Seguidores

domingo, 2 de diciembre de 2012

A.Kame en medio de la Tormenta - Capítulo 12. Tormenta


Domingo de Kame
Kame salió del estudio de Nihon terebi  después de Going y se encontró con que Nino lo esperaba junto al carro, más aún, también Matsu, Sho, Aiba y Ohno estaban ahí.
—  Iremos a ver la lluvia de estrellas a Yokohama —  Nino le avisó acercándose galante mientras el resto de Arashi los veía muy fijo y con gestos de entre preocupación ternura y oh! El de Matsumoto definitivamente era de malhumor.
—  ¿Lluvia de estrellas? —  Kame los miró uno a uno y luego regresó su vista a Nino que muy cerca trataba de parecer ¿controlado? —  demo yo… estoy un poco cansado y no de muy buen humor, etooo ¿no prefieres ir solo con tus hermanos?
—  negativa rechazada —  gritó Sho abriendo la puerta del auto —  acuérdate que cuando un senpai te invita cordialmente a acompañarlo a una actividad recreativa, no se vale decir que no ne? y por favor ya súbanse que si no, no llegaremos a tiempo.
—  Nino demo… —  Kame insistió un poco, pero Nino solo puso ese gesto de hartazgo con el que Kame sabía que entraría en modo “soy quien manda” e hizo una seña hacia el auto para hacerlo subir ahí, y como Kame seguía sin moverse, se acercó más y le dijo muy bajito.
—  no me hagas esto ¿quieres? Me tuve que pelear con ellos para pasar por ti aquí…
—  ¿Pelear? —  Kame se extrañó.
—  Solo súbete al coche —  Nino respiró profundo ya visiblemente molesto y Kame pidió perdón y obedeció.
Estaba tan cansado que ir a ver una lluvia de estrellas definitivamente no era plan para él, demo… Arashi, la reluciente tormenta de Johnny sama, no dejaba que nadie les dijera que no...
Ohno al volante, Sho de copiloto, Aiba y Matsu con ellos atrás, y claro, Nino acabó sentado encima de Kame y recargado en el asiento de adelante.
—  ¿Y alguien preparó algo de comer? —  preguntó con gesto pícaro.
—  Hai, aunque tú tendrás que compartir tu parte con tu novia porque solo traje para cinco —  respondió Matsu aún malhumorado.
—  Neee, no le digas así ne —  y Nino le coqueteó un poco para ponerlo de buenas —  donde comen cinco comemos seis, si cada uno me da un poquito seguro acabaremos todos satisfechos…
—  Lo que te daré es un calmante para ver si se te baja lo baka por este baka —  Matsumoto dijo riendo —  ¿y qué Kame chan? ¿qué tal tu dia? Nos contó Nino de tu problemita con el jefe ¿algún avance? Nosotros estuvimos conversando que si te portas bien estos días, intervendremos para salvarte…
Kame sintió horrible de saber que ya todos sabían sobre la amenaza de Johnny, más por esos gestos de cada uno que demostraban un poco de, o más bien bastante, lástima por él.
—  ¿Les dijiste? —  se acercó al oído de Nino para preguntarle y se arrepintió al ver que Nino se volteaba hacia él con gran sonrisa.
—  Hai, a ellos les cuento todo, demo no te preocupes ne, hoy le pediremos un deseo a la primera estrella que caiga y con eso, todo se arreglará… mientras tengas la bendición de Arashi —  le dijo cursi poniéndole un dedo en la mejilla —  estarás a salvo.
Ohno puso un disco en el estéreo y todos fueron cantando, todos menos Kame que empezó a temer los días siguientes ¿qué significaba para esos chicos portarse bien? La verdad no estaba de ánimos para andar cumpliéndoles caprichos…
……………………………………………………………………………..
Domingo de Jin
—  Ah Akanishi kun —  aquella mujer les recibió muy alegre en su inmensa y lujosa casa californiana —  me da muchísimo gusto que estés aquí después de tanto tiempo…. —  y le plantó un beso en la boca haciendo a Yamapi sentir vértigo. —  ya te están preparando el avión sweety, pero quería que nos tomáramos algo antes de que te vayas… ¿Qué opinas? ¿pasan la noche aquí y ya mañana te vas temprano?
—  Etooo, ok ¿Cuántas horas hago a Tokio?
—  en mi avión 13 corazón ¿Cuándo tienes que llegar?
—  Ah eso… el jueves, está bien nos quedamos hoy, demoo ¿no te importa que él…? — señaló a Yamapi que parecía muy serio unos pasos detrás.
— Claro que no, mi vida, que se acomode mientras tu vienes conmigo ¿quieres?
—  Etooo es que… nanka… él es…
Jin pensó si sería buena idea decirle a esa mujer que Yamapi era su pareja, en realidad no sabía si ella era homofóbica ne? y si eso hacía que no le prestara el avión o… ie, mejor no le daría esa información aunque Yamapi se enojara…. Bueno, que se enojara más, porque a todas luces estaba molesto ya.
—  ¿El es? —  preguntó la mujer.
—  Mi amigo de toda la vida y… me da un poco de pena enviarlo así a otro lado mientras tú y yo… ¿me entiendes? —  le coqueteaba.
—  Si… —  ella pareció entristecerse un poco —  bueno, emmm, si quieres ve tu a ver que se quede cómodo y cuando estés listo te espero en la alcoba principal… —  y la muejr se fue muy seductora balanceando la cadera frente a Jin claramente provocadora.
—  ¿Por qué no le dijiste que yo era tu novio? —  Yamapi reclamó al instante.
—  Porque… necesito que me preste ese avión ne —  Jin contestó —  y la verdad no sé qué opine de que tú… bueno eres un hombre ne, y ella piensa que solo me gustan las mujeres… —  y sin mirarlo a la cara agarró las maletas y le dijo que lo siguiera hacia la habitación de invitados. —  de verdad necesito llegar a Tokio antes del jueves Pi… es grave lo que Johnny quiere hacerle a Kame si no voy…
—  ¿qué tan grave puede ser? —  Yamapi estaba desesperado —  al menos dime qué es ¿no? Estás como si fuera a hacerlo picadillo o qué se yo…
—  No estás tan lejos de lo que el loco dijo —  Jin suspiró angustiado —  no sabes cómo lo odio… lo odio más de lo que nunca pensé que se fuera capaz de odiar…

