Seguidores

miércoles, 7 de noviembre de 2012

A.Kame en medio de la Tormenta - Capítulo 11. Avalancha


Tras esa reunión con Johnny, Kame se quedó con una sensación de que se había tragado un hielo, que este se había atorado en su pecho, y que no se derretía… ¿Había hablado en serio el viejito? Lo había amenazado con muchas cosas en la vida, le había vuelto realmente loco con millones de posibles castigos que al final nunca habían llegado porque él había hecho lo que ese loco quería, demo, esta vez, no estaba en sus manos ne… y Jin había dicho que iría, pero… ¿lo haría? ¿Llegaría a tiempo? Y… ¿cómo le hablaría para decirle que no fuera a faltar después de prometerle que haría lo posible para que no tuviera que ir? ¿y si se enojaba? Kame sabía que una de las cosas que más molestaban a Jin era verlo obedecer a ese viejo desquiciado… tenía dudas ¿debía decirle? Si le contaba a Jin lo que Johnny acababa de amenazar ¿lo tomaría como chantaje? Demo… si no le decía… ¿realmente iría como había prometido? Y por salvarse de un castigo como ese ¿estaba bien hacer ir a Jin? ¡Carajo! Si no le contaba, cuando al fin se enterara de todo, porque seguro que eso sí pasaría, le volvería a decir que todo era su culpa por no confiar en él, y si…

Se sentó en una silla que estaba ahí abandonada en uno de los pasillos y se quedó viendo el celular con la cabeza doliéndole. “Siempre hay otras opciones” Jin había dicho hasta el cansancio “solo tienes que dejar de darle poder para que ya no lo tenga” ¿De qué hablaba? ¿En qué mundo vivía? Si Johnny era dueño del mundo ¿dessho? Al menos del suyo, y del de Jin… ¿Nino podría ayudarle con eso? ¿debería irse de una vez por todas de esa empresa? Quizá lo de Broadway no sonaba tan mal ni era tan imposible…. Se dio cuenta que estaba temblando, todo su cuerpo moría de miedo después de haber sido amenazado de esa manera. Tenía los ojos llorosos, las manos heladas, la voz perdida. Y una vez más se sentía completamente solo ¿Quién entendería esa situación? Sus padres… ante algo así… ¿Existía, quizá, la posibilidad de que le apoyaran esta vez?

Johnny era capaz de todo, él, había sido capaz de retar al que es capaz de todo… no había medido las consecuencias y ahora… perder a Jin obligándolo a ir a como diera lugar, chantajearlo, rogarle, entregarlo en bandeja de plata al viejo pervertido… o perder una parte de su cuerpo…  ¿pasaría?
Por la tarde, mientras regresaban a casa, Nino al volante (porque había querido manejar al ver que el estado de ánimo de Kame estaba oscuro), Kame iba en silencio y el senpai empezó a preguntarse si algo andaba mal. Nino no sabía sobre la reunión de Kame con Johnny y empezó a temer que se tratara de alguna otra cosa.

—  ¿Todo bien? —  se decidió a preguntar.
—  Nino… — y Kame de pronto habló —  tu sabes si… Johnny sama… alguna vez… ¿ha castrado a alguien?
—  ¿Nani? —  Nino se quedó perplejo con esa pregunta, pero al ver el apanicado gesto de Kame sólo tomó aire y siguió hablando —  ano ne, sé que ha amenazado con hacerlo y que hay muchos rumores de que sí, demo no parece que lo haya hecho con nadie cercano… ¿nande?
—  Me dijo que si Jin no va el día 20 eso me hará…
—  ¿Qué? —  Nino orilló el carro y lo detuvo —  ¿es en serio?
—  Cómo saberlo… —  Kame cerró los ojos.
—  Bueno, pero… Akanishi irá ¿no? Te lo prometió.
—  Uhm —  Kame respiró profundo.
—  Y si cambia de opinión, bastará con que le digas que Johnny está pensando en algo así para no atreverse a faltar… él… ¿te quiere dessho? Si le dices que corres tal peligro irá y obedecerá el jefe.
—  Tendré que contarle ne—  Kame murmuró apenas.
—  Hai —  y Nino volvió a arrancar el coche —  no puedes arriesgarte…—  y se encaminó de nuevo a la casa.

