Seguidores

domingo, 26 de enero de 2014

Capítulo 2 ~ Hawai e ikou! rally aventure

Capítulo 2 ~ Llegada a Lula Lu

El vuelo hacia Honolulu era tan temprano que Kame, Jin y Yamapi lo pasaron durmiendo; apenas se acomodaron en sus asientos y se acomodaron los audífonos, pegaron el ojo sin ganas de establecer conversaciones de ningún tipo. Nino, que quizá era el más nervioso de los cuatro, por aquello de que en el fondo sabía que ninguno de los otros 3 le respetaba del todo, pasó ese tiempo jugando un mazo de cartas en sus manos y leyendo un libro de magia.
Y al llegar, una vez en el taxi que tomaron saliendo del aeropuerto…
—  Neee Akanishi kun  ¿El hotel está cerca? —  Nino preguntó a Jin quien se había puesto una pizca malhumorado de que éste muy “casualmente” como “sin darse cuenta de lo que hacía” se hubiera metido entre él y Kame en la parte de atrás del taxi cuando Yamapi decidió que él se iría de copiloto.
—  Ie —  le contestó mirando su celular —  iremos ahorita al muelle y tomaremos un barco. El hotel está en un isla llamada “Lula lu”.
—  Ah, sou ka —  Nino sacó su propio teléfono y encendió una aplicación de alerta a Arashi —  ¿y eso está lejos? —  preguntó con cierto dejo de preocupación.
— Uhm —  Jin asintió quitándole importancia —  llegaremos mañana al hotel, dormiremos en el barco.
— Ah vaya, demo… Anoooo… —  Nino buscó la mirada de Kame a su lado derecho pero éste también estaba clavado en su celular y se dio cuenta que mensajeándose con… miró a la izquierda y vio que sí, se mensajeaba con Jin. —  ¿comeremos hasta que estemos en el barco? —  guardó su propio celular y decidió mejor ver hacia adelante donde Yamapi algo hacía con su cámara fotográfica Cannon.
—  Ninomiya senpai —  Jin le contestó con ligero tono de burla en la voz aunque aún sin verlo —  no te preocupes tanto ne? ya está reservada la comida en el barco para los cuatro, en una hora por mucho podrás quitarte ese tipo de hambre…
— ¿Eh? —  Nino pidió explicación al comentario —  ¿“ese tipo”? no entiendo…
— Hai —  y Jin al fin lo vio —  la otra no sé si pueda hacer algo para que la calmes —  lanzó una sugerente mirada a Kame que sólo se volteó por la ventanilla para que Nino no se diera cuenta que reía.
— ¿Nani? —  Nino vio que Kame se había volteado y mejor volvió a su decisión de mirar al frente donde descubrió que Yamapi sonreía de manera extraña… Luego, como si presenciara un juego de pelota, acompañó con la mirada toda la conversación que siguió a eso sin saber cómo intervenir.
— Anooooo, oye Kame… —  de pronto Yamapi se volteó hacia atrás —  ¿tu traes memorias SD?
—  Hai, y mi propia cámara Pi—  Kame le contestó un poco presumido y se estiró pidiéndole que le enseñara la Cannon —  aunque la mía es Nikon ¿me dejas ver esa?
—  Hai —  Yamapi le pasó la cámara a Kame —  antes tenía una Nikon, esta la compré por recomendación de Yu, pero aún no la domino…
—  ¿Yu le sigue dando a la foto? —  Kame jugó un poco picándole al menú con curiosidad.
— Hai, ya hasta montó un estudio —  contestó Jin —  a ver si un día vas para que te enseñe.
—  Sólo si tú eres el modelo —  Kame rió sonrojándolo y haciendo que Yamapi endureciera la mirada.
—  Mejor tú Kame… —  reaccionó quitándole la cámara aunque manteniendo el tono “de amigos”—  te pones un vestido y te pintamos los labios de rojo.
—  O tú Pi, —  Kame le siguió el guerroso juego —  te puedes poner tu traje de Tarzán y rentamos una mona para que pose a tu lado.
—  O puedes ser tú la mona —  Yamapi contestó agrandando la hipócrita sonrisa.
—  ¿Aunque te opaque? —  Kame fingió cara de sorpresa —  no, Pi chan, jamás te haría eso…
—  Son un par de bakas —  Jin se rió y luego se cruzó frente a Nino mostrándole a Kame una foto de una chica en su celular —  ¿te acuerdas de ella?
Yamapi se giró para ver de quién hablaban.
—  Ah, Minami chan ¿por qué traes una foto suya?
—  Está saliendo con Keito —  Jin contestó a ambos.
— ¿Con Keito? —  y Yamapi y Kame preguntaron al mismo tiempo sorprendidos.
—  Hai hace como 3 semanas…
—  ¿Y él te envió esa foto? —  Kame preguntó sin darle importancia a que Nino de pronto se había hundido un poco en el asiento con la mirada perdida mientras Jin asentía.
— Pues a ver cuánto duran —  comentó Pi desde adelante —  con las manías que tenía ella….
—  ¡Y las de él! —  Jin respondió divertido provocando la risa de todos menos la de Nino, que  por supuesto no sabía quiénes eran esas personas de las que sus tres kohai hablaban con tanta familiaridad y estaba cada vez más incómodo.
— ¿Manías? —  decidió preguntar a Kame pero éste cortando su risa solo quedó viéndolo un segundo y tras un hai, parco y poco compartido, volvió a bajar su vista al celular donde recibía un nuevo mensaje de Jin, que le provocaba una sonrisa…
— ¿Y pediste menú para el barco? —  Yamapi preguntó a  Jin volviendo a su asunto con la cámara.
— Hai, algo de comida china —  Jin sonrió maloso —  comeremos bichos empanizados.
—  Que asco…—  Kame comentó riendo.
—  Dicen que también comen perro ne? —  dijo Nino queriendo unirse a la conversación, pero los tres, solo asintieron concentrados, Jin y Kame en sus teléfonos y Yamapi en su cámara, sin seguir ese hilo.
Y Nino, tras un suspiro, volvió a mirar al frente, pero no hacia Yamapi, sino hacia la calle, estrecha y rodeada de palmeras que se extendía ante ellos hasta el mar. Ese iba a ser un viaje muuuuy largo ne?
…………………………………………….