Lunes de Kame
—  Nino… —  Kame lo llamó por tercera vez muy bajito por miedo a despertar a los demás senpais —  Nino… —  pero parecía que estaba completamente dormido.
—  Déjalo dormir ¿qué quieres? —  Matsumoto le contestó de pronto, sorprendiéndolo, y al mismo tiempo jalándolo de la parte de atrás del cuello de la camisa para hacerlo levantarse y alejarlo de Nino que seguía durmiendo…
—  ah etooo —  Kame se acomodó la ropa un tanto incómodo de tener que hablar con ese salvaje —  tengo que irme, tengo trabajo y nanka…
—  Arreglé todo para que no tuvieras que ir a ningún lado y estés aquí con Nino chan como él lo quiere… está haciendo un esfuerzo para alegrarte un poco los días ¿no puedes agradecerlo?
—  ¿un esfuerzo?
—  Si, porque a diferencia de Akanishi que no va a llegar ese día, Nino chan sí está preocupado por ti… nos pidió a todos que le ayudáramos a pensar en algo para que Johnny te perdone ese castigo, así que solo compórtate ¿quieres?
—  ¿Por qué estás tan seguro de que Akanishi no llegará? Johnny sama… lo evitará ne?
—  eh? No, lo digo porque es obvio que solo juega contigo… como con todos. Ese tipo perdió la cordura cuando se largó a USA la primera vez y no importa lo mucho que insistan tú, o Johnny, él no va a venir a que lo marquen como uno de nosotros, tú sabes perfecto que antes muerto, y sabes también que tú no eres una razón para hacerlo venir. Todas esas dudas que tienes son porque en el fondo comprendes que no es posible que te haya perdonado aquella vieja historia…
—  Demo…
—  Mira, te voy a contar algo que pasó ayer antes de que fuéramos por ti… Johnny sama nos mandó llamar, y nos pidió a Aiba y a mi que investigáramos en qué vuelo iba a venir Akanishi para llegar aquí antes del jueves, el jefe tenía mucha curiosidad de saber si el baka estaba o no enterado de que el vuelo que tenía estaba cancelado… ¿y qué crees? Que a pesar de que sabemos que ya sabe que el vuelo está cancelado porque te lo dijo a ti, no compró otro… así que a menos de que tenga una máquina telestransportadora, Akanishi no va a venir a salvarte…
—  Probablemente pidió su vuelo vía la Warner o…
—  Ahí fue el primer lugar donde buscamos Kame chan, y no, el baka no tiene boleto para volar hacia ti, seguramente te mintió con que vendría para darse tiempo de cambiar su número teléfonico y desaparecer ya por fin de tu vida… quedarse con Yamashita san ne? Si te atreves a comprobarlo tú mismo llama a averiguar … preguntamos en la Warner, en cada aerolínea, en migración… nadie tiene su nombre registrado en ningún vuelo con rumbo a Japón…
Kame dio dos pasos atrás con la templanza destruida, no podía ser cierto eso que decía el senpai, Jin no le haría eso de jurarle que iría y luego simplemente desaparecer ¿o si? ¿era cierto todo? ¿todo una venganza por aquella historia que como decían nunca le había perdonado?
De pronto estaba otra vez temblando, con los ojos vueltos lágrimas y muy, muy pálido. Matsumoto al verlo así se sintió un poco mal de haber hablado tanto.
—  Pero nosotros haremos lo posible ne? Arashi te salvará de ese castigo del jefe —  y lo dejó ahí para ir a buscar algo de beber.
Kame se sentó en el piso porque ya era demasiado el mareo que sentía, ¿era posible? Le marcó a Jin un par de veces pero se iba directo al buzón… ¿de verdad iba a abandonarlo? ¿a simplemente no responder más las llamadas?  ¿a quedarse con Yamashita? cerró los ojos…¿Quizá era mejor así ne, quizá… ¿y… Arashi… en serio podría hacer algo? Si Jin simplemente no iba a llegar a Japón…. ¿habría manera de disuadir a Johnny? Tal vez solo tenía que colgarse de un poste y olvidarlo todo… si era verdad eso, si Jin ya no lo quería y solo estaba jugando a la venganza… se abrazó a si mismo pensando que quizá debería de haber pedido un deseo a las estrellas como Nino le había propuesto la noche anterior mientras las veían caer adornando el manto negro… “bueno ne” se acordó de la voz de Yamapi en el teléfono “la verdad no está seguro de querer que lo marquen como vaca… no parece ni acordarse la verdad… está preparando el jacuzzi para hacer el amor ahí” y luego la reacción de Jin había sido muy exagerada ne, tal vez una actuación… tal vez una actuación para darse tiempo de, como decía Matsumoto solo desaparecer… por fin… de su vida…” se tapó la cara con las manos tratando de ocultar las lágrimas, se sentía tan débil… pero si esta vez, que había hecho las cosas diferentes, si esta vez que no le había ocultado a Jin nada, volvía suceder que todo salía mal… no, no puede ser así, se repitió una y mil veces, volviendo a marcar obteniendo el mismo resultado: buzón, directo al buzón… “pero no… Jin va a venir” se dijo “él lo prometió, aunque sea nadando… a costa de Yamapi o de lo que sea…” quería estar seguro de ello, pero Matsumoto había conseguido quitarle la paz…
…………………………………………..
Lunes de Jin
—  ¡Jin qué demonios haces! No puedes meterte así en los cuartos de una casa ajena sin permiso!  ¡sólo espérate a que venga!
—  No me puedo seguir esperando Yamashita, dijo que venía hacía una hora y no viene, que tal que pasó algo con el avión o no sé, entonces tendría que buscar otra opción y cada vez queda menos tiempo.
—  Kuso!  Jin, quedan cuatro días! —  Yamapi se desesperó.
—  En realidad dos, porque son, mira… 14 horas de viaje más 4 de aeropuerto, mas el día que uno pierde al cruzar el estúpido meridiano, tenemos que irnos hoy, no puedo no llegar a tiempo ¿no lo entiendes?
—  No! No lo entiendo! — y Yamapi explotó  —  no sé por qué demonizo siempre es más importante el estúpido Kamenashi que yo, estoy cansado de ser tu segundo plato siempre! Ni siquiera me quieres decir con qué demonios lo amenazó para que te hayas puesto tan demente! —  empezó a golpear cosas asustando un poco a Jin —  no confías en mi, ni me quieres, solo están pensando en esa maldita rata manipuladora que lo único que te ha hecho en la vida es daño! Lo odio! Lo odio! —  le pegó  a la pared muy fuerte lastimándose la mano.—no tienes idea de cómo odio a Kamenahsi Kazuya!
—  Yamapi basta —  Jin trató de detenerlo porque seguía golpeándose aun cuando ya tenía un poco de sangre —  ¡Yamashita carajo basta! —  lo jaló hacia sí para detener aquello —  te diré todo ¿ok? Cálmate, tu sabes que te quiero, que siempre has sido importante para mi, pero lo amenazó con castrarlo ¿lo entiendes? Con mutilarlo si no estoy ahí… y no puedo tener eso en mi conciencia, porque sí lo quiero, y muchísimo, aunque no sea más mi pareja, y ahora lo seas tú, Kame para mi es alguien a quien debo proteger ¿lo entiendes?
— hai —  Yamapi no podía cree lo que acababa de oír —  gomen… —  se sintió muy apenado de su reacción —  en serio discúlpame…  —  y se fue a sentar en un sillón a asimilar la información que Jin le había gritado. —  ¿con castrarlo? —  preguntó en un murmullo incrédulo, incluso para él que tanto odiaba a Kamenahsi Kazuya le parecía un castigo excesivo … el jefe estaba realmente mal ne… sintió miedo.
—  ¡Jiny! —  y de pronto la mujer aquella por fin salió de sus aposentos —  querido, discúlpame estaba viendo lo de tu vuelo pero qué crees, no podrás despegar hoy  hay una tormenta muy fuerte en Tokio y no hay manera de que aterrice un avión allá, lo siento mi cielo, pero tendrás que esperarte hasta mañana…
—  ¿Una tormenta? —  Jin no podía creerlo —  no, no puede ser… tengo que irme hoy, mañana ya estaría muy apretado el tiempo… Giselle… —  la llamó suplicante —  te lo ruego, préstame el avión, pide permiso para aterrizar en cualquier otra parte de Japón, si no llego a Tokio el jueves no me lo perdonaré nunca…
—  Ok sweety, pero no me hables así que haces que se me encoja el corazón, pediré permiso para aterrizar en cualquier otro aeropuerto, dame una hora más ¿si? Te prometo que de ser necesario compraré una pista para ti… —  y corrió fuera de esa sala haciendo repiquetear sus tacones.
—  Una tormenta… —  Jin no podía creerlo —  tal vez debería de hablarle ne, contarle que no podré aterrizar en Tokio…
—  Me parece peligroso, yo que tu dejaba de hablar por teléfono con él, es claro que si todo está pasando es porque Johnny  escucha sus llamadas…
—  ¿Todo esto?
—  Si, él canceló tu vuelo dessho? Johnny es capaz de muchas cosas…
—  No creerás que hasta de provocar una tormenta que impida aterrizar en Tokio… —  Jin lo miró incrédulo…