Más tarde, mientras Nino lavaba los trastes, de pronto Kame anunció que saldría un par de horas y se fue sin decirle a donde. Nino imaginó que quizá había salido para marcarle a Jin en privado y contarle lo que había pasado, pero se equivocaba, porque Kame a donde iba era a casa de sus padres… no estaba seguro de qué quería lograr ahí, pero había una parte de sí que deseaba ser recibido con un fuerte abrazo y una frase de aliento que le dijera, no te preocupes, mamá y papá lo arreglarán todo. Cuando estuvo frente a la puerta supo que eran puras ilusiones, pero tenía tanto miedo que aún así lo intentó.
Papá veía el beisbol sentado en un sillón y mamá estaba en la cocina. Lo invitaron a sentarse y le ofrecieron cocoa. Ninguno preguntó qué hacía ahí ni si se encontraba bien de humor, ellos seguían con su vida japonesa, ejemplar y aburrida, sin sobresaltos ni escándalos que incomodaran sus sentires.

—  Ese hombre ya debería jubilarse —  opinó el papá sobre uno de los jugadores de beisbol que hablaba con aliento agitado en la pantalla, pero Kame no respondió. Ni siquiera ponía atención a lo que pasaba en la tele o a su alrededor, estaba con la vista clavada en la cocoa pensando en que quizá debería irse de ahí y no decir nada.
—  ¿Lleva mucho tiempo? —  preguntó la mamá en un intento de cubrir ese silencio de Kame y evitar lo que estaba por convertirse en un momento tenso, pero el papá, que ya había sospechado que esa actitud de su hijo no era gratuita, no escaparía y simplemente ignoró a su esposa, apagó la televisión y pasó su mano frente a la cara de Kame para sacarlo de su ensimismamiento.
—  Y bien ¿qué pasa? —  preguntó —  ¿otra vez tienes algún problema en el trabajo o qué haces aquí?
—  ¿Nani? —  Kame vio a su padre sintiendo todo el peso que esa mirada estricta le aventaba.
—  Si hubieras venido solo a saludar, al menos hubieras comentado algo del partido conmigo, pero no, solo estás ahí como papa pensando en no sé qué. ¿Me vas a decir?
— Etooo… —  a Kame la verdad es que le daba mucha vergüenza tener que hablar de algo así con su padre. —  bueno es que… nanka
—  ¿Otra vez algo que tiene que ver con el imbécil ese de Akanishi? —  el padre cuestionó. —  solo por eso te metes en callejones sin salida ne? no entiendo porqué simplemente no te enamoras mejor de una chica… o al menos de otro tipo menos problemático… en fin tú sabrás, lo único que te diré es que si pierdes el trabajo, y por consiguiente Johnny san nos quita todo, mi trabajo, el de tus hermanos, el seguro médico que mantiene a tu madre con vida… no volverás a tener a quien llamar familia… Porque eso es así aunque nos pese, dessho… ya nos dejamos atrapar aquí, así que ahora, vas a cumplirle por el bien de todos porque si no lo haces… nos destruirás. Tu madre, yo, tus hermanos… contamos con tu fortaleza ¿lo entiendes?
—  Hai… —  Kame murmuró con los ojos llenándosele de lágrimas y encogiéndose en sí mismo.
—  ¿Qué quiere que hagas ahora? —  el papá preguntó lanzando después un profundo suspiro que indicaba que en realidad no quería enterarse.
—  El problema no es lo que me pidió, sino que no depende de mí si ocurre… —  Kame respondió sin atreverse a levantar la vista — y el castigo, no es que me corra, sino que me castre. Ustedes… mi madre, lo merecen todo, demo… tengo miedo.
—  ¿Nani? —  ambos padres gritaron anonadados y se pusieron realmente nerviosos.
—  ¿Y qué es lo que tiene que ocurrir para que no te castre? —  el padre preguntó con la voz adelgazada.
—  Que Akanishi san vaya el día 20 a ponerse un tatuaje que Johnny diseñó, demo… Akanishi san está en Los Angeles… dijo que volvería a Japón el jueves, pero no sé si lo hará.
—  ¿Y por qué eso tiene que ver contigo? —  el papá no podía creer lo que oía.
—  La orden que Johnny me dio fue que yo llevara a Akanishi san, y que yo lo tatuara… yo… hice algo peligroso y… estas son las consecuencias de eso que hice.
— ¿Qué hiciste? —  el papá tenía el gesto tan endurecido.
—  Le disparé a Johnny sama con un rifle de cacería en la entrepierna… Johnny ya sabe que fui yo, por eso ese es el castigo si Jin no va…
—  ¿Nani? —  volvieron a expresarse a coro, la madre ya con lágrimas en los ojos y el papá con un tic nervioso en la ceja que avisaba a Kame de lo muy molesto que estaba.
—  ¿Y la razón de que le hayas disparado fue Akanishi san? – al padre también le vibraba la quijada, y se había puesto rojo de tanta molestia.
—  Hai…  —  Kame asintió apenas cerrando los ojos, al ver venir lo inevitable. El padre reaccionó como siempre dándole una bofetada que le volteó la cara y le quedó ardiendo.
—  ¡Eres un imbécil! —  se levantó y pateó el sillón en el que estaban sentados—  el más imbécil de todos los imbéciles! Un retrasado de mierda —  pateó de nuevo ahora una mesilla. —  algo así tenía que haber sido, por eso la perdiste a ella, a esa chica Yuki… eres realmente un idiota… maricón idiota. —  y furioso lo dejó ahí. Kame lo oyó subir las escaleras, y azotar una puerta de alguna de las habitaciones.
—  Vete de aquí Kazuya —  la mamá de pie ante él estaba llorando —  no sigas echándonos a perder la vida con esas informaciones, te pedí que no nos contaras sobre lo que pasaba en la empresa.
—  Gomen, okaasan demo…
—  Vete —  la mamá cortó lo que fuera a decir —  vete y arregla las cosas para no seguir avergonzándonos ¿quieres? —  y se fue llorando también escaleras arriba.