Una hora después, como Jin había prometido, estaban ya sentados alrededor de una mesa en el comedor del barco, esperando los cuatro a que les trajeran la comida sin que nadie aún comenzara alguna conversación.
—  ¡Ah se perdió la señal! —  Jin sostenía su teléfono en la mano.
— ¿Eh? —  Nino lo miró un segundo y revisó su propio teléfono, quedando con una expresión de terror al comprobar que él tampoco tenía.
—  Ahora sí, ya estamos libres ne —  Kame rió agitando un popote en el vaso del coctel con el que los habían recibido —  incomunicados ne.
— Sin jefe que pueda llamarnos con un trabajo urgente —  Yamapi también parecía tranquilo —  yujuuuu —  provocó la risa de Jin y Kame invitando un brindis que ambos concedieron contestar y luego los tres voltearon a ver a Nino que aún picaba la pantalla de su teléfono con la esperanza de que las aplicaciones funcionaran sin internet.
—  ¿No brindas? ¿Ninomiya senpai? —  Jin lo animó a unirse con una burla en los labios que hizo a Nino tras una pausa, mostrar un poco de enojo en la mirada que contradecía sus actos cordiales y controlados.
—  Hai, claro, kanpai…. —  chocaron sus vasos.
Y entonces llegaron tres meseros con una serie de platillos muy exóticos visiblemente caros.
-- Nani kore? —  Nino los veía incómodo de no identificar de qué se trataba cada plato.
—  Bichos —  Jin le contestó riendo y disponiéndose a comer lanzando miraditas a Kame que éste le respondía contento.
—  Bichos con crema —  Yamapi se sirvió un poco de una sopa blanca frente a él —  sólo espero que no nos enfermemos.
—  No, no, no, prohibido enfermarse ne —  Jin le respondió alegre —  no coman demasiado y listo.
—  Jin —  Kame le llamó con un gesto seductor que mostraba lo tanto que le fascinaba el sabor del bocado que se había llevado a la boca —  arigatou ne por organizar este viaje.
— Ie Kame, sólo quería darle a Ninomiya senpai un regalo realmente especial, todo de primer nivel —  sonrió.
—  Bichos de primer nivel —  Yamapi rió de nuevo provocando la risa de ambos.
—  ¿En serio son bichos? —  y Nino no pudo aguantar más y preguntó a Kame en lo bajo con tal cara de asco que Kame hasta se sintió un poco enternecido.
—  Ie, es pollo… está muy rico pruébalo —  le sirvió un poco en su plato advirtiendo la risa contenida de Jin y Yamapi que les causaba el senpai.
—  ¿Nunca has comido bichos Ninomiya? —  Jin le preguntó —  empanizados con salsa dulce son muy buenos.
— Sou ka… —  Nino jugó el tenedor en la comida sin atreverse aún a probarla.
—  En México comen grillos con limón y aguacate. —  Jin se sirvió algo de un guiso de tomate. —  los meten en un como pan muy delgadito que se llama “tortilla” y se hacen “tacos”.
—  Hontoni? —  Kame quedó expectante. —  ¿has ido a México?
—  Hai, un par de días… era mi otra opción para este viaje pero está más lejos ne? y no era tan significativo para el senpai…
—  Además es muy peligroso —  Yamapi intervino en un intento de que Jin y Kame dejaran de mirarse así pero ninguno de los 2 hizo caso.
—  Estoy un poco mareado —  Nino se levantó de la mesa sin haber probado la comida —  iré al camarote —  realmente se había puesto medio verde.
—  ¡Pero no son bichos! —  Jin gritó riendo y cortando la risa al sentir esa punzada de celos cuando Kame se levantó detrás del senpai alcanzándolo en la puerta del comedor.
— ¿Estás bien? —  alcanzó a oír que le preguntaba.
—  ¡Wow! —  Yamapi no perdió oportunidad —  Kame realmente procura a Ninomiya senpai ne? tal vez después de todo al fin se enamore de alguien que no sea el jefe…
—  Pásame una servilleta —  Jin pidió para así ignorar esas palabras.
Odiosa imagen esa de Kame dejando todo para ir a perseguir al mareado. En verdad estaba con él ne? ¿o qué había sido eso? ¿por qué le preocupaba si Ninomiya se sentía como fuera? ¿Empezaba a quererlo o era solo aquella cantaleta de que como senpai había que ver que estuviera siempre bien y blablablá? Bueno también podía ser que le tuviera consideración en pago por la que el senpai tenía con él… o quizá… ¿se había enojado Ninomiya y Kame se había dado cuenta? ¿lo hacía para protegerlos a los 3 de una posible acusación al volver a Japón? Na, no habían hecho ni dicho nada como para que los acusara de algo… Agh, odiaba sentirse así tan lleno de dudas,  era sólo que venía con ellos y no podían simplemente ignorar que se había puesto verde, sólo era eso y a Kame le tocaba reaccionar por cómo estaba configurado ese relajo, pero no sentía nada más por el senpai, Kame era suyo, el senpai lo sabía, todos lo sabían, incluso Yamapi aunque fingiera que no,  el AKame era lo único real y eterno, esa atención de Kame sólo era una atención obvia como la habría tenido con quien fuera….
—  ¿O no? —  Yamapi insistió con la pregunta dándose cuenta de que Jin no lo había escuchado en todo ese rato al recibir su mirada desconcertada.
—  O no ¿qué? —  Jin se sirvió de la sopa blanca demostrando más desinterés que atención.
— Nada, nada... de pronto te perdiste.
— Uhm, creo que también me mareé un poco —  Jin trató de reír para calmar la tensión que Yamapi ya tenía en el gesto.
…………………………………………….