—  Quizá… —  pero Yamapi realmente parecía creerlo capaz incluso de eso….
……………………………………………………………….
Y el miércoles….
—  Pues es verdad… —  Maru terminaba de revisar los registros de los vuelos como Kame le había pedido que le ayudara —  no parece tener ninguna reservación… ¿estás seguro que no está ya en Japón?
Kame suspiró largo, se levantó, y caminó hacia la ventana recargando la cabeza en el vidrio y mirando así la ciudad empapada y oscura. Desde el día anterior que no dejaba de llover, incluso amenazaba con caer nieve aún cuando no era temporada. ¿Qué estaba pasando? ¿Dónde estaba Jin?
Regresó su atención a Maru al oírlo saludar a alguien.
—  Ninomiya senpai —  decía con esa sonrisa cordial —  ohayou ¿qué tal va todo?
Pero Nino tras solo contestar con un “bien gracias” fue directo hacia Kame.
—  Hola… —  su gesto no era del todo brillante como siempre —  ¿alguna noticia?
Kame negó lentamente con la cabeza.
—  So, bueno ne, hoy platicaré con los  chicos a ver qué podemos hacer —  el senpai trataba de animarlo.
—  Hai, arigatou —  y Kame sentía que le fallaban las piernas.
—  Eh y… ¿tienes tiempo? —  Nino podía darse cuenta —  me gustaría que vayamos a tomar un café o…
—  Hai, claro —  Kame asintió y suspiró otra vez largamente. —  gracias Maru—  se despidió así —  nos vemos al rato ne?
—  Hai… —  Maru con gesto preocupado lo vio salir con Nino del salón. Él también nervioso, pues claro, no podía creer que no hubieran encontrado una reservación de Jin a Japón.
En su camino, Kame y Nino se encontraron en un pasillo con Aiba y Sho que al momento, Kame pudo notarlo, intercambiaron un par de comentarios secretos obviamente sobre ellos y se unieron a ese café a pesar de que Nino había querido… ¿esquivarlos?  Sí… el senpai estaba de humor misterioso y diferente desde que le había contado sobre lo de la amenaza del jefe. La noche anterior incluso le había ayudado a buscar ese vuelo inexistente de Jin, pero no, seguro no había querido zafarse de ellos, si apenas podían separarse en ese grupo, probablemente había sido su imaginación o quizá…
—  Ten —  Sho le pasó unos papeles a Kame —  me ofrecieron esta campaña de kirin demo no puedo hacerla, ya le comenté a Furoda san que tú la harás, Ohno estuvo checando tus horarios y creemos que te puedes dar un poco de tiempo.
—  Oh, arigatou —  Kame veía esos papeles un tanto incrédulo.
—  Ie —  y Sho contestó mínimo para luego dirigirse a Nino. —  oye hermano, queremos ir hoy a casa de Matsu a ver una película, si quieres ir, llevar a Kame chan, prepararnos algo de comer…
Aiba y Sho rieron aunque un poco extrañados de que Nino no les continuara esa risa.
—  Oh hai,—  Nino apenas sonrió —  etooo, y… de lo que les comenté… ¿si iremos? ¿con Johnny?—  los miró con una mirada cargada de… ¿era chantaje? Kame se preguntó si las cosas entre sus senpai estaban bien.
—  Uhm —  y ambos compañeros asintieron con cierto recelo
—  Iremos ne, a ver qué podemos hacer —  Aiba comentó con el gesto tenso —  pero ya lo hablamos Nino y… —  miró a Sho —  espero que no necesitemos volver a decirlo ne —  a Nino de nuevo.
—  Hai, arigatou… —  Nino bajó la mirada y Kame quedó ya del todo curioso sobre lo que ahí sucedía.
—  Si sigues de ese humor le tendremos que decir a Matsu ne —  Sho lo hizo levantar la mirada de nuevo —  primero está Arashi, la confianza del jefe en nosotros…
—  hai, lo sé, no opino diferente… —  Nino contestó cruzándose de brazos y poniéndose un tanto altanero.
—  Ven —  y Sho lo jaló aparte para hablar con el privado mientras Aiba distraía la curiosidad de Kame sobre ese evento hablando de donas y cubiertas glaseadas.
¿Nino tenía problemas con el resto de sus compañeros por él? Kame no podía entender eso, ¿era verdad que trataba de salvarlo aún en contra de lo conveniente? No, quizá hablaban de otra cosa… o quizá… ¿eh?
—  Nunca lo he entendido, si en realidad no tiene nada de chocolate por qué le llaman así, en realidad es pura azúcar dessho? —  Aiba quedó mirándolo haciéndolo sentir un escalofrío ¿chocolate? De verdad no tenía cabeza para tener una conversación sobre algo así.
—  hai —  contestó apenas y luego antes de que el senpai se encarrerara de nuevo con esa “empalagosa” conversación tomó aire y le soltó la pregunta… — gomen, Aiba senpai… ¿de qué quiere Ninomiya  kun que vayan a hablar con Johnny? ¿de mi?
— ¿Eh? —  la sonrisa de Aiba desapareció en un segundo—  No seas soberbio Kamenashi —  bajó la vista mirándose las uñas tan serio… —  ninguno de nosotros tiene tiempo para estar resolviendo problemas tan graves como en los que tú te metes, quiere que vayamos a hablar de él y una onda personal que si no te ha platicado es porque no te incumbe…
—  Sumimasen —  Kame contestó ahora más intrigado de esa súbita molestia de Aiba con él…
—  No vayas a creer que está ni un poco enamorado de ti, Nino chan es una persona con metas más altas y dignas que tú y tu estúpido juego con Akanishi y el jefe, y aunque de pronto haga un esfuerzo por ser amable contigo, si le llegas a estorbar te hará a un lado tan fácil como lo hace con el resto de ustedes… —  Aiba había oscurecido su mirada —  incomódalo un poco y conocerás una parte de él muy diferente a lo que has visto… pero aún más, vuelve a jactarte de que te tiene consideración y…
—  Ne, Aiba! —  la voz de Matsumoto acercándose lo interrumpió en sus amenazas y Kame lo vio girar con esa tierna, dulce, amable sonrisa hacia el que venía y saludar con la mano —  ¿cuidando a la mascota de Nino chan? ¿o qué? —  Matsu parecía muy alegre…
Kame se hundió un poco en la silla al oír que lo llamaba así. ¿Entonces no era cierto que lo ayudarían ne? si Nino tenía la más mínima intención era obvio que el resto de Arashi no. El miedo otra vez empezó a dificultarle el respiro, pero solo se quedó ahí, junto a los senpai, en silencio esperando que Nino volviera. Quizá así, portándose “bien”, sumiso, controlado… Johnny al final lo perdonaba…  Y cuando Nino regresó.
—  Eh Kame chan, nos vemos entonces al rato ne —  dijo sin explicarle nada sobre planes o cambios de ellos. —  si tienes noticias me avisas —  había cambiado su actitud después de hablar con Sakurai , lo sentía un poco más distante, ¿enojado? Pero no había hecho nada para molestarlo, ¿o sí?
—  Hai… —  Kame se levantó y asintió con la cabeza hacia todos —  etooo… ¿y… dónde nos…? —  levantó la vista hacia “su novio”.
—  Ah etooo —  Nino pensó un poco —  demo ¿tienes trabajo?
—  Ie… —  Kame respondió.
— So, entonces —  se giró hacia los demás —  no podemos dejarlo solo ne… eee nanka…  ve con Takuya senpai a ayudarle con las clases. Le diré que vas apara allá…
—  ¿Eh? —  Kame estaba boquiabierto, simplemente no entendía nada.
—  Nani —  y Nino se acercó muy coqueto a él —  gomen, demo voy a ir a hablar con Johnny ne, pero me pidió que no te dejara solo, así que ve allá, con Takuya.
—  Hai, demo…
—  Dame un beso —  y Nino se acercó a besarlo frente a todo Arashi volviendo a Kame una gelatina de tanta tensión que se causó alrededor de ellos. —  y portáte bien ne —  siguió seguro el senpai antes de dar media vuelta y ser flanqueado por Jun y Sho que el primero le daba un zape, el segundo negaba obviamente llamándole la atención y los tres, junto a Aiba que se les unía, aunque parezca increíble, se reían. Kame veía eso cuando la voz de Ohno lo sorprendió.
—  Si Ninomiya kun intercede por ti con Johnny y logra que te libere del castigo… quedarás el resto de tu vida endeudado con Arashi ¿entiendes eso? —  se paró a su lado con gesto extraño.
—  Hai… —  a Kame la voz le salió temblorosa — será un honor para mí ponerme a su servicio incluso desde ahora.
—  ¿Eso es una súplica? —  Ohno frunció el cejo incrédulo a como se encharcaban los ojos de Kame sobre su sonrojo. —  en el fondo sabes que si Akanishi no viene no hay manera de que te salves ne? quizá si no le hubieras dicho a nadie… demo, ahora y con más razón si Nino abre la boca y delata que lo sabemos, Johnny no podrá hacerse para atrás ne, querrá tomarlo como una lección para todos, como todo lo que hace. Y lo hará, porque además estoy seguro que quiere que te acuerdes por siempre de que no llegó a salvarte… en fin —  Ohno suspiró —  si me hubieras escuchado antes no estarías ahora en este problema… solo te diré, aunque sé que lo sabes, que de quedar endeudado con Arashi te arrepentirás toda tu vida, Sakurai y Matsumoto están muy celosos de que Nino esté así por ti; Nino chan, está tan inseguro de lo que está sintiendo que incluso me amenazó para que yo distanciara mi relación contigo como si hubiera oído algo de que somos cercanos  o algo así… te conté muchas veces como funcionaba dessho…