Kame se quedó ahí inmóvil sin saber qué hacer, decir o pensar;  le dolía mucho que sus padres reaccionaran así… pero al mismo tiempo él sabía que en realidad no podían ayudarlo. El error había sido aceptar todas esas prestaciones de la johnnys jimusho en aquellos momentos difíciles con las que el viejo los tenía ahora tan atrapados a todos… y sobre todo a él… Cuando oía lo que contaban sus  hermanos de sus respectivos trabajos, parecía estar escuchando cuentos para niños… la vida de sus hermanos era como en los doramas, lógica, vivible, lo que a él le pasaba… todo parecía un anime de corte gore-hentai, y peor, porque además, lo tenía que resolver completamente solo. ¿Y por qué? Porque así Johnny lo quería, así Johnny lo había diseñado y al igual que sus más grandes espectáculos, tenía un diseño perfecto que funcionaba, según a él se le antojaba que lo hiciera. Kame era una marioneta de ese show y lo único que podía tranquilizarlo es que al menos no había público pagando por ver ese espectáculo… ¿o si lo había?

Cuando logró levantarse y salir de ahí, dejó su copia de la llave de esa casa en el mueble junto a la puerta. Ya no era su casa ne, hace mucho que no era ahí bienvenido.
Caminó olvidando el auto y estuvo vagando largo rato marcándole a Jin cada 10 , 15 minutos sin recibir respuesta… tenía que contarle, aunque eso lo hiciera perderlo a él, o tal vez entendería, tal vez ne… pero tenía que contestarle primero …

—  ¿Moshi? ¿moshi? —  por fin al décimo intento se oyó que respondían, era la voz muy divertida de Yamapi del otro lado.
—  Aló… ¿Yamashita san? —  Kame preguntó.
—  ¡Hai! ¿Dare? —  Yamapi contestó así aunque ya sabía que era Kame con el firme propósito de hacerlo rabiar.
—  Ah etooo Kamenashi desu. Genki?
—  hai, hai, arigatou ¿qué pasó?
—  ¿Está Jin por ahí? ¿está ocupado?
—  Uhm, fue a preparar el jacuzzi para que hagamos el amor al rato ahí, pero si quieres le paso tu recado ¿o es urgente?
—  Ah, iie, demo… bueno yo…. Solo quería saber si…
—  Si va a ir a que le pongan el tatuaje? —  Yamapi preguntó —   de verdad quieres que se lo ponga, ne? eres tan egoísta que ya te urge que quede marcado también, pero sabes? El dice que no está seguro de querer que lo vuelvan parte del ganado, ya sabes que lo marquen como vaca, ne? entonces…pues no sé, no parece ni acordarse la verdad, pero ahorita que vuelva si quieres le pregunto… aunque yo que tú iba pensando en qué decirle a Johnny sama porque la verdad no creo que salgamos de casa hasta la semana que viene…  —  y se rió odioso.
—  Sou —  Kame tenía el llanto otra vez en la garganta —  bueno, si le puedes decir que me llame, por favor… si no yo le marco más tarde, o mañana…
—  Hai, si no se me olvida yo le digo, ne? bye bye —  y Yamapi colgó sin esperar que Kame dijera algo más.
—  Pasó algo raro… —  Jin apareció donde Yamapi acababa de hablar con Kame y claro, borrado todo registro de esa y las otras llamadas.
—  ¿Raro? ¿ nani? —  le extrañó ese gesto que Jin traía.
—  Le pedí a Shirota san que me confirmara el vuelo a Japón y está cancelado —  Jin miró a Yamapi a los ojos acusador.
—  ¿Cancelado? – pero Yamapi no tenía realmente idea de por qué
—  Hai ¿sabes?
—  Ie, ¿el mío también está cancelado? Porque tengo que llegar a lo de Ryo…
—  Entonces no fuiste tú ne… —  Jin se sentó pensativo en un sillón —  y si no fuiste tú, no hay otra manera de que hubieran cancelado esto si no fuera porque…  se hizo mediante la empresa… —  suspiró y agarró su teléfono —  le voy a hablar a Kame ne? por favor no te pongas celoso, es solo que tengo un mal presentimiento… ¿moshi? ¿moshi? ¿Kame?

