrumpió, Kame seguía con el mismo gesto apagado que él pensó sería por algún exceso de trabajo o una mala noche. —  ¿estás bien?
—  Ayer… -- Kame parecía no querer contestar a nada, como si el aire no le alcanzara.
—  ¿Qué pasó ayer? Nino… ¿se dio cuenta?
—  Uhm, pero no es eso… —  respiraba con trabajo —  es decir… hablamos y aunque no está de acuerdo parece aceptar lo que pasa entre tú y yo.
—  ¿Aceptar? ¿le dijiste que…?
—  Yamashita san le dijo también a él Jin, sobre lo del disparo…—  Kame le contó.
—  ¿Qué? —  y Jin se quedó paralizado.
—  Hai, y… parece que Johnny lo sabe también ahora…
—  ¡¿Johnny?! —  Jin se dejó caer en una silla, preguntándose sobre qué podía significar eso que Kame decía.
—  Uhm, hoy… fui a pedirle permiso para hacerme el tatuaje que acordamos... Nino opinó que eso sería una buena opción para demostrar compromiso con él y con la empresa, y que si la información llegaba a oídos peligrosos no importara…
—  ¿Y entonces? —  Jin estaba realmente asustado.
—  Johnny dijo… que le parecía bien.
—  No entiendo…
—  Uhm, me  hizo el tatuaje hoy mismo…
—  Te hizo el tatuaje él…mismo? —  Jin sintió que sudaba frío —  ¿cómo? ¿qué tatuaje?
—  “los 4 kanjis de su nombre y la corona de su imperio” —  Kame repitió la descripción del jefe y suspiró. —  me dieron la bienvenida al principado… Takuya senpai, Matsumoto san y Ninomiya kun, estuvieron ahí…—  se le aguaron los ojos —  gomen…
—  ¿puedo verlo? —  Jin no quería creer algo así, y al mismo tiempo la cara de Kame…
—  Uhm, hoy… habrá una fiesta en mi casa para celebrar eso con el resto de los johnnys… y… Ninomiya kun… me dejó venir contigo, porque quieren que estés ahí. Parece que Johnny así lo ordenó… ahí… ya me dijeron que me harán mostrarlo…
—  ¿Johnny te dijo que lo sabía? ¿él estará ahí hoy? No entiendo nada… ¿a él le dijo Tomohisa?
—  Ie… —  Kame respiró —  le dijeron Nino y Matsumoto… pero Johnny me… me protegerá de Mary sama… me dijo que no me correría ni me demandaría ni me mataría, si era para él un príncipe Johnny perfecto…. —  una lágrima —  gomen, no supe decir que no, tenía mucho miedo… lo tengo aún.
—  Bueno yo… —  Jin le tomó una mano y la acarició entre las suyas —  yo no quería que pasara esto Kame, perdón… ¿puedo verlo ahora? ¿dónde te lo puso?
—  Ie, gomen, todavía tengo una gasa sobre él y no traigo otra… si la despego… —  se interrumpió muy brusco y se tapó la cara con las manos soltándose de Jin para luego descubrir un poco sus ojos que miraban hacia ningún lado —  te espero en la fiesta ¿ne? —  dijo —  y… — hizo un esfuerzo para levantarse de la silla donde estaba aunque sin poder mirar a Jin de frente —   también está invitado Yamashita san… —  se puso su chamarra y fue hacia la puerta.
—  Kame —  Jin lo detuvo —  ¿está bien que vaya? No creo que sea justo que te pongan en esa situación y…
—  Haz lo que quieras Jin —  Kame se puso los zapatos — de todas formas Nino estará ahí para darme fuerza… supongo…
Y eso hizo a Jin explotar, y enojado, fue a jalarlo del brazo para detenerlo en su huida.
—  ¿Qué estás diciendo? —  lo zangoloteó un poco. —  me hablas claro de una vez, ne? no es mi culpa que te hayan puesto ese tatuaje ni ninguna de las decisiones que has tomado en la vida, mi única decisión ha sido quererte y tratar de defenderte de lo que te hace daño, no como ese idiota que solo quiere hundirte más y más en las mentiras de la empresa que no es más que mierda vestida oro, no me salgas ahora con que Nino te dará fuerza para un carajo ¿me oíste? El que está en esto contigo soy yo…
—  Uhm, por eso prefieres quedarte en casa con Yamashita san —  Kame le contestó duro —  porque es más fácil no ver, ni enfrentar, y mejor quedarse cómodo viendo una peli de amor, ne? —  empezó a llorar.
—  Lo estás volviendo a hacer… —  Jin lo soltó con gesto deprimido.
— ¿y qué otra mierda quieres que haga Akanishi? — Kame estaba una vez más fuera de sí y golpeó la pared muy fuerte —  no puedo salvar mi vida y al mismo tiempo seguir tus valores carajo, no puedo no volver a desilusionarte… no puedo ser lo que quieres… no puedo protegerte, ni pedirte que me protejas, es como estar en un maldito pantano hundiéndome más rápido cada vez que intento moverme hacia a algún lado… y tú dices que no hay espacio entre nosotros y que me amas, y que con Yamashita san solo estás porque eso habíamos acordado, que es para cuidar de mi, que es para que el idiota no vaya y diga lo que ya le dijo a dos de las personas más cercanas a Johnny sama, es como si se lo hubiera dicho directo a él… y ahora me dices que no es tu culpa nada, carajo y no lo es, pero de verdad quisiera que algo de todo lo que hecho, que algo de todo lo que he hecho significara algo para ti… algo más que un error… no quiero seguir sintiendo que todo lo que hago lo hago por idiota. No importa si tomo una decisión o la contraria estoy todo el maldito tiempo equivocándome.
—  Ya no sé qué decirte para que me creas que agradezco y reconozco lo que has hecho por mi, y que te amo, y que quiero que hagamos esto juntos… Me duele que pienses que te estoy engañando porque yo nunca te he engañado Kame. Si necesitas que esté yo ahí en la fiesta, solo tienes que decírmelo así. Si necesitas que vaya con Tomohisa porque los senpais y Johnny sama así lo quieren, lo llevaré. No me parece justo, y no he dejado de pensar que podríamos hacer las cosas diferentes… pero si tú prefieres hacerlas de esa manera porque te hace sentir más tranquilo, entonces lo entenderé y respetaré, te seguiré a donde quieras.
—  Lo único que quería era que no te tuviera atrapado así… no quería que fuera a matarte… pero estuvo mal, ne? nunca debí disparar… tengo tanto miedo ahora…
—  ¿De qué tienes miedo? —  Jin se acercó y le acarició el rostro —  acabas de decirme que Johnny lo sabe y que te protegerá… todo va a estar bien, Kame… —  trató de convencerse a sí mismo.
—  Te veo en la fiesta, ne? —  Kame dio un paso atrás
—  Hai —  Jin suspiró —  yo llego al rato… —  un largo silencio —  te amo.
—  Yo a ti… —  Kame murmuró, y salió del departamento de Jin con la vista de este en la espalda.