—  Yo… no comenté con Ninomiya kun nada sobre ti ni…
—  Ya sé, pero así como lo ves de indiferente la verdad es que está más enganchado que un ancla en la arena y probablemente Sho se encargó de recordarle lo del dibujo aquel que te regalé… te digo que está muy celoso…
—  Pero en realidad… entre tú y yo nunca…
—  Neeee —  Ohno se puso incómodo —  ni lo ha habido ni te interesa que lo haya dessho, ya sé, y está bien así, solo estoy tratando de hacerte entender, que aunque quizá te sea conveniente haber cedido con alguien de Arashi, que ese alguien fuera Nino chan tal vez no fue la mejor de las ideas…  yo lo conozco bien… y sé que sabe perfectamente lo que hace cuando se pone nena con Sho y con Matsu para conseguir que hagan cualquier cosa que él quiere, Nino chan es una persona que se vende como alguien muy sensible a quien de alguna manera hay que cuidar, pero, estoy seguro que lo has notado, es solo su técnica para sobrevivir aquí ne… todos tenemos una, la de Nino chan es increíblemente efectiva al menos al interior del grupo… —  Ohno quedó pensativo y suspiró mirando a Kame que lo veía con gesto de susto e incomprensión —  si decide que quiere quedarse contigo, prácticamente estarás con los tres, ni Sho, ni Matsu los van a dejar solos… si 3 de nuestros integrantes están en eso, Aiba y yo estaremos también, Arashi, va a seguir junto en lo que sea, así que debes tener mucho cuidado con lo que haces…
—  ¿Crees que haya alguna oportunidad de que Nino chan pueda disuadir a Johnny? —  Kame preguntó cabizbajo y Ohno con profundo suspiro solo se encogió de hombros y tras darle una palmada en la espalda se encaminó hacia donde se había ido el resto de Arashi…
……………………………………
El vuelo estuvo lleno de turbulencias como si esa tormenta que esperaba en Tokio en realidad se hubiera formado sobre Jin para retrasarlo. No había servicio porque aunque habían logrado convencer al piloto de hacer el viaje, había puesto de condición que no los acompañara ninguna azafata o sobrecargo. Incluso había intentado disuadir a Yamapi, pero este había insistido, primero tratando de hacer recapacitar a Jin, pero después en que no lo dejara en USA.
—  Nos vas a matar si sigues con esta locura —  se quejó al sentir uno de los zangoloteos que parecían querer quebrar aquel avión.
—  ¿Tu no harías lo mismo por mi? —  Jin quedó mirándolo —  si fueras tú el que estuviera bajo tal amenaza me pondría igual de loco ¿tú no lo harías por mi?
—  Ni yo, ni tú, tendremos nunca, un problemas así con Johnny sama, todo esto es culpa de Kamenashi  que se le ocurrió disparar esa cosa ese día…
—  Bueno, según sé tú lo ayudaste a elaborar el plan…
—  ¿Yo? Solo quería salvarte a ti y le seguí la corriente… pero cada detalle de esa estupidez se le ocurrió a él.
—  Uhm claro… —  Jin quería dejar esa discusión —  bueno, entonces supongo que no lo harías… si no fuiste capaz de apasionarte esa vez, tampoco lo harías en una situación como esta….
—  ¿Nani? —  a Yamapi le ardían los ojos de celos y la garganta de odio. ¿acaso se estaba burlando de él?
…………………………..
—  Ne, falta Ohno ¿alguien sabe? —  Nino se volteó a buscar atrás de ellos viendo que Ohno venía caminando muy despacio con la vista en el celular, bastante retrasado y poco interesado en apurarse.
—  Ya viene ne —  Matsu abrazó a Nino mirando curioso el paso del líder hacia ellos —  quizá se quedó platicando con Kame chan —  dijo muy bajo para que solo Nino escuchara, pero Sho también lo oyó y como si no quisiera la cosa decidió comentar.
—  Neee, seguro ya le declaró su amor, como son bakas ustedes tres, te juro que si acaban peleando por Kamenashi Kazuya estaré realmente desilusionado de este grupo – lo decía serio.
—  ¿Eh? —  Nino quedó mirándolo y Sho se sonrió de haber conseguido justo eso —  ¿tres? ¿de qué hablas?
—  Ah gomen, de nada Nino chan, tranquilo —  Sho se rió —  es solo tuyo dessho? Y ahora si ya te enamoraste cierto? Que hasta nos hiciste venir hasta aquí y hablar con Johnny de algo que no deberíamos… —  lo miró inquisitivo.
Y Nino solo respiró un poco agotado y practicó de nuevo su carita de chantaje.
—  Solo es un favor ne, por un kohai importante, demo si de verdad creen que esto podría poner a Arashi en algún riesgo, solo explíquenme y seré el primero en negarme…
—  Si ajá, si te tiene como idiota —  Matsu se rió muy cerca de su cara, aún abrazándolo —  después de cómo me condicionaste tu amistad cuando te comenté lo que pasó entre el y yo me di cuenta de que tu corazón había sido raptado… —  rió estruendoso.
—  No digas estupideces —  Sho maldijo entre dientes alejándose un poco para contestar una llamada que le llegaba al celular y dejando a los dos muy sorprendidos.
—  ¿Está bien? —  Nino preguntó a Matsu que solo dejó de abrazarlo y retrocedió un poco preocupado de esa reacción.
—  ¿Qué pasó? —  Ohno por fin llegó ahí —  ¿vamos? —  y se les adelantó a todos hacia el escritorio de la secretaria de Johnny para pedirle que los dejara entrar.
………………………………………………………………………………….
“ A los pasajeros con conexión a Tokio se les informa que todos los vuelos están cancelados debido a una fuerte tormenta de nieve que impide los aterrizajes , les rogamos tengan paciencia y comprendan que lo más importante para nosotros es su seguridad” .
—  ¡Kuso! no me puedo quedar aquí —  Jin se jaló los cabellos.
Había aterrizado en el aeropuerto de Sapporo al norte de Japón, a 16 horas en tren de Tokio, ya era miércoles a media tarde, se acercaba el jueves y aunque la cita con Johnny era en la noche, si seguían sin salir aviones jamás llegaría.
—  Vámonos en tren —  Jin se levantó de pronto se colgó la mochila al hombro y empezó a caminar.
—  ¿en qué? ¿estás loco? —  Yamapi apenas alcanzó a agarrar su propia mochila y salió trotando tras él —  si hay tormenta de nieve tampoco habrá trenes! Además es peligroso!
Pero Jin no lo oía, solo iba directo hacia fuera del aeropuerto para tomar un taxi, un taxi al tren en tren hasta Tokio...
—  A la estación de trenes —  pidió al chofer que con gesto aburrido se dirigió a donde le pedía.
—  ¡JiN! Por favor —  Yamapi a un lado estaba casi llorando —  esto es una tontería, háblale a Johnny, dile tú que les de otro par de días, dile que Kamenashi te dijo que fueras pero que no puedes por la tormenta y así, dile eso y seguro que no le hará nada.
—  Urusai —  Jin se puso los audífonos dejando a Yamapi boquiabierto a su lado.
El taxista mirando por el retrovisor aceleró el auto pensando en que sería mejor que esos idols se bajaran lo antes posible de su vehículo, parecían demasiado alterados, el de la derecha (Yamapi) tenía los ojos saltados de pura angustia y unas ojeras de miedo ¡ah que nadie los viera, sería un problema luego salir del escándalo! Y apurado los fue a dejar a una desierta estación de trenes.
—  ¿ya ves? Hasta está cerrado! —  Yamapi tiritaba del endemoniado frío que hacía. Y Jin miraba la estación con gesto desesperado.
— No puede estar cerrado, esto nunca cierra —  entró por una puerta automática y vio que efectivamente cerrado no estaba, pero parecía un enorme campamento, muuucha gente hacía filas sentados en el piso y en todas las pantallas decía “todos los viajes a Tokio cancelados por tormenta de nieve”
—  Tormenta de nieve en octubre! Absurda estupidez! —  Jin volvió sobre sus pasos para salir de la estación.
—  ¿A dónde vas? —  y Yamapi lo siguió ya con las lágrimas escurriendo —  ¡Carajo Jin! ¿y ahora qué piensas hacer? ¿eh? Ya ríndete por un demonio ¡como si pudieras hacer algo contra los dioses! ¿qué te crees? ¿superman?
—  Urusai! —  pero Jin solo empezó a caminar más rápido ¿hacia donde?
Yamapi divisó el letrero de una tienda al frente: RENTA DE AUTOS.
—  ¡¿eh?! ¿estás demente? Si no pueden pasar los trenes menos va a pasar un auto! —  corrió tras él casi vuelto loco. —  ¡Jin!
Pero Jin no lo escuchaba …
………………