Kame no podía creer que Pi le hubiera pasado el recado a Jin y que este hubiera contestado tan pronto, se sintió bien por un instante, incluso sonrió, aunque al siguiente empezó a angustiarse  de lo que tenía que decirle a Jin en esa llamada…

—  ¡Jin! Hola… ¿cómo estás? —  tenía la voz extraña, trémula…
—  Bien… ¿y tú? ¿ha pasado algo con Johnny? Resulta que alguien canceló mi vuelo a Japón…
—  ¿Nani? —  a Kame se le fue el aire.
—  ¿Tienes idea de por qué haría algo así?
—  ¿en serio hizo eso? —  a Kame se le iban las fuerzas con esa información —  ya bueno, nanka… ano ne, Johnny… me llamó a su oficina y me dijo que… si no estabas aquí el día 20… me iba a castrar…
— ¿¿¿¿¿¿¿¿eeeeeeehhhhhhhhhhhhhh?????? —  Jin pegó un grito tal que Kame imaginó que lo oía en vivo en vez de vía telefónica. —  ¡está enfermo! ¡Es un maldito degenerado jodido de mil veces mierda! —  siguió gritando fúrico haciendo que Yamapi frente a él y Kame desde Japón, solo cerraran los ojos temerosos de que ese coraje de Jin contra el jefe acabara resultando peligroso —  ¡que vaya y se castre la maldita cabeza! ¡viejo estúpido! ¡no puedo creerlo! —  seguía —  debería matarlo…
—  Jin —  Kame habló tímido tratando de que dejara de gritar —  Jin… —  pero no le hacía caso, estaba fuera de sí.
—  ¡Carajo! —  fue el último grito de Jin que de pronto se sumió en un silencio total.
—  Jin… etooo… nanka… —  Kame tenía la cabeza muy revuelta y las lágrimas le salían solas —  yo…
—  Olvídalo —  Jin de pronto habló con tanta calma que Kame por un instante pensó que no era él —  estaré ahí, no te preocupes… llegaré pase lo que pase, aunque me tenga que ir nadando ok? Tú… solo pasa estos días como si nada, el jueves a primera hora estaré ahí contigo.
—  Demo… —  Kame lloraba.
—  Me haré el tatuaje, no gritaré, lo prometo. Le obedeceré al idiota… ¿ok? Gracias por decirme… de verdad te agradezco que no me lo hayas ocultado.

Y tras despedidas dulces, colgaron los teléfonos. Kame lloró  largo rato antes de poder regresar a casa. Jin se quedó tan serio, tan hermético, tan enojado que no importó todo lo que dijera Pi, no lo pudo sacar de los oscuros pensamientos que lo tomaron.

— Haré nuevas reservaciones vía la Warner para que no puedan cancelarlos desde allá ¿ok? —  Yamapi se decidió aunque con gesto de verdadero susto.
—  Las haré yo —  y Jin tomó el teléfono de nuevo —  nos iremos en el jet privado de una amiga —  y sin detenerse a saber si Yamapi estaba o no de acuerdo con eso, le habló a una mujer muy rica que  había conocido en Australia y que alguna vez, como agradecimiento por una canción que Jin le había obsequiado,  le había ofrecido su avión para cuando lo necesitara.

Era el momento, y así Johnny tuviera al mismo Godzilla cuidando el aeropuerto, el aterrizaría antes del día 20 en Japón y se presentaría a ponerse el estúpido tatuaje… lo haría por Kazuya, porque lo amaba, y había jurado protegerlo. Lo haría, le pesara a quien le pesara, porque ese viejo lo que estaba haciendo era retar los sentimientos del AKame, ya les había dicho muchas veces que quería demostrarles que no era amor real, había llegado el momento de callarle la boca y demostrarle que esa idea, era la más equivocada de todas las estúpidas ideas que tenía. ¿Quería verlo? Lo vería… un kizuna indestructible que ni el mismo emperador del espectáculo podría detener, pues por supuesto, era una pasional, violenta, decidida, e imparable avalancha de nieve derretida por ellos mismos al hacer el amor, más poderosa, seductora y diabla que cualquier tormenta…