—  Anooooo chotto matte —  Nino con actitud un tanto histérica que Jin, Kame y Yamapi miraban curiosos le hablaba al capitán del barco a mitad de la escalera por la que habían bajado a tierra—  ¿entonces usted no viene hasta la próxima semana?
—  No señor, sólo cada semana a traer víveres, recoger basura, traer turistas, recoger turistas…
—  Demo, etto… ¿eso quiere decir que está isla está incomunicada durante toda la semana? ¿y si pasa algo?
—  Ah, tranquilo no se preocupe señor —  el capitán le extendió unos papeles con información—  la clínica de Lula lu está perfectamente equipada, cuenta con antídotos para los más de 150 venenos de fauna o flora que hay en la isla, 3 médicos atendiéndola las 24 horas del día, y si fuera cuestión de súper emergencia, pueden enviar mensaje en clave morse para que mandemos un helicóptero. En caso de tsunami, huracán o tormenta tropical la isla de Lula lu tiene los mejores refugios de toda la región con víveres suficientes hasta para 3 meses y 50 personas. Nunca hay más de 15 de visita, así que ni aún sumando a todo el personal podría faltar comida. Además, ahora no es temporada de huracanes así que las posibilidades de que haya una emergencia climática son mínimas, no se angustie, en verdad, podrá vivir su aventura sin preocupaciones.
—  Sou ka…
—  Además Ninomiya senpai —  Jin intervino —  es una aventura ne? se trata de sobrevivir para que nos hagamos más fuertes — y volvió a atestar esa media sonrisa burlona que ponía a Nino tan mal. —  y el hotel… me dijiste que te gustaban las fotos ¿cierto? Al menos en el folleto se ve bastante bien, ya ahí te sentirás más seguro…
—  Sou… —  Nino bajó los escalones que le faltaban para alcanzar al resto del grupo en tierra y el capitán activó la maquinaria para subir la escalinata y ya partir rumbo a la siguiente isla en su ruta.
— ¿Y de aquí al hotel? —  Nino se plantó frente a los 3 kohai que lo miraban fijamente juiciosos de todo ese nerviosismo.
—  Caminando —  contestó Jin empezando a hacerlo —  según me dijeron es como media hora. Nada ne? —  actuaba tan seguro de la situación, relajado y feliz.
Nino echó una última mirada al barco, claramente aprehensiva, antes de encaminarse a un lado de Kame que lo esperaba para ello.
—  Si te cansas o algo me dices y me llevo tu maleta —  Kame ofreció protector para animarlo un poco, y Jin al oírlo, sólo aceleró el paso llevado por el incendio en su interior que le quitaba el buen humor.
—  Ay qué tiernos ellos dos—  Yamapi lo alcanzó caminando a su lado —  Ninomiya senpai es realmente una nenita ne.
—  ¿Será? Es algo extraño… —  Jin empezaba a maquinar que se trataba más bien de una manipulación ¡y la peor de ellas! porque Kame, el experto en eso, caía una y otra vez. ¿Ese era el plan de Ninomiya? ¿Decir que les ayudaría a estar juntos pero haciéndose el muy débil para que Kame le atendiera todo el tiempo y en realidad no ocurriera como había prometido? Agh, otra vez con esos estúpidos pensamientos.
—  Ey, matte vas casi corriendo —  Yamapi trataba de seguirle el ritmo por aquella vereda rodeada de vegetación que el mapa marcaba que los llevaría al hotel, mientras Nino caminaba a paso normal manteniendo a Kame a su lado y por supuesto sin preocuparle que aquellos se adelantaran tanto.