—  Nee Johnny, queríamos ver si podemos hablar contigo de algo eee… —  Nino se adelantó al resto del grupo que solo se alineó en silencio con gestos curiosos.
—  ¿Hablar? —  el jefe levantó la vista hacia él notando que se había quedado un poco nervioso al ver que ninguno de sus compañeros parecía que en realidad fuera  a decir algo. —  ¿del grupo? ¿pasa algo con Arashi?
—  Ie ie ie —  Nino se sonrió kawai y apagó un poco la mirada al oírse negar solo —  es algo de…
—  ¿De? —  Johnny se puso de pie y cruzó de brazos ante él con la mirada entornada.
—  Bueno nanka… —  todos seguían atrás en silencio —  es sobre… Kamenashi kun… —  lo dijo y se irguió curioso a la reacción del jefe.
—  ¿Kamenashi kun? —  Johnny se sonrió un poco —  ¿para eso viene todo Arashi a hablar conmigo?
—  Ahhh nanka… Yo… les pedí que me acompañaran —  Nino bajó la cabeza.
—  Te lo voy a decir claro Ninomiya chan… —  y Johnny se acercó a él para hablarle más intimidantemente —  lo que yo decida sobre Kamenashi kun, es cosa de Kamenashi kun y mía, tú… en esa historia, como en todas las historias que competen a mi empresa, harás lo que yo te diga ¿queda claro?
—  hai, gomenasai…
—  Pero más aún, te prohíbo, que involucres al resto de tus compañeros de Arashi y pongas en riesgo la integridad del grupo, con caprichos tontos. Quiero que te disculpes con ellos por hacerlos venir aquí con un tema como ese… —  le hizo girarse con una mano en su hombro.
Entonces Nino levantó la mirada hacia el grupo y vio que estaban todos en poses expectantes y silenciosas, mirándolo con gestos de “te lo dijimos” mezclados con “primero está Arashi ne?” y algunos más de “mejor déjalo ya”.
—  Hontoni gomenasai —  se inclinó —  me disculpo por toda esa insistencia y hacerlos venir hasta aquí.
—  Ie, ie, daijoubu —  se oyó que contestaban casi al mismo tiempo aunque un poco desfasados.
—  Ok… —  y entonces Johnny siguió —  y ahora, para que te quede más claro, por qué no eliges a uno de ellos para darme función.
¿Qué? Todos se tensaron al oír eso, hacía tanto que Johnny no castigaba así a alguno. Mucho menos a Ninomiya, al que incluso lo había dejado salir con una chica, confiado ahora a Kamenashi kun, protegido de tantos tanto tiempo…
—  Elije— y Johnny lo presionó.
—  hai eto… nanka —  Nino miró un segundo a sus compañeros que estaban todos un poco boquiabiertos y nerviosos. —  a… —  detuvo su mirada en Sho y luego la pasó muy despacio a Matsu que en su gesto parecía estar seguro de que lo elegiría a él.
—  Sakurai kun, onegaishimasu —  dijo en un murmullo.
Sho abrió los ojos incrédulo y volteó a ver a Matsu que al instante ensombreció el gesto de manera extraña…. Celosa…
—  ¿Ore? —  Sho como Nino sospechaba parecía sonreír.
—  Hai, Nino chan te eligió —  Johnny se rió haciendo una seña al resto de Arashi para que salieran —  quizá está cansado de MatsuJun ne —  le caló a éste empujándolo un poco para apurarlo a seguir a Ohno y a Aiba que no tardaron ni un segundo en salir y luego regresó a sentarse muy alegre a presenciar el espectáculo que había pedido.