8 comentarios:

  1. adsaasdsads nee-chan esta super genialosiisimismo asdsasd me encanta quiiiero conto
    i esk es tan asi que ahah asada ya quiero saber que mas pasa pobre de la tuga pero principe ahahah quiiero qe salga todo kat-tun ahah contii onegaii..!! ARIGATOU..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oh! si, bueno KAT-TUN no sale mucho en este fic, pero sí hay algunas escenitas de ellos más adelante... gracias por leer ^^ y subiré la conti pronto, lo prometo ;)

      Eliminar
  2. qwseqwerqwser ;^; sabia que algo le pasaria a kazurito... Demo emo demo nande Nino-sempia asdfasd ypo pense que ereas diferente y asdasd fuiste y le chismorreaste al viejo ese Johnny-sama viejo feo ;^; demo donde puso el tatu(?) no entendi esa parte gomen u//////u

    asdfasd jin BAKA!!! Tu no preguntes ni regañes solo abrazalo y dile cual importante es para ti y que tu sin el no eres nada TTwTT asdasd sobrevivira el AKAME(?) eso le tengo que leer nee-chan fantastico espero conti nwn .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDD nee-chan! no sabes el trabajo que me costó describirlo y ahora resulta que no quedó claro DX jajajaja bueno digamos que el pequeño kame de Kame tiene una base ne... ahí al frente ^//^. y no diré más! jajajajaja.

      gracias por leer nee-chan, luego subo la conti ^^

      Eliminar
  3. asdasd es que no se de que parte hablas son inocente nee-chan(?) bueno para quedar mas claro es en su miembro(?) XD

    ResponderEliminar
  4. hahahaha Johnny-sama pervertiddo XDDD asdfasd oks nee-chan ya he entendido

    ResponderEliminar
  5. Woooo¡¡¡¡ neeechaaan... te avoso x la conti desde YA¡¡¡¡¡>_< es que ... >_< no me puedes dejar asi en suspenso¡¡¡¡ No es de Diosh¡¡¡¡¡¡¡¡
    Mi tugoo yo te dare en la base qu mi socia re pefver Lylly no entendio jajaja XD~ que te dare?? .....òó un masaje para aliviar el.dolor??? *3* jajajajajaa...
    Ninno!!! tuu ara de ratonito hermoso.. mecaes medio bien pero tbn medio mal.x chonooo .. peroo sus razones tendra...
    y Jin... tuuu!!! Aishhh... bueno.. tu eres baka foreva... y pss como.eres re menso pss ya ati ni t comento.. Te hars bullying si le haces algo a mi tugo... Jonhy sama.... tuuuuuu!!!!!!! ÒÓ Ni t imaginas lo que te he tatuado mentalmentd ni t imaginas doonde¡¡¡¡
    Grrrrrrrr~
    ¿quien me falta? .. nadiee??
    Jolotl nechii!!!! **Onegheii onegheii!!! coooontiiiii prontito ne hiii.. te acosare desde hoy x esa contiii k diossssh muero x leer!!!!!

    ResponderEliminar