…………………………………………….

— Ya se tardaron mucho ¿no? —  Jin sentado en un escalón de la cabaña donde se quedarían miraba hacia la vereda por la que aún no aparecían Kame y Nino.
— Quizá salió corriendo de regreso el senpai —  Yamapi se rió.
— Pues igual Kame ya debería estar aquí… —  Jin masculló levantándose y suspirando profundo.
— Alucinas, Kamenashi se iría corriendo con él…
— Ya vienen —  Jin cortó esa opinión de Yamapi al distinguir las siluetas en el camino. Venían conversando amablemente y eso le molestó un poco. Parecían realmente una pareja compartiendo el paseo, Ninomiya tomaba de las manos de Kame la botella de agua y bebía de ella para luego devolverla acompañada de “casuales” roces. Era un mentiroso, un vil señor de las mentiras que se aprovechaba de su posición en la empresa para separarlos… Era obvio que todo eso de que les ayudaría era sólo para mantener a Kame tranquilo, pero todo el tiempo, todo el estúpido tiempo estaba haciendo ese tipo de cosa que….
—  Hola —  Kame lo saludó cortándole todos esos pensamientos y galante se adelantó hacia él sin quitarle la vista de encima —  ¿tenías prisa ne? —  reía coqueteándole con descaro sin importarle que Yamapi, recargado en un pilar de la puerta de la cabaña torciera la boca.
—  Ie —  y Jin le devolvió el coqueteo calculando que Yamapi a su espalda no podía verlo —  sólo que tu vienes a paso de tortuga —  rieron.
—  Baka —  Kame se detuvo a poco más de un metro y posó diva luciendo el cuerpo mientras inspeccionaba las cabañas —  ¿esto es el hotel? —  y luego se giró como flotando para buscar a Nino, que unos 4 metros atrás se había quedado de pie, inmóvil, mirando “el hotel” con gesto muy serio.
— Hai —  Jin contestó a Kame atrayendo otra vez su mirada y haciendo que la del senpai se derrumbara en un suspiro. —  está mega rústico… interesante… no se parece a lo que decía el folleto… ni siquiera hay electricidad ¿tú crees? Nos dieron velas… y el agua hay que calentarla en una fogata… — y aventó un poco la cabeza hacia atrás para haciendo volar su melena encantar a Kame, como si blandiera un cuchillo para una coreografía de pelea.
—  Sou ka —  Kame se rió —  será emocionante vivir así una semana, ne? —  preguntó a Nino más para medir la reacción que porque le interesara la respuesta.
Y el senpai, sin levantar la vista aún, sólo se talló los ojos. Nino pensaba que todo aquello era, lo que en realidad era: un truco de Akanishi para hacerle la vida imposible porque obviamente ni lo quería ni confiaba en él ni en que iba a ayudarles. ¿Regalo de cumpleaños? No… eso era una "Mentada de cumpleaños", y él había caído en el reto sin haber podido prepararse. Había subestimado a Akanishi…se había dejado llevar por esa fama de que Akanishi no creía en la guerra ni en la venganza, de que era ingenuo, explosivo y manipulable… ¿Quién era el ingenuo ahora? Genial, se regañaba. Con los 3 kohai más difíciles de la generación, en una isla incomunicada, sin una sola comodidad de la vida moderna, por los próximo 7 días… y si acaso fuera poco, con la misión de separar al embrujado AKame  y lograr que le respetaran, ya no sólo por orgullo propio sino por salvar la reputación y paz de Arashi completo  ¿podría con ello?
— Iré adentro a dejar las maletas ¿vienes? —  Kame le volvió a la realidad.
—  Hai —  y Nino se adelantó para alcanzarlo en el escalón donde había estado esperando Jin.
—  Son estas dos cabañas —  Yamapi les explicó señalándolas, ustedes se quedarán en esta y nosotros en la de allá.
—  Ok, arigatou —  Kame respondió cordial.
— ¿Luego podemos hablar de algo? —  y Jin aprovechó que estaba muy cerca para hacerle saber a Nino que eso quería.
— ¿Eh? —  el senpai lo miró una vez más demostrando su nerviosismo.
—  Hai, tú y yo…. —  Jin se reía por dentro.
—  Uhm —   Nino asintió preguntándose ahora qué quería —  y Kame ne —  quiso involucrarlo como protección y dio otro paso que el susurro de Jin congeló.
—  ¿En serio? ¿Necesitas que él esté ahí? —  y la risita retadora.
Y entonces, cual si hubiera apretado el botón del orgullo, Nino bufó una maldición entre dientes y subió su tono de voz.
—  Matte, Kazuya —  lo detuvo antes de que éste entrara a la cabaña —  Lleva esto adentro —  señaló su backpack.