Sho, aunque un tanto indeciso al principio, cumplió la orden en complicidad con Nino que le respondía animándolo a seguir con el firme propósito de satisfacer al viejo y cuando terminaron, Johnny pidió a Sho que saliera él también de ahí….
—  No te enamores Ninomiya kun —  le dijo mientras lo veía abotonar su camisa —  Kamenashi es solo una peligrosa quimera que te confié por una temporada, pero no te enamores ne, porque nunca será tuyo.
—  Hai, gomenasai… —  Nino volvió a disculparse
— Encárgate de que esté aquí a la hora acordada…
—  ¿Puedo pedirle a Matsumoto kun que lo traiga él? —  Nino levantó la vista hacia el jefe con cierto ruego.
—  Ie… —  y Johnny contestó —  si te cuesta tanto traerlo tú, llévalo con sus padres, cuéntales que Akanishi no va a venir… ellos se encargarán…
—  Hai, wakarimashita…
—  si vuelves a flaquear Ninomiya... Arashi tendrá problemas de presupuesto el año que entra, te lo advierto con todas sus palabras… y si eso pasa, será tu culpa, y Sho, Matsu, Aiba y Ohno, lo sabrán…
—  Hai, wakarimashita…
—  Vete de aquí ahora…
—  hai, con permiso… —  y Nino salió de ahí sintiéndose estúpido, más aún cuando afuera, se encontró con el resto de Arashi murmurando, por supuesto sobre lo ocurrido, y luego fingiendo que no había pasado nada y animándolo a sonreír.
— Ya no seas baka ne, Nino chan? —  Sho le habló animador.
—  Kamenashi kun ya está acostumbrado a todo eso y seguro que no pasará nada, ya no te preocupes —  Aiba
—  Y si le pasa será porque es un tonto que hizo hasta lo imposible para acabar en eso ne —  Matsumto…
—  Y en una de esas hasta es posible que Akanishi aparezca —  Ohno opinó…
Y Nino asintiendo con media sonrisa, solo se dejó llevar por sus hermanos… si claro, sus hermanos… siempre estarían ahí con ese sueño en común, siempre le animarían, siempre vigilarían que no equivocara los pasos, siempre se encargarían de que Arashi funcionara como máquina de reloj, precisa y constante hacia el total éxito, siempre, para siempre, desde siempre, porque eran sin duda el grupo más unido, brillante y envidiado de la JE. ¿los demás? Sólo podían arañar sus sombras, incluso Kamenashi kun… y otros… ¿por qué pensaba tanto en Kamenashi kun? ¿de verdad estaba enamorado?
—  Ey Nino —  Matsumoto lo sacó de esos pensamientos —  entonces en mi casa al rato ¿ne? para ver una película, si quieres lleva a Kame chan para tener a quien bullear o... si prefieres dejarlo en casa para que Sho te siga tocando…—  cambió su voz a una de obvio reclamo y se despidió dejando a Ohno, Aiba, Sho y sobre todo a Nino anonadados.
—  ¿Qué fue eso? —  Aiba subió las cejas incrédulo.
—  Como es baka, no te preocupes yo habló con él —  Sho le dijo a Nino y salió trotando tras Matsu que ya desaparecía al fondo del pasillo.
—  ¿Por qué elegiste a Sho, eh? —  Ohno le preguntó a su lado —  ¿pasó algo con MatsuJun que no nos has contado?
—  Ie, ie —  Nino cerró los ojos —  solo me eché un volado mental —  respiró tratando de quitarle valor —  no tiene importancia ne, era un castigo… eh nanka… ¿por qué tardaste hace rato? ¿te quedaste platicando con Kamenashi kun? —  preguntó de pronto sonando a oídos de Aiba y Ohno un poco celoso.
—  Hai ¿por? ¿sigues con esa idea de que quiero quitártelo o algo? —  Ohno se mostró un poco molesto por esa pregunta.
—  ¿eh? No en lo absoluto —  y Nino se puso a la defensiva — ya sabes que si quieres algo con él puedes hacerlo cuando quieras, yo… solo estoy ahí porque Johnny me lo encargó ne…
—  ¿En serio? —  y Aiba preguntó mientras ambos lo miraban muy fijo acusadores —  que genial porque a mi se me estaba antojando que me lo prestaras hoy —  le dijo directo.
—  ¿eh? —  y Nino peló los ojos —  ¿tú también? —  se delató completo.
—  Ay no —  y Aiba se lamentó mirando a Ohno —  sí se enamoró el baka ne?
—  Nino —  y Ohno muy serio, dejando el tono amistoso a un lado  —  No nos hagas tener que regresar con Johnny y decirle que no te quedó claro lo que te dijo ne. Primero está Arashi, siempre, si acabas defendiendo a Kamenashi o lo eliges en cualquier momento sobre nosotros, al menos yo no te lo perdonaré ¿entendido?
—  No exageres Satoshi —  Aiba trató de aligerar el ambiente con risas —  Nino chan jamás eligiría a alguien sobre Arashi ne? —  buscó la complicidad en Nino —  ne?
Pero Nino solo había asentido en silencio ¿Qué por qué había elegido a Sho? Porque si hubiera elegido a Matsu, en la tarde, cuando se vieran para ver la estúpida película, Matsu se encargaría de contarle a Kame lo que había pasado, en cambio Sho no lo haría, quizá estaría más coqueto pero no pasaría de algo así, pero Jun, Jun se hubiera jactado de ello y le hubiera dicho eso a Kamenashi… Kamenashi… Kamenashi… ¿por qué estaba tan preocupado por Kamenashi ? ¿qué tenía ese de entre todos sus kohais que le había robado el pensamiento? ¿por qué añoraba protegerlo? Lo peor es que Kame no lo quería ni igual y ni siquiera un poco, ese chico estaba perdidamente enamorado de Akanishi ne… Lo peor es que sentía que no podía dar marcha atrás.
………………………………..
—  Yo voy a manejar Yamashita y punto —  Jin estaba de muy mal humor por todo ese clima tan adverso y cada vez era menos tolerante con Pi, quería deshacerse de él, dejarlo ahí a esperar un avión o un tren, pero vaya, cómo lograr eso fácilmente con tantas quejas y cosas, lo único que necesitaba era dejar de perder el tiempo.
—  ¿Al menos traes licencia? —  Yamapi de pronto se había rendido y dejado de gritarle que dejara esa idea absurda de ir en auto.
—  No, pero tú si traes, anda renta el coche y me lo pasas más adelante.
—  ¿eh? ¿nani? No, que tal que nos detienen, o pasa algo, no está bien que…
—  Oye —  y Jin lo interrumpió ya con cara de hartazgo total —  te voy a dar 2 opciones, me ayudas o te largas, pero dime ahorita porque enserio no tengo tiempo.
—  Perdiste la cabeza —  Yamapi se encaminó hacia un café que alcanzaba a ver en la esquina con la idea de refugiarse del frío que ya le era insoportable.
—  ¿te largas? ¿en serio? —  Jin gritaba detrás de él —  ¿esa es la clase de amigo incondicional que eres? Ahí está tu respuesta de porqué las cosas no funcionan entre tú y yo… ¿no entiendes que esto es importante para mi? ¡Yamashita! —  pero Yamapi no detuvo su paso hasta que estuvo dentro de aquel lugar y empezó a sentir que la calefacción lo tranquilizaba un poco.
—  No puedo seguir con esto, tengo mucho frío, y es peligroso intentar ir en coche hacia allá. Sólo háblale a Johnny y pídele tiempo… —  dijo cuando Jin que había ido tras él llegó a su lado.
—  No, lo que haré es pedirte que me lo digas de frente, dime que te vas a quedar aquí escondido mientras a un amigo le mutilan el cuerpo.
— ¿EEEhhhhh? —  voltearn a verlos desde algunas mesas.
—  ¡Puedes callarte! —  Yamahita le regañó entre dientes
—  Si no quieres que grite aquí todo lo que estoy pensando acompáñame a la maldita arrendadora y haz el estúpido trámite con tu licencia. Si no llego a Tokio mañana a las 7…
—  Ok… —  Yamapi asintió pero en vez de ir hacia fuera se metió hasta el mostrador del café y pidió un té chai.
—  Tomohisa —  Jin trató de apurarlo desesperado de que Yamapi se tomara tanto tiempo en echar azúcar a esa bebida y revolverla.