5 comentarios:

  1. OMG!!!!!!! k fuert kyaaa!!! ame est cap.
    k clase de padres son los padres de kame?????grrrr...son uno idiotas grrrrr

    y ese johnny.... lo mato t juro k lo mato...

    kyaa!!! jin es tan bello, romantico y decidido.
    nadie puede separar el akame >.< akame x ever!!!!! :D
    ya kiero ver el sigt.<3

    ResponderEliminar
  2. MUNDOOOOOOOOOOO * toma unmegáfono para que la escuchen*
    gracias!!!! por su atecion * ajajaja*
    Jolotl me dijo qye dejara un coment y me daba contiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! *tengo pruebas*
    Bueno.. la verdad, aunque no me lo hubiera dicho, no podria vivir sin dejar mi testamento
    bien.. ajajaja pobrecito Kame!! anda asuatdo.. y ¿cómo no? si Johnny le quiere cortar su armonioso peral! ^^
    Veamos Don Jonny.. ¿que se piensa usted? Si le pone corona a Jin y le crta el peral a kame... ajajajaj cree ke el akame va a a terminar?
    Pues nooooooooooooooooooooooo!! ¿Acaso Jhonny no sabe que kame es Uke?
    ajajajajajajajajajajaja =P Jhonny baka!
    Pi!!!! *^* tuuuuuuu.. en serio que estas bieeen bueno, pero que malo que eres!
    Osea, Kame te llma preocupado por que se queda " sin aquello" y tu encima te portas como vieja ardida! Pi, te voy a dar unas nalgadas!
    Y Jin!!! ajajaja veamos, ¿que te conviene mas? ¿que te pongan una corona o quete quiten el peral de kame?
    Aguantate un rato el dolor Jin! Demuestra que tu puedes aguantar lo que sea x amor!!!! Haaa neechan!!!
    acoso x contiiiiiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  3. Llegando de bien lejos y hay Conti!!!!
    Este día se pone genial xD
    Jolotl chan malvada xD me haces llorar con lo de Kame u.u, en verdad le pusiste Padres malvados, pobre Kame, tan difícil y vergonzoso que le fue ir y pedir algún consejo o consuelo y los papás egoístas le pegan, lo corren y hasta le dicen MARICON!!! Jajaja en verdad que está muy trágico ese momento =O
    Nino se ha ganado un poco mi corazón esta vez al darle un buen consejo a Kame, pero Pi cada vez se hunde más en mi ranking ficticio xD.
    Mencionaste el Gore, espero que la vida de Kame no tenga un final de ese tipo =O (aunque me gusta la angustia y el drama xD)
    El final del capítulo fue hermoso, Jin luchando por Kame, y ambos por su amor y el kizuna que los une *w*
    En verdad muero por leer lo que sigue, cada vez se pone mejor esto!!!!
    Gracias por poner conti, etiqueta y sobre todo Gomen por extensa carta-comentario jajaja

    ResponderEliminar
  4. Carajo ese Pi!! febdsjndsj en esta historia venia odiandolo desde el principio peor nunca pense odiarlo mas que matsubobo hahahaha bueno es que ya casi no ha salido asi que posiblemente lo he olvidado poco a poco demo ~~ ese Pi realmente me saca bilis fvds quice golpearlo cuando le dijo esas palabras a Kamesito deporsi esta todo fragil por lo que le quiere hacer ese mal hombre y decirle lo de la bañera jodido! lo queria matar demo ~~ kazurito no le hagas caso TwT Jin solo ti ama a ti

    Los papas de Kame me cayeron mal u.u como dicen eso de su hijito TwT eso nomas no es de dios

    Eso es Bakanishi demuestrale que tu lo amas, que tu por el eres capaz de hacer todo incluso aprender a volar o a usar la nube voladora yo que se Dx hahahaha gotzila xD lo imagine a la perfeccion xDD

    Nee-chan!!! ~~ ♥ espero conti con ansias realmente lo espero *w* muchas gracias por tu hermoso capi ^^

    ResponderEliminar
  5. Yeah ese es mi Jin, a llegar con Kazu a como de lugar!!!! ……menos mal que Kame no oculto la verdad a Jin, tenia que hacerlo porque es su único apoyo, despues de la horrible actitud que tuvieron sus padres, que mas le espera, pobre de mi amor ……sus padres me decepcionaron, no muestra ninguna compasión ni apoyo al hijo que les ha provisto todo lo que tiene la familia…..que triste pero nada destruirá ese vinculo…

    ResponderEliminar