— ¿Eh? —  Kame se sorprendió un poco de esa actitud que no daba entrada a un no, ni a una broma y que hacía afilar una burlona risa en Yamapi.
—  Y espérame ahí —  Nino apuntó serio y luego enfrentó a Jin con una mirada enfurecida que contrastaba con la “sonrisa” en sus labios —  ¿de qué necesitas hablar conmigo? —  preguntó cruzándose de brazos y jactándose (todo su cuerpo se jactaba) al advertir que Kame había vuelto sobre sus pasos para recoger la mochila del piso y llevarla hacia adentro de la cabaña con esa sumisión que un kohai debe a sus superiores, y sin detenerse a preguntar qué pasaba.
—  Te invito una cerveza allá —  Jin señaló unas mesitas que se veían a lo lejos.
—  Eh? doushite? —  y Nino aprovechando que Kame ya se había metido a la cabaña le contestó como tantas ganas tenía —  ¿tampoco quieres que tu novio escuche? — se refería a Yamapi que aún estaba recargado en el pilar.
— No es que no quiera que escuche, solo no tiene que ver con él —  Jin respiró una y dos veces en un intento de mantener su buen humor, y diciéndole con señas a Yamapi que ahora volvía.
— ¿Pues qué vas a decirme? —  Nino empezó a caminar altivo hacia las mesas —  si fueras un Johnny respetuoso me pedirías una disculpa desho? Pero a ti todo esto te parece muy divertido ne? traer a tus amigos a una isla incomunicada? El escenario perfecto para un crimen perfecto…  ¿qué planeas? Deshacerte de Yamashita kun y de mi para quedarte a vivir entre los árboles con Kazuya? Sugoi ne! a pesar de que tenemos todo preparado para hacerlo por la vía civilizada tú insistes en hacerlo a tu manera, “La manera  Akanishi ne” porque las cosas sensatas no son algo que te quede bien con tu atuendo ne? es como si…
— Ninomiya —  Jin lo interrumpió —  sabes perfectamente que no me inspiras el más mínimo respeto ni miedo así que mejor no sigas con eso…
—  ¿Nani? —  y Nino se volteó ya con el gesto descompuesto y el enojo bulléndole.
— Sólo quería decirte que… —  y Jin se mantuvo calmo —  nos prometiste que nos ayudarías a estar juntos, en mi caso me da igual porque sé qué clase de valor tienen las promesas en la Johnnys Jimusho, demo también se lo prometiste a Kame y te estás valiendo de esa promesa para estar cerca de él… así que… aquí tienes el “escenario perfecto”, para cumplir con esa promesa o perderlo para siempre… Quiero dormir con él hoy… y quizá un par de días más durante el viaje… arréglalo con tu poder de super senpai ¿quieres? Le dije que te lo pediría, así que tú sabrás si te dedicas a distraer a Yamashita ganándote la confianza una vez más de Kame chan, o sigues con tu circo metiéndote como molesto gusanito entre nosotros.
—  Ore? —  Nino fingió demencia.
—  Hai, tú… Te metiste en medio en el taxi, te mareaste en el barco, te pusiste como niñita asustada al llegar aquí… sabes que Kame te va a responder, por eso lo haces ¿cierto? Pero… Arashi no está aquí para hacerte valla… así que quizá vaya siendo momento de que aflojes esa cuerda… ¿ok? — hablaba tan seguro… tan insoportablemente seguro…
—  Sugoi —  Nino se sentó en una de las banquitas que rodeaban aquellas mesas y quedó pensativo, midiendo a toda velocidad lo que Jin le había dicho y llegando a la conclusión de que no debía contestarle nada. Entre menos dijera, menos información tendría Akanishi y más fácil sería elaborar un plan conveniente para el contr-ataque. Sí, sólo dejaría que siguiera hablando…
— Este viaje incluye una aventura en la isla —  y Jin se sentó frente a él explicando —  competiremos nosotros cuatro con otro equipo en una especie de rally a través de la selva… tendremos que… formar dos equipos al interior del nuestro… Uhm, lo decidiremos con un piedra papel o tijera, Kame y yo pondremos tijeras porque Pi siempre inicia con papel… pon papel también ¿vale? Y disfruta tu viaje con él, él también te respeta como senpai así que podrás pasarla no tan mal… cumplirás tu promesa con nosotros y cuando regresemos a Japón nadie dirá nada de lo que haya pasado aquí…
—  Ok, wakatta… —  Nino no lo miraba, así que Jin, aunque aún con dudas, pensó que podía dar por terminada la conversación.
—  Ya… entonces… matta ne  —  se echó a caminar hacia las cabañas con la cabeza bien en alto y el espíritu fortalecido de poder haber sido claro y firme con aquel que intentaba robarle a su tortuga.