—  Ya voy, ¿ok? —  y aunque muy enojado, tomó el té y salió con paso altanero de ahí para ir en busca del coche.
—  Si quieres sólo ayúdame a rentar el auto y ya te quedas aquí hasta que se acabe este estúpido clima —  Jin trató de conciliar.
—  No te voy a dejar que te vayas solo con el clima así, voy contigo y si nos matamos pues al menos que sea juntos, al menos eso podré decir que lo hice contigo.
—  Realmente no soporto tus razones para tener esta relación. —  Jin masculló.
—  ¿Eh?
—  ¿es por eso ne? quieres que esté contigo para poder decir que estás conmigo, demo ¿acaso te importa lo demás?
—  Sabes qué, Jin… —  Yamapi de pronto estaba tan enojado que casi rompe el vaso en su mano —  cuando acabo de decirte que te rentaré un estúpido auto, y que iré contigo a matarme en la tormenta, espero que tú lo agradezcas aunque sea un poco, no que me salgas con un pleito nuevo…
—  Ok, gomen —  Jin solo asintió —  vamos.
—  Y cuando digo que si nos matamos juntos al menos podré decir eso es porque añoro que me consideres parte de algo de tu vida, no tiene nada que ver con razones o interpretaciones tuyas…
—  Ok, lo siento ¿vamos? —  Jin estaba que se volvía loco de tanto retraso.
—  Es que simplemente no puedo creer que después de todos estos años sde conocerme y lo que ha pasado entre tú y yo, y toda esta historia de Kamenashi y las cosas que hemos vivido y…
—  Yamapi por el amor de Dios ¿vamos? Te lo ruego, luego te prometo que hablaremos todo lo que quieras y discutiremos el oceáno, pero ahorita, tengo que llegar a Tokio…
Yamapi se silenció de golpe y apretando la quijada fue a la arrendadora y sacaron un auto para empezar el largo y peligroso viaje. Era tan absurdo todo… como quisiera haber podido evitar esa llamada en que Kamenashi le había dicho a Jin sobre lo que pasaría si él no llegaba… no, en realidad, como quisiera haber podido evitar hacía mas de 10 años ya, que Kamenashi y Akanishi se hablran por primera vez y luego toda esa AKame, estúpida, historia…. Johnny, senpais, la empresa, sus carreras, la competencia, las explosiones… era todo un cuento de horror que estaba a punto de terminar en el ojo de una tormenta donde morirían congelados ¡genial!.
……………………………………
Más tarde cuando regresaron a casa de Nino, tras un largo camino en que el senpai no había dicho una sola palabra y tal vez ni siqueira había volteado a verlo, y Kame había intentado comunicarse con Jin casi tres veces sin éxito alguno, sentía que el llanto lo ahogaría ahí atorado en su garganta…
—  Etooo —  de pronto Nino se dejó caer en una silla del comedor y recargándose cansado en el respaldo empezó a hablarle por fin —  Johnny sama me pidió que…  —  quedó viendo a Kame que como aquella vez que le había contado sobre el viaje ese en el que había disparado a Johnny se sentó de rodillas frente a él, sumiso y controlado. —  anooo….nanka… me pidió que me encargara de que estuvieras puntual en tu cita de mañana… demo… la verdad no quiero hacerlo, así que le pedí otra opción… me dijo que entonces te llevara con tus padres y les contara a ellos que Jin no va a venir… —  decía todo eso tan ecuánime—  entonces… bueno emm mañana será día de descanso para todos ne y en la tarde… te llevaré con ellos…te pido que, no me causes problemas hasta ese momento porque… ya fui castigado yo también por tratar de hacer algo hoy y la verdad… no debería involucrarme tanto en una situación que como bien dijo Johnny sama, no me incumbe… ojalá y… Jin llegue ne… te deseo que como has dicho hasta aburrir a todos él de verdad te quiera y esté ahí a la hora acordada… si no… será muy duro ne, pero pues parece que te lo ganaste a pulso y… yo… bueno, trataré de apoyarte en lo que pueda, demo, tengo que cuidar de Arashi, de mi carrera y… si lo entiendes ne?
—  hai —  Kame apenas pudo responder —  wakarimashita…
—  Ok… —  Nino se levantó —  voy al ofuru y luego a la cama, si quieres acomodarte acá en el sillón sería mejor hoy ne, por si quieres llorar o no sé… —  y con gesto de hartazgo se fue hacia las habitaciones.
Kame se quedó ahí de rodillas mucho rato con la mirada perdida. Intentó llamarle a Jin un par de veces más, pero siguió sin entrar la llamada. Incluso intentó marcarle a Pi, pero pasaba lo mismo. De alguna manera sabía que la única forma de salvarse era huyendo del país y dejando todo: el trabajo, su familia… y quizá era demasiado tarde, porque seguro ya había vigilancia afuera del departamento, seguro lo llevarían arrastrando si se resistía… era un hecho ne, perdería… si Jin no llegaba… lo perdería todo…
“estaré ahí pase lo que pase ne, así me tenga que ir nadando” ¿estaría nadando Jin?
………………………………………………
El auto que rentaron parecía bien equipado para cualquier clima, pero entre más cerca estaban de Tokio peor se ponía todo, apenas podían ver a través del cristal, Yamapi empezó a rezar en latin ¿eh? ¿en latin?
—  Deja de hacer eso quieres —  Jin lo regañó.
Y Yamapi se quedó en silencio pero Jin pudo darse cuenta que ya llorando, estaba realmente asustado.
—  No va a pasar nada, tranquilízate —  trató de animarlo.
—  Volverás con él ne? o en realidad nunca terminaron ne —  Yamapi no lo veía.
—  No digas tonterías. No vamos a hablar ahorita de eso…
—  Es que no te das cuenta de lo humillante que es esto ne, llevamos 3 días pasándola muy mal para que tú puedas demostrarle a Kamenashi lo tanto que lo amas, y yo, de baka siguiéndote porque me muero de miedo de perderte…
—  Luego hablamos Pi no estoy de humor para tus celos —  y Jin le subió al radio y pisó el acelerador aún cuando hacia adelante no se veía más que un par de metros. La tormenta… tanto frío… pero Kame lo esperaba, tenía que llegar como fuera…
Así iba, pensando en él, cada vez más rápido, con la intensa e imparable llucia alrededor, y de pronto sobre la carretera, ahí en medio y sin aviso, un inmenso muro de ¿nieve?
— aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhh! 
Apenas pudo reaccionar para no incrustarse ahí. El freno hasta el fondo luchando contra el resbaladizo y congelado concreto de la carretera y rechinando escandaloso mientras Yamapi y Jin gritaban pensando que no la librarían. Y entonces, a unos cuantos centímetros de aquel muro, por fin el auto se detuvo.
—  ¿Y ahora? —  Yamapi lo veía con ojos de plato.
Habían estado muy cerca de chocar, pero vaya que estaba bien equipado ese auto.
—  Quizá podamos rodear —  Jin recuperaba el aliento —  aunque nos salgamos un poco del camino quizá si…
Pero empezaron a oír como si golpearan con piedras o algo el techo del auto.
—  ¿eh? ¿nani sore? —  Yamapi intentó asomarse, pero no alcanzaba a ver qué pasaba
—  ¿nani? —  Jin se sobresaltó con otro golpe en el techo y entonces…
—  ¡¡¡¡¡¡Abunaii!!!!!!!!!!!!! —  los dos gritaron al darse cuenta de que lo que soanaba era parte de aquella montaña de nieve cayendo sobre el auto.
—  rápido ¡Bájate! —  Jin le gritó a Yamapi que de tan nervioso apenas pudo abrir la puerta y obedecer, con Jin a un paso de él, y correr hacia fuera antes de ver como esa nieve seguía cayendo sobre el auto, hasta enterrarlo.
—  No puede ser —  ambos quedaron viendo esa escena a unos metros.
—  Tengo que llegar —  y a Jin se le salieron las lágrimas —  no puede pasar esto así.
…………………………………………………………