  Y aquel, que claro que lo intentaba, maldijo varias veces viendo esa espalda alejándose y clavando ahí una mirada tan pero tan cargada del deseo de venganza, que Jin de haber volteado la habría presentido.

2 comentarios:

  1. :o en mexico comen bichos/insectos (? >o< xDDD quede en shock con esa parte lol xDD...
    jajajajaja que malotes ese trio xD, metidos en sus conversaciones mientras el pobre del chato esta wtf lol xD, amo mi akame, pero me dio algo de pena nino jajajajaja comportandose como nenita jajajajja muero!
    demo que bueno que jin le dejo las cosas claras! el AKame saldra victorioso o eso creo ^-^..
    espero la CONTI..

    ResponderEliminar
  2. Jin bien conocedor sobre México, cuándo vino que no me enteré =( jajajaja se me antojaron unos chapulines jajajaja
    Me dio mucha risa la parte donde Nino nada más iba viéndolos platicar, con sus comentarios al aire y sin nadie que los siguiera jajjajaja nada más faltaba que pasara una "bruja" jajajajajaja
    En verdad me gustó ver a los 3 como cómplices, sobre todo por Pi que andaba un poco más relajado ne? menos celoso.
    Nino se está enojando!! \(^o^)/ y lo del rally! me da curiosidad saber quienes serán los contrincantes y las pruebas que serán.
    Esto se pone muy bueno!!!!
    Ojalá pronto subas el cap 3 =D

    ResponderEliminar