9 comentarios:

  1. ohh dioss no puede ser!!!!!!!! >.< moriree waooo XD x k es taan dificil??? y ahora como va a llegar jin??? necesito un milagro (u.u) kamee cree en jin el va a llegar,no se como pero lo hara...
    jolotl esto esta buenisimo arigatou x la contii, x favor no nos hagas esperar mucho <3
    *AkAme x ever* XD

    ResponderEliminar
  2. no puede ser!!!!
    jin como puedes tener
    tanta mala suerte..buahhhh es deseperante..
    y pobre de kame..esta muerto de miedo
    no te preocupes..ya llegara el principe jin
    a salvar a la damicela xDDD
    y ese baka de PI deja de
    entrometerte con el AKAME <3...
    me re-encanto..espero que haya una continuacion luego >.<

    PD: gomene por no comentar antes..
    estaba muy entusiasmada leyendo
    que se me olvido ñ.ñ

    ResponderEliminar
  3. o.o OMG, de verdad, no podía esperar para leer, ni la ayuda que intento darle a Kame Nino, ayudo en lo más mínimo, por dios, este es el penúltimo capítulo, y Jin no llega.... y sin duda esta intentando todo, y aunque Ymashita aquí me caiga de lo peor, le ha ayudado, porque lo quiere, si Jin no llega a tiempo, Kazuya sin duda perderá algo, a sí mismo, perderá toda su confianza, ah! ok, muchas gracias nee-chan por la continuación espero con ansias el sig capítulo >.<

    Desgraciadamente ARASHI no pudo hacer nada....

    ResponderEliminar
  4. KYAAAAAAAAAAAAAAAA JOLOTL CHANNN que impresión super aventura de Jiny para salvar a Kame chan aaahhhhhh me infarto, que barbaridad que me has dejado @.@ ahhh NECESITO CONTIIIIIIIIIIIIII

    ResponderEliminar
  5. tuve que leer dos veces el capítulo para disfrutarlo totalmente jajajaja

    En verdad que el destino no quiere al AKame junto T_T de todo le pasa al pobre Jin, parece historia del príncipe valiente luchando contra el dragón *w* me gusta xD

    La verdad yo no se que hace Pi con Jin jajaja yo ya lo hubiera mandado a la fregada, en el buen sentido claro, si ve y confirma que ama a Kame ahi anda de masoquista jajajaja pero gracias a él tuvieron auto =P

    Que miedo con Arashi, parece una mafia y 3 con Kame? >_<, pero siento pena por ellos, han perdido parte de su protección por lo de Kame y Nino xD pero en parte se lo merecen por malvados jajaja y Nino malo con Kame al final T_T me llama la atención los enredos entre Arashi jajaja parece como si todos se gustaran xD

    Y las dos partes que me hicieron gracia: "las donas de chocolate, en verdad no son de chocolate? jajajaja y por qué Pi reza en latín? o.O jajajaja

    ah y dijiste que pusiéramos que crees que pasará: yo creo que van a matar a Johnny jajaja y que Jin llegará a tiempo, pero no se por que presiento que Jun le pondrá una trampa >_<, espero equivocarme jajajaja

    Bueno esperaré continuación pacientemente sentada en mi silla con un palo picoteando tu cabeza Jolotl chan jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Me muero!!!! Jolotl me matasteeee!!! *3*
    Veamos.... Pi!! Tuu estas bieen bueno pero.como jodes~ en serio.. Ajaja estas peor que vieja dejada... Solo t falta intentar darle Toloache a Jin... Jaaa de seguro ya lo pensaste pero nhaaa si de por si Jin es tarado... Tomando esas cosas quedara lelo verdad?
    Nino... Tuuuuuuu * lo señala con el.dedo* ppr que no secuestras a kame...lo metes en una maleta y lo mandas a Tipangu ( noo.eso no.existe) para salvarlo y salvar su peral!
    Jun y Sho... En sriooo quee castigoos les pone Johnny heee ajajaja Don Johnnyyy castiguemee a mi!! Yo feliz elijo a Kamd antes de ser desnishado de sus nishis!! *3* y a Jin!! Y a koki!! Y a Yamapi... Y a Jun.. Y a Sho y a Ikuta..y a Ryo... Y bueeno... Castiguemeeee!
    Jin!!! Tuuuu!! Oseaaa ... Ajajajajajaja pobre baka! Tu suerte esta biiien cañona! Ahora que? Un ovni te va a secuestrar? El.chupacabaras te va a salir? Noooo! Ya seee seguro que iras al mundo de Alicia ajajaja o te encojeras .... Cualkier cosa puede pasarte! *3* No manches Jin... Bañatee!! Alomejor se t kita lo saladooo ....es k de veras... Ajajajajaja ni como ayudarte...
    Y kame.... Por tu culpa me dio algo.....es ke... Haaa x Dios! Vee todo lo q t pasa x el bakanishi! Pero pss te entendemos..tas enamorado <3 ajajajaja
    Esperemos qus E.T no secuestre a Jin y pueda llegar a salvar tu peral!
    Joltl....espere muuuuucho esta conti.....ye cosare con mas intensidad por el.sig cap...
    ¿q Ue pasara? Llegara Jin? Nino salvara el.peral.de kame? Kame salvara su peral? Pi dejara de ser un rogon? Nino.se enamoro.de kazu? Haaaaa contiiii

    ResponderEliminar
  7. Kame no t preocupes si no llega jin llegare yopero no pienso permitir q t corten a la PEKEÑA tuga jaja jin debes llegar y salvarlo mi pobe kame muere de miedo jolotl escribes hermosamente cruel exijo digo pido conti ne?

    ResponderEliminar
  8. iada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Tuve que aguantar antas lagrimas el capitulo del dia de hoy, maldito, maldito johnny-san ;OO; Kamesito no desconfies del panda el, el relamente quiere llegar porque te ama, quiere cuidar sin importarle nada! Onegashimasu sigue confiando en el onegashimasu


    nee-chan quieres que llore ne? Nino no quiero odiarte onegashimasu has algo!!!

    Waaaaa!!!! Espero conti ne? Final ne? Sdfgxcdfgh que nervios n.nu hehehehehe espero con ansias tu proxima capitulo, hasta el momemento muchas felicidades por tu hermoso trabajo n.n

    ResponderEliminar
  9. Nooooooooooooo todo esta en su contra, yo muero……voy a rezar en latin como Yamapi para que Jin llegue a tiempo, que no muera la esperanza de Kazu hasta me gusto que pensara en sus palabras:
    “estaré ahí pase lo que pase ne, así me tenga que ir nadando” ¿estaría nadando Jin?
    .....Por supuesto Kazu, Jin llegara…

    ResponderEliminar